Cu­rrí­cu­lum de au­tor

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GASCÓN @Iva­nRio­sGas­con

En el pa­sa­do, el cu­rrí­cu­lum vi­tae de los es­cri­to­res que se im­pri­me en las so­la­pas so­lía ser es­cue­to, cien por cien­to in­for­ma­ti­vo. En no más de 500 ca­rac­te­res se in­di­ca­ba que X na­ció en tal lu­gar en mil no­ve­cien­tos lo que sea, cur­só es­tu­dios de es­to y aque­llo, y es au­tor de… y enu­me­ra­ba la bibliografía por fe­cha de apa­ri­ción, en oca­sio­nes por or­den de im­por­tan­cia, se­gui­da de los pre­mios que el vir­tuo­so ha­bía co­se­cha­do en su ar­dua tra­yec­to­ria. Al­gu­nos li­bros ni si­quie­ra in­cluían la men­ta­da no­ta bio­grá­fi­ca pues los mé­ri­tos o el re­nom­bre del poe­ta o na­rra­dor o en­sa­yis­ta no re­que­rían de san­to y se­ña, los lec­to­res ya es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con su tra­ba­jo o se guia­ban por la fa­ma que ga­ran­ti­za­ba una bue­na in­ver­sión pa­ra sus sa­gra­das bi­blio­te­cas. El re­su­men de vi­da pu­bli­ca­do en las so­la­pas di­ce mu­cho, de­ma­sia­do del au­tor, pues los más bri­llan­tes sue­len dar al edi­tor tex­tos mo­des­tos, se con­for­man con so­lo in­cluir el lis­ta­do de pu­bli­ca­cio­nes y uno que otro ga­lar­dón, con­fían en que el lec­tor se lan­ce de in­me­dia­to a la obra ya que al fin y al ca­bo eso es lo que im­por­ta y no si se gra­duó en una uni­ver­si­dad pom­po­sa o si ha­bla más de tres idio­mas. Hoy las co­sas son dis­tin­tas. Las edi­to­ria­les, qui­zá ur­gi­das de im­pac­to pa­ra sus pro­duc­tos o por el cha­ba­cano afán de rom­per el ca­non, de­ci­die­ron in­ci­tar a sus au­to­res a re­dac­tar cu­rrícu­los “di­ver­ti­dos” o “irre­ve­ren­tes” o “sim­pá­ti­cos”, y ya son una pla­ga los es­cri­ba­nos y es­cri­ba­nas que se des­cri­ben a sí mis­mos me­dian­te ba­la­dro­na­das y chis­tes de pas­te­la­zo con la in­ten­ción de pa­re­cer atrac­ti­vos y sú­per bue­na on­da pa­ra los com­pra­do­res de unos ma­mo­tre­tos que re­sul­tan más so­sos que, por ejem­plo, el per­fil de Y, la se­ño­ri­ta que “se de­di­ca al am­bu­lan­tis­mo di­le­tan­te, es li­te­ra­ta por ten­ta­ción y cuan­do no tie­ne de otra tra­ba­ja co­mo cuen­tis­ta, feminista y en­sa­yis­ta pe­ro eso sí, no la­va los tras­tes”, o de Z, “un gri­tón irre­den­to, ci­clis­ta em­pe­der­ni­do y fi­ló­lo­go ol­vi­da­di­zo. Si no es­tá vol­ca­do en la re­dac­ción de una no­ve­la ha­ce el amor o afi­na pia­nos y cas­tra ga­tos”. Ba­rra­ba­sa­das co­mo esas, y aún peo­res, des­per­di­cian tin­ta en las so­la­pas o con­tra­por­ta­das por­que el cu­rrí­cu­lum de au­tor ya es to­do un gé­ne­ro pa­ra el ar­tis­ta so­bra­do de bu­fo­na­das y es­ca­so de ta­len­to. Y es que mien­tras más pre­ten­cio­sos y ri­dícu­los sean los per­fi­les con que los es­cri­to­res se pre­sen­tan, el de­tec­tor de ba­zo­fia que to­do buen lec­tor lle­va en el ins­tin­to co­men­za­rá a re­pi­car es­can­da­lo­sa­men­te y lo apar­ta­rá del li­bro del “va­ga­bun­do de las cos­mo­pis­tas y elec­tri­cis­ta ce­re­bral ex­per­to en des­co­nec­tar si­nap­sis por si­nap­sis. Es­cri­be cuen­tos pa­ra no tra­pear la sa­la tres ve­ces al día” o de la mu­cha­cha “diag­nos­ti­ca­da con sín­dro­me de Tou­ret­te des­de los sie­te años. A tra­vés de la no­ve­la con­tro­la su co­pro­la­lia com­pul­si­va, lo que pue­de ad­ver­tir­se en la pro­sa bi­za­rra e in­ci­si­va de su te­lú­ri­co re­la­to. Le gus­tan las za­ri­güe­yas, es ve­ga­na de lu­nes a jue­ves y nun­ca da pro­pi­na” o de la se­ño­ra que “te­je por la no­che, lee en la ma­dru­ga­da y crea de 8 a 12. De­jó el

_ azú­car y el ca­fé pe­ro es adic­ta a la her­me­néu­ti­ca y el pos­mo­der­nis­mo. Prac­ti­ca el yo­ga en una re­gión ig­no­ta del hi­pe­res­pa­cio”. No sé, pe­ro ca­da vez que leo no­tas de vi­da de ese es­ti­lo en so­la­pas y cu­bier­tas co­li­jo que el so­ca­rrón ig­no­ra que no es su men­te sino su ego el que en­sa­ya su epi­ta­fio.

Las edi­to­ria­les de­ci­die­ron in­ci­tar a sus au­to­res a re­dac­tar cu­rrícu­los “irre­ve­ren­tes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.