Un pe­da­zo de tie­rra

El sue­ño de la man­ta­rra­ya re­cu­pe­ra un he­cho histórico en el que Mé­xi­co se dis­pu­tó una is­la con tres paí­ses

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­griamtz@gmail.com

Una má­qui­na de vien­to a al­ta ve­lo­ci­dad en­vuel­ve la es­ce­na co­mo una tor­men­ta. La ma­ni­ve­la a ma­nos del ca­pi­tán del L’Ami­ral, bar­co mer­can­te fran­cés, es el ti­món des­con­tro­la­do ba­jo un cie­lo os­cu­ro que no im­pi­dió a Vic­tor Le Koat Ker­wé­guen, en 1858, de­cla­rar territorio ga­lo a la is­la de seis ki­ló­me­tros de lar­go por dos de an­cho, ubi­ca­da en el Océano Pa­cí­fi­co, a 1300 ki­ló­me­tros de Aca­pul­co. El sue­ño de la man­ta­rra­ya. La is­la de Clip­per­ton es un via­je en el tiem­po, nu­tri­do por la am­bi­ción que ge­ne­ró esa is­la, botín de pug­nas in­ter­na­cio­na­les en pos de una so­be­ra­nía que des­tru­yó la vi­da de quie­nes la pre­ser­va­rían.

Ale­jan­dro Ains­lie, dra­ma­tur­go y director de El sue­ño de la man­ta­rra­ya. La is­la de Clip­per­ton, ar­ti­cu­la un mon­ta­je histórico que par­te de una ar­dua in­ves­ti­ga­ción en torno a los he­chos ocu­rri­dos en­tre 1858 y 1931 en torno a la so­be­ra­nía me­xi­ca­na y más tar­de la pér­di­da de la Is­la Cli­pert­ton, que re­ci­bie­ra tam­bién los nom­bres de Mé­dano, Fa­ra­llón Blan­co y La Is­la de la Pa­sión, que hoy es territorio fran­cés.

Una pan­ta­lla al fon­do del es­ce­na­rio pro­yec­ta cie­los, mar, ti­bu­ro­nes mar­ti­llo, man­ta­rra­yas al ace­cho y un de­sola­dor ho­ri­zon­te que se ex­pan­de, al tiem­po en que ofre­ce da­tos de los años que trans­cu­rren y los epi­so­dios que se desa­rro­llan, mien­tras los per­so­na­jes se in­ser­tan en ese es­pa­cio, don­de la are­na lle­ga en cu­be­tas de me­tal que se va­cían pa­ra lle­nar­se más tar­de, co­mo si un de­ses­pe­ran­te ci­clo se re­pi­tie­ra in­fi­ni­ta­men­te.

Ains­lie tra­ma la in­for­ma­ción ob­te­ni­da de di­ver­sas y fi­de­dig­nas fuen­tes his­tó­ri­cas, así co­mo frag­men­tos de no­ve­las, pa­ra acer­car al es­pec­ta­dor de hoy a es­te con­flic­to en el que Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Mé­xi­co se dispu­taron esa tie­rra ro­dea­da de mar.

Me­dian­te es­ce­nas en las que Por­fi­rio Díaz, pre­si­den­te de Mé­xi­co, y su se­cre­ta­rio de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co, Jo­sé Yves Li­man­tour, ur­den el mo­do de re­cu­pe­rar la is­la, don­de cons­ti­tu­ye­ron un asen­ta­mien­to mi­ne­ro, el es­pec­ta­dor si­gue la lí­nea del tiem­po en la que re­sue­nan los in­tere­ses bé­li­cos por ex­plo­tar co­mer­cial­men­te el guano y el in­te­rés en la cons­truc­ción del Ca­nal de Pa­na­má, mien­tras el des­ta­ca­men­to mi­li­tar enviado por Díaz, en­ca­be­za­do por el jo­ven te­nien­te Ra­món Ar­naud, su­fre la tar­dan­za de El De­mó­cra­ta, El Co­rri­gan II y el Tam­pi­co, bar­cos que les lle­va­ban ví­ve­res, co­rres­pon­den­cia y no­ti­cias ca­da tres me­ses, has­ta que de­ja­ron de hacerlo.

El mon­ta­je de Ains­lie otor­ga una im­por­tan­te vi­sión so­bre los in­tere­ses de las po­ten­cias in­vo­lu­cra­das en es­ta dispu­ta a tra­vés de un jue­go es­cé­ni­co mar­ca­do por la tra­ge­dia, en el que los ha­bi­tan­tes de la is­la, des­cal­zos, co­mo Li­man­tour y Don Por­fi­rio, crean la is­la y la des­apa­re­cen al ver­ter y re­co­ger are­na en el es­ce­na­rio, don­de apa­re­ce al­gu­na em­bar­ca­ción de ju­gue­te, mien­tras las olas cre­cen al fon­do del mis­mo.

Co­mo en un vai­vén de acer­ca­mien­to y dis­tan­cia, el director y dra­ma­tur­go con­du­ce a los ac­to­res por cua­dros que van de la am­bi­ción po­lí­ti­ca a la ilu­sión pa­trió­ti­ca, y del des­va­ne­ci­mien­to de la es­pe­ran­za al aban­dono y a la pre­sen­cia de un hé­roe que cre­yó has­ta el fi­nal en su país y en sus go­ber­nan­tes.

El sue­ño de la man­ta­rra­ya. La is­la de Clip­per­ton, con un só­li­do elen­co integrado por Luis Les­her, Juan Car­los Vi­ves, Hum­ber­to Yá­ñez, Car­los Ál­va­rez, Ale­jan­dro Ains­lie, Pao­la Pé­rez–Rea, Ju­lio Es­car­tín, y Ro­dol­fo Al­ma­zán Gó­mez, es un mon­ta­je que nos re­mi­te, me­dian­te una in­tere­san­te pro­pues­ta es­té­ti­ca e his­tó­ri­ca, sus­ten­ta­da en da­tos ve­rí­di­cos, a esa vio­len­ta es­pi­ral de des­po­jo en la que aún nos en­con­tra­mos.

ES­PE­CIAL

La obra es­cri­ta y di­ri­gi­da por Ale­jan­dro Ains­lie se pre­sen­ta de jue­ves a do­min­go en el Tea­tro El Gra­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.