Sub­ver­tir la vi­da co­ti­dia­na

Milenio - Laberinto - - 1968 - MI­RIAM MA­BEL MAR­TÍ­NEZ FO­TO­GRA­FÍA SPOR­TING NEWS

El 68 se fue hil­va­nan­do en mi me­mo­ria. Pa­la­bras cla­ve que du­ran­te mi in­fan­cia fui re­co­gien­do de las so­bre­me­sas de los adul­tos, de imá­ge­nes guar­da­das en cier­tos li­bros a los que mi pa­dre re­gre­sa­ba de vez en cuan­do, has­ta que un día me atre­ví a es­piar uno de esos to­mos en­cua­der­na­dos con mo­ni­tos que mi pa­dre ate­so­ra­ba: Los Su­per­ma­chos y Los aga­cha­dos. No eran exac­ta­men­te las his­to­rias de Las jo­yas li­te­ra­rias ju­ve­ni­les; has­ta el di­bu­jo era más au­daz, más di­ver­ti­do. No sé si en­ten­día al­go, pe­ro lo que sí sé es el “Nú­me­ro es­pe­cial de los co­co­la­zos”, don­de Eduar­do del Ríos Rius en­tre­mez­cla­ba aque­llas Olim­pia­das (que tam­bién apren­dí de “oí­das”) con un re­la­to don­de sol­da­dos y po­li­cías so­me­tían a es­tu­dian­tes.

Fui re­cons­tru­yen­do mi pro­pia his­to­ria del 68 a la par de que me ha­cía “gran­de”. Cre­cí en la épo­ca de las en­ci­clo­pe­dias y las co­lec­cio­nes, y ha­bía una en par­ti­cu­lar que me lla­ma­ba la aten­ción por su mo­des­tia, na­da de ta­pas du­ras ni de ti­po­gra­fías do­ra­das; al con­tra­rio, por­ta­das blan­das, pa­pel re­vo­lu­ción, una ti­po­gra­fía agra­da­ble, un in­ter­li­nea­do pla­cen­te­ro: Lec­tu­ras Me­xi­ca­nas, edi­ta­das por la SEP, que me co­nec­tó con mi tra­di­ción li­te­ra­ria.

Una mano con la V de vic­to­ria es la por­ta­da del nú­me­ro 41, de la se­gun­da se­rie, Los días y los años, de Luis Gon­zá­lez de Al­ba. En­tré a la cru­jía con el au­tor des­de la pri­me­ra pá­gi­na: su pre­sen­cia me ha acom­pa­ña­do en la bús­que­da de res­pues­tas. Una tris­te­za so­li­da­ria y una ra­bia des­co­no­ci­da en mi in­ci­pien­te ado­les­cen­cia me co­nec­ta­ron con esos muer­tos que no co­no­cí pe­ro que hi­ce míos. La no­che de Tla­te­lol­co, de Ele­na Po­nia­tows­ka, me im­pul­só a bus­car en la he­me­ro­te­ca. Ne­ce­si­ta­ba ver esos ti­tu­la­res, leer qué ha­bía pa­sa­do co­ti­dia­na­men­te, ver fo­tos pu­bli­ca­das que ve­ri­fi­ca­ban la exis­ten­cia de mu­cha­chos que se pa­re­cían a mí. Jo­sé Re­vuel­tas, Fer­nan­do del Pa­so y Ge­rar­do de la To­rre fue­ron otros guías por ese mo­men­to me­xi­cano que di­bu­ja­ba una ma­ne­ra de es­tar en el mun­do, que in­cons­cien­te­men­te hi­ce mi pro­pio es­tar en el mun­do.

El ges­to de los atle­tas John Car­los y Tom­mie Smith tra­yen­do el Black Po­wer a los pri­me­ros Juegos Olím­pi­cos trans­mi­ti­dos a co­lor, el Ma­yo fran­cés, la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga, la Mar­cha del Si­len­cio, el 2 de oc­tu­bre, me

_ con­du­je­ron al si­tua­cio­nis­mo y a Guy De­bord, ha­cien­do del 68 un es­ta­do de vi­da. Así apren­dí a deam­bu­lar a pa­so inin­te­rrum­pi­do mi tiem­po, co­mo aque­llos jó­ve­nes me­xi­ca­nos que hi­cie­ron po­si­ble, aun­que fue­ra un ins­tan­te, la sub­ver­sión de la vi­da co­ti­dia­na.

Los atle­tas del Black Po­wer, Olim­pia­da 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.