In­sen­si­ble y bur­gués

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra FO­TO­GRA­FÍA CAC­TUS FIL­ME & VI­DEO

Siem­pre re­sul­ta me­dio bur­gués sen­tar­se en el ci­ne a mi­rar có­mo su­fren los po­bres. Es­ta es la sen­sa­ción que que­da des­pués de mi­rar Rush Hour de Lu­cia­na Ka­plan, pe­lí­cu­la que ga­nó en 2017 el pre­mio a Me­jor do­cu­men­tal en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Mo­re­lia. Uno en­tien­de que Ka­plan bus­ca ge­ne­rar el des­con­ten­to de la “con­cien­ti­za­ción” pe­ro el que pro­du­ce su obra es de muy dis­tin­ta na­tu­ra­le­za. El pro­ble­ma es­tá en la más esen­cial de las pre­gun­tas: ¿de qué tra­ta la pe­lí­cu­la? Se­gún el trái­ler y la si­nop­sis, Rush Hour ha­bla del pro­ble­ma del trans­por­te en tres gran­des ciu­da­des: Los Án­ge­les, Estambul y Ciu­dad de Mé­xi­co. La co­sa no pro­me­te mu­cho: re­vi­vir el trá­fi­co que to­dos pa­de­ce­mos en las gran­des ciu­da­des pe­ro en cla­ve de “ci­ne de ar­te”.

Te­ne­mos pues a una pa­re­ja que en Los Án­ge­les quie­re un hi­jo pe­ro no tie­ne tiem­po ni pa­ra ha­cer el amor; una fa­mi­lia en Estambul con una ma­dre que ha de­ci­di­do tra­ba­jar en un país en el cual no es bien vis­to que las mu­je­res sean pro­vee­do­ras. Es­ta po­bre mu­jer vi­ve atra­pa­da en­tre el de­seo de me­jo­rar eco­nó­mi­ca­men­te y el mie­do de que al­go su­ce­da a sus hi­jos mien­tras ella no es­tá. Pe­ro la his­to­ria más com­ple­ja es, cla­ro, la me­xi­ca­na. Hay aquí una mu­jer que vi­ve en Eca­te­pec y tie­ne que via­jar tres ho­ras pa­ra ir a la­var ca­be­llo en un ba­rrio ele­gan­te de la ciu­dad. El me­nor de sus pro­ble­mas es el tiem­po que gas­ta en el trans­por­te pú­bli­co, de mo­do que la com­pa­ra­ción con la mu­jer de Estambul y el in­ge­nie­ro de Los Án­ge­les re­sul­ta tan ab­sur­da co­mo tra­tar de com­pa­rar ba­llet con ar­qui­tec­tu­ra o su­mar pe­ras y man­za­nas. Con­for­me se desa­rro­lla la his­to­ria de es­ta me­xi­ca­na, el te­ma “¿de qué tra­ta es­ta pe­lí­cu­la?” co­mien­za a sa­lir­se de con­trol. Por­que aquí en­tra en es­ce­na la vio­len­cia de gé­ne­ro, una ado­ra­do­ra de la San­ta Muer­te que tra­ta de lim­piar de mal­di­cio­nes a nues­tra es­ti­lis­ta y una tru­cu­len­ta his­to­ria de vio­la­ción que tu­vo lu­gar a las nue­ve de la ma­ña­na fren­te al me­tro In­dios Ver­des. Asis­ti­mos aquí sí a la mi­se­ria y a una si­tua­ción con­flic­ti­va por­que no tie­ne so­lu­ción. El in­ge­nie­ro de Los Án­ge­les po­dría ren­tar un de­par­ta­men­to más cer­ca de su tra­ba­jo y la mu­jer en Estambul con­ten­tar­se con el suel­do de su ma­ri­do pe­ro la me­xi­ca­na tie­ne que man­te­ner a una ma­dre que mue­re de tris­te­za mi­ran­do un ho­ri­zon­te tex­tual­men­te gris. Lu­cia­na Ka­plan pier­de por com­ple­to la aten­ción de al­go que de su­yo pa­re­ce más bien frí­vo­lo. ¿A quién le im­por­ta el trá­fi­co fren­te a una si­tua­ción de és­tas?

El pro­ble­ma de la pe­lí­cu­la pu­do re­sol­ver­se si la di­rec­to­ra hu­bie­se emu­la­do a do­cu­men­ta­lis­tas co­mo Mi­chael Moo­re, di­rec­to­res de ci­ne que han des­cu­bier­to que an­te cier­tos he­chos es im­po­si­ble man­te­ner­se neu­tral. En su­ma, fal­ta un co­men­ta­rio edi­to­rial, una to­ma de po­si­ción an­te la vi­da de es­ta mu­jer, un na­rra­dor que ex­pli­que cuál es la in­ten­ción de com­pa­rar la vi­da de es­tos tres per­so­na­jes. Le fal­tó vi­sión a Lu­cia­na Ka­plan. Ha­ber­se que­da­do en la idea mo­der­nis­ta de que pa­ra ha­cer do­cu­men­ta­les bas­tan los he­chos sor­pren­de cuan­do uno mi­ra su fil­mo­gra­fía: fue pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de Pre­sun­to cul­pa­ble, uno de los do­cu­men­ta­les más im­por­tan­tes en la his­to­ria de Mé­xi­co. Uno supone que aquí la di­rec­to­ra ha­bría to­ma­do con­cien­cia de la im­por­tan­cia de to­mar po­si­ción, ofre­cer al­ter­na­ti­vas y no de­jar al pú­bli­co an­te una si­tua­ción que in­co­mo­da por­que fren­te al su­fri­mien­to

_ de es­ta mu­jer, sen­ta­dos en una sa­la de ci­ne, ¿qué va­mos a ha­cer? Te sien­tes con­for­ta­ble­men­te bur­gués e in­sen­si­ble, mi­ran­do la his­to­ria de un país cu­yas ba­ses ha­ce mu­cho se des­fon­da­ron.

Fal­ta un co­men­ta­rio edi­to­rial, una to­ma de po­si­ción an­te la vi­da de es­ta mu­jer me­xi­ca­na

Rush Hour. Di­rec­ción: Lu­cia­na Ka­plan. Mé­xi­co, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.