Fal­so o ver­da­de­ro

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­na@gmail.com

Ha­ce unos días cir­cu­ló la noticia so­bre un mu­seo de ar­te en la ciu­dad fran­ce­sa de El­ne. Se des­cu­brió que eran fal­sas más de la mi­tad de las obras ex­hi­bi­das y atri­bui­das al pin­tor lo­cal Étien­ne Te­rrus. Lue­go de que al­guien se die­ra cuen­ta de que en las su­pues­tas obras de Te­rrus apa­re­cían edi­fi­cios cons­trui­dos des­pués de su muer­te, se con­vo­có a va­rios ex­per­tos que aca­ba­ron por de­ter­mi­nar que ochen­tai­dós de los cua­dros eran fal­sos.

Lo que le ocu­rrió a es­ta pi­na­co­te­ca es el pan co­ti­diano pa­ra quie­nes vi­si­ta­mos mu­seos. El mun­do es­tá lleno de fal­si­fi­ca­do­res así co­mo de mi­llo­na­rios mal en­te­ra­dos dis­pues­tos a gas­tar­se bue­nas su­mas por el pres­ti­gio de po­seer una fir­ma.

Aca­bo de es­tar en el Mu­seo Car­men Thys­sen de Má­la­ga, y más allá de te­ner una co­lec­ción fran­ca­men­te abu­rri­da, ex­hi­be una es­ta­tua ta­lla­da en ma­de­ra con la si­guien­te le­yen­da: “Cris­to muer­to, c. 1230–1250. Anónimo italiano”. Hay que ha­cer mu­cho es­fuer­zo pa­ra creer­se que ese Cris­to tie­ne tan­ta edad.

Tam­bién vi­si­té ha­ce dos se­ma­nas uno de los mu­seos más re­vuel­tos del mun­do: el Sou­ma­ya. Fui a mi­rar la ex­hi­bi­ción de un ar­tis­ta de dis­cre­ta repu­tación, pe­ro cu­yas obras lle­gan a co­ti­zar­se en va­rios mi­llo­nes de dó­la­res: Mau­ri­ce de Vla­minck, tam­bién con­si­de­ra­do un pin­tor fá­cil­men­te fal­si­fi­ca­ble.

El Mu­seo Sou­ma­ya anun­cia la ex­hi­bi­ción de cien­to vein­ti­dós obras del pin­tor fran­cés, pe­ro és­tas son tan irre­gu­la­res que me de­jan la al­ter­na­ti­va de su­po­ner que Vla­minck era de ta­len­to in­ter­mi­ten­te o que va­rias de las obras son fal­sas. Hay en la ex­hi­bi­ción cua­dros que ado­le­cen de tal bo­bros­sis­mo que uno no pue­de sino son­reír cí­ni­ca­men­te, tal co­mo cau­sa son­ri­sa el kits­chis­mo de los mar­cos en que col­ga­ron mu­chos de los cua­dros.

Co­mo vi­si­tan­te del mu­seo, me in­tere­sa sa­ber por qué se tu­vie­ron que res­tau­rar ochen­tai­dós de las obras, to­man­do en cuen­ta que se tra­ta de un pin­tor muer­to ape­nas en 1958. Otra vez me na­ce la des­con­fian­za. ¿Res­tau­ra­ron por­que las com­pra­ron en una ven­ta de ga­ra­ge o pa­ra que los apa­ren­tes Vla­minck die­ran más el ga­ta­zo de ser au­tén­ti­cos?

Por su­pues­to, no soy tan in­ge­nuo co­mo pa­ra ase­gu­rar que ahí hay obras fal­sas, pues tal afir­ma­ción ten­dría que de­mos­trar­se. Lo que sí pue­do de­cir es que mis ojos im­per­fec­tos no creen que todos esos cua­dros ha­yan si­do pin­ta­dos por la mis­ma per­so­na.

El de­re­cho de du­dar lo ten­go, tal co­mo du­do que el fa­mo­so Es­tu­dio de San An­drés des­cu­bier­to en Co­yoa­cán ha­ya si­do de ve­ras pin­ta­do por Do­mé­ni­kos Theo­to­kó­pou­los. Me bas­ta mi­rar ese cua­dro pa­ra dar­me cuen­ta de que le fal­ta el co­lor y la ex­pre­si­vi­dad de El Gre­co, que los plie­gues del man­to son in­sul­sos, que no hay ma­li­cia en los de­ta­lles, y el he­cho de lla­mar­le “es­tu­dio” no jus­ti­fi­ca las tris­tes pin­ce­la­das.

Pa­ra quien quie­ra ju­gar al de­tec­ti­ve, a las pre­gun­tas de fal­so o ver­da­de­ro, el Sou­ma­ya es­tá lleno de po­si­bi­li­da­des. Yo me con­for­mo con vi­si­tar mu­seos y de­cir “me gus­ta o no me gus­ta, me lo creo o no me lo creo”.

El ar­te es un ne­go­cio mi­llo­na­rio y ya se de­jó in­fil­trar por las ma­fias. No po­de­mos ser tan in­ge­nuos co­mo pa­ra pen­sar que to­do lo que bri­lla es oro. Mu­cho me­nos cuan­do pa­ra ju­gar en las li­gas ma­yo­res no ha­cen fal­ta co­no­ci­mien­tos de ar­te, sino una car­te­ra hen­chi­da de bi­lle­tes. Los fal­si­fi­ca­do­res es­tán ha­cien­do su agos­to con los oli­gar­cas, prin­ci­pal­men­te los ru­sos y ára­bes. Y lue­go de que al­guno de ellos se gas­ta una for­tu­na en al­gu­na fal­si­fi­ca­ción, es di­fí­cil que cual­quie­ra de sus alle­ga­dos se atre­va a de­cir­le: “Je­fe, me pa­re­ce que le vie­ron la ca­ra”.

MAU­RI­CE DE VLA­MINCK

Vi­nos y li­co­res, 1910

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.