“Nos fal­ta cues­tio­nar lo que so­mos y lo que que­re­mos”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com FO­TO­GRA­FÍA MAN­TA­RRA­YA

Juan Díaz (Carlos Rey­ga­das), un poe­ta re­co­no­ci­do y ga­na­de­ro de­di­ca­do, es­tá ca­sa­do con Es­ter (Na­ta­lia Ló­pez). Su re­la­ción ba­sa­da en la con­fian­za se fi­su­ra cuan­do ella lo en­ga­ña con un arren­da­dor de ca­ba­llos. En Nues­tro tiem­po, Carlos Rey­ga­das tras­to­ca nues­tra for­ma de en­ten­der las re­la­cio­nes de pa­re­ja y los có­di­gos de co­mu­ni­ca­ción.

En Nues­tro tiem­po ha­bla so­bre el amor y su com­ple­ji­dad.

Ha­blo de las co­sas que me pa­re­cen in­tere­san­tes. En la pe­lí­cu­la hay amor pe­ro tam­bién re­la­cio­nes hu­ma­nas, va­lo­res, re­fle­xio­nes so­bre la co­mu­ni­ca­ción y la bús­que­da de acuer­dos.

¿In­vo­lu­crar a su fa­mi­lia y a us­ted mis­mo co­mo ac­to­res le dio otro ma­tiz al pro­yec­to?

No ex­pon­go a mi fa­mi­lia a na­da. To­do de­pen­de de dón­de es­té tu se­gu­ri­dad. La in­ti­mi­dad no re­si­de en tu cuer­po ni en que cum­plas con las nor­mas so­cia­les; re­si­de en tu es­pí­ri­tu, pen­sa­mien­to y ac­tos ver­da­de­ros. No es­toy trans­gre­dien­do na­da. En úl­ti­ma ins­tan­cia, es una ba­na­li­dad que yo sea el ac­tor y que el res­to de mi fa­mi­lia par­ti­ci­pe. Ro­dé la pe­lí­cu­la du­ran­te tres años y ellos es­ta­ban dis­po­ni­bles. Arre­glar la agen­da de un ac­tor me hu­bie­ra qui­ta­do mo­vi­li­dad. Una pe­lí­cu­la es muy pa­re­ci­da al tra­ba­jo de un gran­je­ro: la ha­ces con lo que tie­nes a la mano.

¿Por eso es­tá fil­ma­da en el cam­po?

Si la hu­bie­ra he­cho en otra lo­ca­ción ha­bría si­do lo mis­mo. El ci­ne es mi vi­da y mi tra­ba­jo, pe­ro no es to­do lo que me re­pre­sen­ta. Soy al­go dis­tin­to y más am­plio.

En su ca­so, no es así de sim­ple. Al cues­tio­nar la mo­ral bus­ca in­ci­dir en el es­pec­ta­dor.

Tie­nes ra­zón. Cuan­do uno ha­ce una pe­lí­cu­la pue­de te­ner dos ob­je­ti­vos: en­tre­te­ner al pú­bli­co, lo que per­si­gue el no­ven­ta por cien­to de los di­rec­to­res, o com­par­tir una vi­sión, sen­sa­cio­nes y es­truc­tu­ras pa­ra de­jar pen­san­do al es­pec­ta­dor. Yo pre­fie­ro ha­cer lo se­gun­do.

¿De qué ma­ne­ra la re­la­ción hom­bre–mu­jer es­tá con­di­cio­na­da por la mo­ral?

Se­gui­mos cre­yen­do que el mo­vi­mien­to per­pe­tuo de las per­so­nas con­sis­te en ca­sar­se y te­ner una fa­mi­lia, pa­ra al­can­zar el amor y ser fe­li­ces. Por eso hay frus­tra­ción, aban­dono, di­vor­cios, vio­len­cia y, en oca­sio­nes, éxi­to. Nos fal­ta cues­tio­nar lo que son las co­sas, lo que so­mos y lo que que­re­mos. La ta­rea fun­da­men­tal del ser hu­mano es pre­gun­tar­se qué quie­re ca­da quien en par­ti­cu­lar. Si so­mos fí­si­ca­men­te dis­tin­tos tam­bién lo so­mos in­ter­na­men­te.

Aun­que a ve­ces la teo­ría y la prác­ti­ca no em­pa­tan. El pro­ta­go­nis­ta tie­ne es­truc­tu­ra­das sus ideas, pe­ro en los he­chos se do­bla.

Ese es el chis­te de la vi­da. Si to­do el tiem­po lo­grá­ra­mos nues­tros ob­je­ti­vos se­ría­mos co­mo hor­mi­gas. En to­do lo que in­ten­ta­mos, cae­mos y fa­lla­mos. Esa es una de nues­tras es­pe­ci­fi­ci­da­des más her­mo­sas.

Una lec­tu­ra pre­jui­cia­da pue­de ver su pe­lí­cu­la co­mo ma­chis­ta. ¿Le preo­cu­pa?

He leí­do al­gu­nas crí­ti­cas al res­pec­to. En­tien­do al ma­chis­mo co­mo pen­sar que la mi­tad de los se­res hu­ma­nos es su­pe­rior a la otra mi­tad y tie­ne de­re­cho a so­me­ter­la. Mi pe­lí­cu­la tra­ta so­bre se­res hu­ma­nos fra­ca­san­do e in­ten­ta­do ser me­jo­res, pe­ro en igual­dad ab­so­lu­ta.

¿Atri­bu­ye es­tas crí­ti­cas al ca­rác­ter con­tro­la­dor del pro­ta­go­nis­ta?

No las en­tien­do. Si ves a una pa­re­ja don­de la mu­jer con­tro­la al hom­bre di­rás: “es una mu­jer ma­ni­pu­la­do­ra”. Nun­ca la ca­li­fi­ca­rías co­mo una pe­lí­cu­la ho­mó­fo­ba. En to­do ca­so, se­ría una pe­lí­cu­la fe­mi­nis­ta por­que la mu­jer es­tá

_ li­be­ra­da y po­ne al hom­bre co­mo un im­bé­cil. Los tiem­pos mo­der­nos nos lle­van a pen­sar a tra­vés de pre­jui­cios. Nos gus­ta aga­rrar dis­cur­sos e in­ser­tar­los en el la­be­rin­to de la vi­da, pe­ro la reali­dad no es uní­vo­ca.

“Se­gui­mos cre­yen­do que el mo­vi­mien­to per­pe­tuo de las per­so­nas con­sis­te en te­ner una fa­mi­lia”

Na­ta­lia Ló­pez pro­ta­go­ni­za a Es­ter en el fil­me Nues­tro tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.