El uni­cor­nio ro­to

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - BRAULIO PERALTA jua­na­mo­za@gmail.com

Ten­nes­see Wi­lliams es­cri­bió El zoo­ló­gi­co de cris­tal ins­pi­ra­do en su vi­da: una ma­dre ma­ni­pu­la­do­ra, el al­coho­lis­mo del pa­dre, la en­fer­me­dad men­tal de su her­ma­na. La per­so­ni­fi­ca­ción de la ma­dre po­dría ser una ven­gan­za por ha­ber per­mi­ti­do la lo­bo­to­mía a su hi­ja. Y po­dría ser el amor a su her­ma­na, que lo im­pul­só a es­ca­par del ho­gar pa­ra de­di­car­se por en­te­ro a la es­cri­tu­ra. O po­dría ser que la vi­da lo lle­vó a es­cri­bir una pie­za dig­na del me­jor rea­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Hoy es un clá­si­co que se es­ce­ni­fi­ca en el mun­do, en di­fe­ren­tes épo­cas.

Tom quie­re ser es­cri­tor pe­ro tra­ba­ja en una fá­bri­ca. La ma­dre, Aman­da, quie­re ca­sar a su hi­ja pe­ro al pa­re­cer pa­ra na­die es atrac­ti­va, a pe­sar de ser her­mo­sa. Lau­ra vi­ve ju­gan­do con su re­pi­sa lle­na de ani­ma­li­tos de cris­tal, su zoo­ló­gi­co. La in­ma­du­rez emo­cio­nal es el te­ma fun­da­men­tal de una obra que, es­tre­na­da en 1945, con­sa­gra al dra­ma­tur­go Ten­nes­see Wi­lliams, con ape­nas 34 años. No cual­quie­ra lo­gra rom­per uni­cor­nios en el es­ce­na­rio.

La ma­dre es Blan­ca Gue­rra, Tom es Pe­dro de Ta­vi­ra Egu­rro­la, y Adria­na Lla­brés es Lau­ra. Hay en la ac­tua­ción una co­mu­ni­ca­ción ple­na en­tre ma­dre e hi­ja. Pe­ro el hi­lo con­duc­tor en­tre Blan­ca y Pe­dro flu­ye a trom­pi­co­nes, no por te­ner es­ce­nas in­cen­dia­rias por sus di­fe­ren­cias pa­ra ver la vi­da, sino por dos es­ti­los de ac­tua­ción que no lo­gran en­ca­jar en la di­rec­ción plan­tea­da por Die­go del Río. En­ton­ces la obra se con­vier­te, a ve­ces, en un me­lo­dra­ma, y otras, en una co­me­dia for­za­da don­de el sar­cas­mo de los diá­lo­gos del dra­ma­tur­go pier­de su fuer­za des­co­mu­nal. Blan­ca Gue­rra ga­na territorio en las ba­ta­llas en el es­ce­na­rio, con to­nos, rit­mos y ges­tos na­tu­ra­les, fren­te a la es­tri­den­cia ac­to­ral de Pe­dro de Ta­vi­ra.

No es una obra fá­cil pe­ro aquí apa­re­ce ca­si di­ver­ti­da, no lú­di­ca, no lú­bri­ca, no es­per­pén­ti­ca. Sien­do una pie­za com­ple­ja en su es­truc­tu­ra, apa­re­ce una ver­sión al es­pa­ñol don­de se evi­den­cia el in­te­rés por un pú­bli­co ma­si­vo, no por com­pren­der la den­si­dad de una obra sino por la cu­rio­si­dad de pe­ne­trar las vi­das atra­pa­das en una his­to­ria que se mues­tra sen­ci­lla, ca­si sim­ple. Ali­ge­ran las pa­la­bras en una adap­ta­ción a la tra­duc­ción al es­pa­ñol, con­ce­si­vo.

No se al­can­za la pro­fun­di­dad de un ser que quie­re ser es­cri­tor, ni el ma­les­tar de la her­ma­na en es­ta­do de shock cons­tan­te, o la im­po­si­ción del ca­rác­ter de la ma­dre por la su­pera­ción de la fa­mi­lia. Los ac­to­res, todos sin ex­cep­ción, hi­cie­ron los in­ten­tos ló­gi­cos en una adap­ta­ción ali­ge­ra­da por una di­rec­ción po­co exi­gen­te.

Con to­do, la obra es am­plia­men­te re­co­men­da­ble. Por la es­ce­no­gra­fía des­cua­dra­da de Jor­ge Ba­lli­na, por la mú­si­ca de Iker Madrid y la ilu­mi­na­ción de Víc­tor Za­pa­te­ro. Pe­ro so­bre to­do la ac­tua­ción de Blan­ca Gue­rra, sin du­da una ac­triz que ha ido de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción re­vi­ta­li­zan­do la ac­tua­ción a los tiem­pos que exige la na­tu­ra­li­dad que hoy exige el tea­tro con­tem­po­rá­neo.

Ella va­le la mi­sa com­ple­ta.

ES­PE­CIAL

Una es­ce­na de El zoo­ló­gi­co de cris­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.