“Don­de hay dra­ma… hay ci­ne”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com FO­TO­GRA­FÍA CAC­TUS FIL­ME & VI­DEO

En pro­me­dio, los ha­bi­tan­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co in­ver­ti­mos 88 mi­nu­tos en el tras­la­do de nues­tra ca­sa al tra­ba­jo. El nú­me­ro no nos di­ce qué su­ce­de du­ran­te el tra­yec­to y me­nos aún su in­ci­den­cia en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Con el ob­je­ti­vo de pro­fun­di­zar en las his­to­rias per­so­na­les que vi­ven los ha­bi­tan­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Estambul y Los Án­ge­les, la ci­neas­ta Lu­cia­na Ka­plan fil­mó el do­cu­men­tal Rush Hour.

¿De dón­de vie­ne la idea de pen­sar en el tiem­po que in­ver­ti­mos en des­pla­zar­nos de un lu­gar a otro?

La pe­lí­cu­la na­ció por una ex­pe­rien­cia per­so­nal. Ha­bía una mu­jer que me ayu­da­ba a cui­dar a mi hi­ja cuan­do era más chi­ca. In­ver­tía seis ho­ras en el tra­yec­to: tres de ida y tres de re­gre­so. Ca­da día me con­ta­ba lo que pa­sa­ba du­ran­te el re­co­rri­do: inun­da­cio­nes, asal­tos, et­cé­te­ra. Me im­pre­sio­na­ba que pa­sa­ra más días en el trans­por­te pú­bli­co que en su tra­ba­jo. Co­mo ella, vi­ven mi­llo­nes de per­so­nas. No nos da­mos cuen­ta de la mag­ni­tud del pro­ble­ma que im­pli­ca.

Por­que lo te­ne­mos asu­mi­do co­mo al­go co­ti­diano.

Cla­ro, y la pe­lí­cu­la nos in­vi­ta a cues­tio­nar­nos si es­ta­mos con­ten­tos con el ti­po de ciu­da­des que he­mos crea­do, tan­to los ha­bi­tan­tes co­mo los go­bier­nos. Nos fal­ta pre­gun­tar­nos: ¿có­mo lle­ga­mos a es­to?

¿Por qué fil­mar­la en Los Án­ge­les, Estambul y la Ciu­dad de Mé­xi­co?

No que­ría que se con­vir­tie­ra en una pe­lí­cu­la so­bre la Ciu­dad de Mé­xi­co por­que es un pro­ble­ma de las gran­des ur­bes. La gen­te no vi­ve cer­ca de don­de tra­ba­ja y es­to aca­rrea una se­rie de con­flic­tos. Hi­ce una in­ves­ti­ga­ción so­bre las ciu­da­des don­de la gen­te pa­sa más tiem­po en el trá­fi­co y así lle­gué a Estambul y Los Án­ge­les.

Ca­si sin pro­po­nér­se­lo, ter­mi­na sien­do una pe­lí­cu­la so­bre la so­le­dad.

Sí, por­que es una con­se­cuen­cia. El otro día leí que en el Es­ta­do de Mé­xi­co subió el ín­di­ce de obe­si­dad in­fan­til de­bi­do a que las ma­dres no es­tán en ca­sa du­ran­te el día. Son co­sas que de­be­mos ana­li­zar. Soy op­ti­mis­ta y creo que to­da­vía po­de­mos re­ver­tir las co­sas. Con ese es­pí­ri­tu hi­ce la pe­lí­cu­la.

En el ca­so de Estambul y la Ciu­dad de Mé­xi­co, es­to se re­fle­ja en mar­gi­na­ción so­cial.

La gen­tri­fi­ca­ción ex­pul­sa de las zo­nas centrales a quie­nes tie­nen los suel­dos más ba­jos. Es­tos fe­nó­me­nos, que no pa­re­cen ser tan im­por­tan­tes, im­pac- tan a ni­vel ur­bano y de se­gu­ri­dad. Al fi­nal que­ría ha­blar de la so­cie­dad mo­der­na. El es­trés y la neu­ro­sis acu­mu­la­dos ge­ne­ran una psi­co­sis so­cial a la que ya es­ta­mos acos­tum­bra­dos.

¿Có­mo dar­le a es­to un tra­ta­mien­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co pa­ra que quien lo vi­ve pue­da sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do en la pe­lí­cu­la?

Bus­qué his­to­rias que re­fle­ja­ran el dra­ma del hom­bre co­mún. El ci­ne es con­flic­to e in­ten­té en­con­trar las pe­que­ñas odi­seas co­ti­dia­nas. No es una pe­lí­cu­la fría, con es­ta­dís­ti­cas y nú­me­ros. Qui­se en­con­trar el dra­ma hu­mano por­que don­de hay dra­ma… hay ci­ne. Las his­to­rias de los per­so­na­jes tie­nen que ver con lo que nos pa­sa a to­dos; por eso es una pe­lí­cu­la muy emo­cio­nal. Con Rush Hour que­ría mos­trar que to­dos so­mos pe­que­ños hé­roes co­ti­dia­nos que nos li­mi­ta­mos a so­bre­vi­vir.

¿Qué po­der en­cuen­tra en el do­cu­men­tal pa­ra bus­car in­ci­dir en la reali­dad?

Hay al me­nos dos ti­pos de do­cu­men­ta­les. Por un la­do, el in­for­ma­ti­vo, que me pa­re­ce vá­li­do por­que bus­ca trans­mi­tir un co­no­ci­mien­to. Pe­ro hay otro, que me in­tere­sa más: me re­fie­ro al

_ que bus­ca co­nec­tar emo­cio­nal­men­te y ha­cer pen­sar al es­pec­ta­dor por me­dio del con­flic­to. Vi­vi­mos una épo­ca en la que los do­cu­men­ta­les in­ci­den ca­da vez más en la reali­dad y por eso tie­nen más va­lor que la fic­ción.

“Que­ría ha­blar de la so­cie­dad mo­der­na, del es­trés y la neu­ro­sis acu­mu­la­dos”

Rush Hour re­fle­xio­na so­bre el caos y los pro­ble­mas de mo­vi­li­dad en las gran­des ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.