El fu­tu­ro ya no es lo que era

Milenio - Laberinto - - VARIA - ALON­SO CUETO

Ha­ce cin­cuen­ta años, en un uni­ver­so sin in­ter­net ni te­lé­fo­nos, los jó­ve­nes del mun­do pa­re­cie­ron es­tar coor­di­na­dos pa­ra to­mar las ca­lles en París, en Pra­ga, en Mé­xi­co, en Japón, en Ber­ke­ley, en las ca­pi­ta­les de Su­da­mé­ri­ca. ¿Qué pa­só pa­ra que el año 68 fue­ra el de los que creían en la ilu­sión y el va­lor de la lu­cha por una so­cie­dad ideal? Un con­gre­so rea­li­za­do ha­ce po­co en la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me, ba­jo la di­rec­ción del pro­fe­sor Jim McA­dams y el Ins­ti­tu­to Na­no­vic, tra­tó de ex­pli­car­se las cau­sas y con­se­cuen­cias de lo que hoy co­no­ce­mos co­mo “Ma­yo del 68”. Uno de los in­vi­ta­dos, el gran ci­neas­ta Vol­ker Schlön­dorff, de­fi­nió al mo­vi­mien­to co­mo “al­go más que una pro­tes­ta, al­go me­nos que una re­vo­lu­ción”.

Aun­que hu­bo le­van­ta­mien­tos en to­do el mun­do, nues­tro re­cuer­do de Ma­yo es­tá aso­cia­do so­bre to­do a las ba­rri­ca­das en París. Des­pués de los con­flic­tos en las uni­ver­si­da­des de Nan­te­rre y La Sor­bon­ne, los es­tu­dian­tes or­ga­ni­za­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras. La pri­me­ra, el 6 de ma­yo, atra­jo a 20 mil per­so­nas. La del 13 de ma­yo, cu­yo aniver­sa­rio se cum­ple ma­ña­na, lle­vó a un mi­llón. Da­niel Cohn Ben­dit, un hi­jo de ju­díos ale­ma­nes, afin­ca­do en Fran­cia, se con­vir­tió en un lí­der cir­cuns­tan­cial. Po­co des­pués los obre­ros se unie­ron a los es­tu­dian­tes y to­ma­ron va­rias fá­bri­cas, en­tre ellas la em­ble­má­ti­ca Renault. Pe­ro el 19 el pre­si­den­te De Gau­lle hi­zo al­go ines­pe­ra­do. Hu­yó de la ca­pi­tal. Ame­na­zó con re­nun­ciar. Pa­ra en­ton­ces, los re­bel­des es­ta­ban can­sa­dos. Su mo­vi­mien­to no bus­ca­ba to­mar el po­der —lo más di­fí­cil— sino ape­nas opo­ner­se a él. En las ca­lles, sin re­cur­sos, en un país en huel­ga, los es­tu­dian­tes ce­die­ron a la iner­cia. La po­li­cía re­to­mó el con­trol de las uni­ver­si­da­des. En las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 23 de ju­nio, el gau­llis­mo triunfó de mo­do aplas­tan­te.

Se­gún An­dré Mal­raux, la re­vo­lu­ción del 68 no tu­vo pre­sen­te pe­ro sí fu­tu­ro. Las re­la­cio­nes en­tre pa­dres e hi­jos y en­tre su­bor­di­na­dos y au­to­ri­da­des, la li­ber­tad pa­ra ves­tir­se, pa­ra ha­blar en pú­bli­co, cam­bia­ron pa­ra siem­pre. Pe­ro las frases del 68 (“Sea­mos rea­lis­tas. Exi­ja­mos lo im­po­si­ble”) ce­die­ron a un escepticismo en las dé­ca­das si­guien­tes. Fe­li­pe Gon­zá­lez to­ma­ría unos años más tar­de una

bou­ta­de de Va­léry: “El fu­tu­ro ya no es lo que era”. Y sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años las pro­tes­tas en to­do el mun­do han vuel­to a las ca­lles, aun­que so­lo por te­mas pun­tua­les co­mo los de­re­chos fe­me­ni­nos y la vio­len­cia. El 68 no ha ter­mi­na­do. Es par­te de una lar­ga tra­di­ción.

ES­PE­CIAL

Ma­ni­fes­tan­tes en París, ma­yo de 1968

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.