A ver, a ver, de­fi­ne no­ve­la

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com Jor­ge Vol­pi Al­fa­gua­ra Mé­xi­co, 2018

Ca­da vez que en­cuen­tra una opor­tu­ni­dad, Jor­ge Vol­pi se siente obli­ga­do a sos­te­ner que, a par­tir del pro­ce­so ju­di­cial con­tra Is­rael Va­llar­ta y Flo­ren­ce Cas­sez, ha es­cri­to una “no­ve­la do­cu­men­tal o no­ve­la sin fic­ción”. Tan­to in­sis­te en la na­tu­ra­le­za del gé­ne­ro al que de­be per­te­ne­cer Una no­ve­la cri­mi­nal que no po­de­mos sino sos­pe­char­lo in­có­mo­do an­te unos he­chos que per­te­ne­cen sin do­ble­ces a la cró­ni­ca o al reportaje pe­rio­dís­ti­cos. Así pues, in­có­mo­do, se de­ja arras­trar por una in­ne­ce­sa­ria pre­ten­sión li­te­ra­ria. El re­sul­ta­do es una se­rie de pa­sa­jes unas ve­ces me­lo­sos y otras fran­ca­men­te cha­ba­ca­nos, des­ti­na­dos al ol­vi­do: “Por­que su his­to­ria tam­bién es, al mo­do de Romeo y Ju­lie­ta, la de un amor im­po­si­ble en­tre dos fa­mi­lias o, en es­te ca­so, dos na­cio­nes en­fren­ta­das”; “El se­cues­tra­dor le qui­ta la ven­da y, co­mo Yah­vé con la mu­jer de Lot o Ha­des con Or­feo, la con­mi­na a no vol­ver la vis­ta atrás”. No hay du­da de que Vol­pi echó mano de se­me­jan­tes in­con­ve­nien­cias pa­ra re­ves­tir el par­te de su­ce­sos —un ma­te­rial cu­ya zona más ex­ten­sa de­ri­va del ex­pe­dien­te ju­di­cial y de las en­tre­vis­tas con víc­ti­mas, acu­sa­dos, jue­ces y po­li­cías— con una en­vol­tu­ra en apa­rien­cia li­te­ra­ria.

La his­to­ria que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas a Is­rael Va­llar­ta y Flo­ren­ce Cas­sez no ne­ce­si­ta ar­ti­lu­gios pa­ra mos­trar el ros­tro más ate­rra­dor del sis­te­ma de jus­ti­cia me­xi­cano, y tan­to es así que, cuan­do de­ja de au­to­pro­cla­mar­se no­ve­lis­ta, Vol­pi adop­ta el tono que me­jor le sien­ta: el de un me­diano re­dac­tor de in­for­mes. No hay du­da de que hi­zo su tra­ba­jo: es­tu­dió mi­les de le­ga­jos, con­sul­tó ar­chi­vos de te­le­vi­sión, con­ver­só y es­cu­chó, tu­vo ac­ce­so a lu­ga­res in­de­sea­bles, ex­hu­mó cien­tos de ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos, via­jó a Fran­cia y has­ta tu­vo tiem­po pa­ra acon­go­jar­se por la sin­ra­zón que go­bier­na Mé­xi­co. Pe­ro re­nun­ció a la es­cri­tu­ra y se li­mi­tó a con­sig­nar so­bre la cer­te­za de que la lla­na ex­po­si­ción de la bar­ba­rie ju­di­cial au­gu­ra­ba una lec­tu­ra al fi­lo de la na­va­ja.

En fo­ros y apa­ri­cio­nes an­te la pren­sa, Jor­ge Vol­pi ha in­vo­ca­do una y otra vez a Emmanuel Ca­rrè­re y a Tru­man Ca­po­te co­mo los sú­per ex­po­nen­tes de la no­ve­la sin fic­ción, lo que sig­ni­fi­ca que con Una no­ve­la cri­mi­nal no ha ocul­ta­do la am­bi­ción de po­ner­se en sus za­pa­tos.

En una de las úl­ti­mas en­tre­vis­tas que con­ce­dió —re­cos­ta­do en su ca­ma y con una ma­jes­tad ya ex­haus­ta fren­te a la cual Mar­tin Amis no pue­de sino aver­gon­zar­se—, y des­pués de ha­cer el con­teo de los gol­pes que ha­bía re­ci­bi­do, Tru­man Ca­po­te con­fe­só que A san­gre fría na­ció de su in­te­rés por la for­ma, y na­da más. La for­ma: esa da­ma al­ti­va y ele­gan­te a la que Una no­ve­la cri­mi­nal nun­ca su­po cor­te­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.