Pom­pa ma­ta fic­ción

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Va­len­tín Gó­mez Fa­rías y Lu­cas Ala­mán pro­ta­go­ni­zan Si tú quie­res, mo­ri­ré (Pla­ne­ta), una no­ve­la de cor­te his­tó­ri­co que, co­mo sos­pe­cha el lec­tor, trans­cu­rre en los años con­vul­sos que mar­ca­ron el na­ci­mien­to de Mé­xi­co. No po­dían ser más dis­tin­tos: aquél ha­bía lle­ga­do a la po­lí­ti­ca por el ca­mino de la me­di­ci­na; és­te ha­bía re­ci­bi­do la edu­ca­ción que pre­fi­gu­ra­ba la ca­rre­ra de con­se­je­ro del po­der; un fe­de­ra­lis­ta y un par­ti­da­rio del cen­tra­lis­mo; un de­vo­to del mo­de­lo es­ta­du­ni­den­se y un nos­tál­gi­co de España.

Hay que vér­se­las en­ton­ces con diá­lo­gos so­fo­can­tes en los que se tra­za el des­tino de la nación, car­tas que se pre­ten­den amo­ro­sas y son en reali­dad dia­tri­bas po­lí­ti­cas, enojo­sas lec­cio­nes de his­to­ria pa­tria y universal en bo­ca de mi­nis­tros, em­pre­sa­rios, di­plo­má­ti­cos, arri­bis­tas y mi­li­ta­res que se in­fla­man con el al­can­ce —siem­pre se­ve­ro, muy se­rio— de sus pa­la­bras.

No hay du­da de que Ge­rar­do La­vea­ga hi­zo bien la ta­rea. No so­lo ilus­tra cua­ren­ta años de va­ci­la­cio­nes y aso­na­das sino que se mues­tra ca­paz de re­cu­pe­rar al­gu­nos pa­sa­jes des­de­ña­dos por los re­flec­to­res y, aún más in­tere­san­te, to­ma el ries­go de ima­gi­nar un Mé­xi­co prós­pe­ro, un mo­de­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, li­bre de An­to­nio Ló­pez de San­ta Ana —quien mue­re al caer de su ca­ba­llo—, que eli­ge a Lu­cas Ala­mán co­mo pre­si­den­te. El cur­so po­ten­cial que La­vea­ga po­ne en mar­cha pu­do re­sul­tar pro­me­te­dor de no ser por­que el ce­lo his­to­rio­grá­fi­co ter­mi­nó aca­llan­do el im­pul­so no­ve­lís­ti­co. Mi­ra­mos pa­ra uno y otro la­do y por nin­gu­na par­te re­co­no­ce­mos el ve­neno de la fic­ción. La tor­ce­du­ra en la que La­vea­ga con­fía no tie­ne el al­can­ce cis­má­ti­co que ex­hi­be, por ejem­plo, His­to­ria del cer­co de Lisboa, de Jo­sé Sa­ra­ma­go, en la cual el mun­do na­rra­do su­fre un vuel­co a raíz de la sus­ti­tu­ción de su “sí” por un “no”. En Si tú quie­res, mo­ri­ré, re­sul­ta in­tras­cen­den­te que el Mé­xi­co de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX sea el país que por des­gra­cia no fue por­que La­vea­ga so­lo pa­re­ce in­tere­sa­do en de­mos­trar sus co­no­ci­mien­tos so­bre los usos y ca­pri­chos del po­der.

“El fe­de­ra­lis­mo no con­sis­te en crear otros paí­ses den­tro del país sino en unir a las en­ti­da­des

_ fe­de­ra­ti­vas en la con­se­cu­ción de un ideal co­mún”, lee­mos. Mul­ti­pli­que el lec­tor es­ta fra­se por el nú­me­ro de pá­gi­nas de Si tú quie­res, mo­ri­ré y ob­ten­drá una ima­gen su­fi­cien­te. Nos que­da así la eru­di­ción y la gran­di­lo­cuen­cia al ser­vi­cio de la au­to­es­ti­ma.

Si tú quie­res, mo­ri­ré Mé­xi­co, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.