“La mi­li­ta­ri­za­ción nos po­ne en si­tua­ción de ries­go”

Has­ta los dien­tes re­vi­ve el ca­so de los es­tu­dian­tes del ITESM ase­si­na­dos por el ejér­ci­to en 2010

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

En 2010, el go­bierno me­xi­cano in­for­mó de la muer­te de Jor­ge An­to­nio Mer­ca­do Alon­so y de Ja­vier Fran­cis­co Arre­don­do Ver­du­go. Al prin­ci­pio se ha­bló de ellos co­mo si­ca­rios, cuan­do en reali­dad eran es­tu­dian­tes de ex­ce­len­cia del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey que fue­ron tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos por mi­li­ta­res. In­clui­do en la pro­gra­ma­ción del Fes­ti­val de Do­cu­men­tal Am­bu­lan­te, Has­ta los dien­tes, de Alberto Ar­naut, es un fil­me que re­vi­sa lo su­ce­di­do ocho años des­pués.

Su pe­lí­cu­la to­ca el te­ma de unos es­tu­dian­tes ase­si­na­dos en el ITESM en 2010. Ca­si una dé­ca­da des­pués se­gui­mos vien­do ese ti­po de no­ti­cias.

Me in­tere­sa­ba ex­hi­bir la pe­lí­cu­la en es­te mo­men­to por­que la vio­len­cia se es­tá re­cru­de­cien­do. Lo su­ce­di­do con Jor­ge y Ja­vier nos sir­ve pa­ra ha­blar de nues­tro pre­sen­te. Ha­ce unas se­ma­nas tu­vi­mos la de­sa­pa­ri­ción de Ne­fer­ti­ti y Gre­cia en Ve­ra­cruz; des­pués los es­tu­dian­tes de ci­ne en Guadalajara. Las co­sas no han cam­bia­do, las au­to­ri­da­des si­guen con la mis­ma es­tra­te­gia: apues­tan por la mi­li­ta­ri­za­ción del país.

¿Al pla­near la pe­lí­cu­la se pro­pu­so co­mo ob­je­ti­vo in­ci­dir en la reali­dad de es­te ca­so?

Pen­sa­mos la pe­lí­cu­la co­mo un ho­me­na­je a Jor­ge y Ja­vier. Que­ría­mos re­cor­dar que las víc­ti­mas de es­ta ola de vio­len­cia no son so­lo nú­me­ros, sino per­so­nas con his­to­rias de vi­da. Ne­ce­si­ta­mos cues­tio­nar las ver­sio­nes ofi­cia­les di­fun­di­das en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Además, el pro­ce­so es­tá abier­to. Tres de los mi­li­ta­res in­vo­lu­cra­dos en sus muer­tes es­tán en la cár­cel, así que nos in­tere­sa in­ci­dir pa­ra que se les sen­ten­cie. Sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo cen­tral es mo­ti­var la re­fle­xión acer­ca de los ries­gos que im­pli­ca te­ner a un ejér­ci­to po­co pre­pa­ra­do en las ca­lles.

Des­de el tí­tu­lo, la pe­lí­cu­la po­ne so­bre la me­sa el te­ma de la cri­mi­na­li­za­ción de la víc­ti­ma.

Lo aca­ba­mos de ver en el ca­so de Ne­fer­ti­ti y Gre­cia. Las ase­si­nan y no tie­nen em­pa­cho en sem­brar­les ar­mas pa­ra ha­cer­las pa­sar por de­lin­cuen­tes. Lo mis­mo su­ce­dió con Jor­ge y Ja­vier. En lu­gar de asu­mir o re­co­no­cer que el ejér­ci­to se equi­vo­có e hi­rió a inocen­tes, de­ci­die­ron cu­brir el error con fal­se­da­des.

Una de las te­sis de la pe­lí­cu­la es que la in­ten­ción de los mi­li­ta­res era des­apa­re­cer los cuer­pos.

Cree­mos que in­ten­ta­ron des­apa­re­cer­los pa­ra que nun­ca su­pié­ra­mos dón­de que­da­ron y se les die­ra el mis­mo tra­to que a los si­ca­rios que mu­rie­ron en la ba­la­ce­ra. Con los chi­cos de Guadalajara se ha­bla de que es­tu­vie­ron en el lu­gar equi­vo­ca­do. El au­tén­ti­co error es­tá en la es­tra­te­gia. La mi­li­ta­ri­za­ción nos po­ne a todos en si­tua­ción de ries­go.

Cuan­do se tie­ne un tono de de­nun­cia tan fron­tal, ¿no es fá­cil caer en el ma­ni­queís­mo?

La pe­lí­cu­la sur­ge por­que yo co­no­cí a uno de los chi­cos ase­si­na­dos en el Tec de Mon­te­rrey, a Ja­vier Fran­cis­co Re­don­do Ver­du­go. Era del pue­blo de mi pa­pá, Todos los San­tos, Ba­ja Ca­li­for­nia Sur. Que­ría ha­cer­le un ho­me­na­je y con­tri­buir a lim­piar su nom­bre. Cuan­do des­cu­brí la in­ves­ti­ga­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos me di cuen­ta de que era ne­ce­sa­rio ha­blar de có­mo fue­ron ase­si­na­dos. Pa­ra evi­tar el ma­ni­queís­mo usa­mos el pe­rio­dis­mo, pe­ro no nie­go que hay al­go de ac­ti­vis­mo en nues­tra pe­lí­cu­la.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre el ci­ne ac­ti­vis­ta y el mi­li­tan­te?

Nues­tro ac­ti­vis­mo es por la ver­dad y la jus­ti­cia. No es­ta­mos a fa­vor de una ideo­lo­gía o de una pos­tu­ra po­lí­ti­ca de­ter­mi­na­da. Va­mos por la dig­ni­dad hu­ma­na. Si el ci­ne no es ca­paz de re­tra­tar y to­mar pos­tu­ra an­te es­tas si­tua­cio­nes, en­ton­ces sir­ve pa­ra muy po­co.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.