El ta­ller de Él­mer

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx FO­TO­GRA­FÍA CORTESÍA GE­TA­FE NE­GRO

lmer Men­do­za (Cu­lia­cán, 1949) se ba­jó de la sie­rra de Si­na­loa, cru­zó el char­co y lle­gó a Frank­furt pa­ra des­cu­brir el oto­ño. “Es que en mi tie­rra no­más hay dos es­ta­cio­nes: ve­rano y la del fe­rro­ca­rril. Y en Frank­furt aca­bo de ver ho­jas de ma­ple do­ra­das que se caen con el ai­re. Co­mo en las pos­ta­les”, con­tó el es­cri­tor, pa­ra rom­per el hie­lo, an­tes de co­men­zar el ta­ller li­te­ra­rio con el que se inau­gu­ró el Fes­ti­val Ge­ta­fe Ne­gro, la se­ma­na de ac­ti­vi­da­des en torno a la no­ve­la po­li­cia­ca que año con año se lle­va a ca­bo en el sur de Ma­drid y que es­te 2018 tie­ne a Mé­xi­co co­mo in­vi­ta­do de ho­nor.

Men­do­za, lla­ma­do aquí “el rey de la nar­co­li­te­ra­tu­ra”, trae ba­jo el bra­zo su nue­va no­ve­la, Ase­si­na­to en el Par­que Si­na­loa (Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se), pro­ta­go­ni­za­da por su ya fa­mo­so de­tec­ti­ve Éd­gar Zur­do Men­die­ta, un po­li­cía me­lan­có­li­co que se desen­vuel­ve en un pai­sa­je de vio­len­cia y co­rrup­ción. Él­mer lle­gó al ta­ller con sa­co, pe­ro sin cor­ba­ta, con el pe­lo al­bo­ro­ta­do, la bar­ba ra­la y con su acen­to re­cio se di­ri­gió al pu­ña­do de alum­nos: “Han ve­ni­do a to­mar es­te cur­so con­mi­go y es­tán obli­ga­dos a ser geniales”. En­ton­ces pu­so en el pi­za­rrón las cin­co re­glas del buen na­rra­dor:

To­mar el to­ro por los cuer­nos. Quien quie­ra es­cri­bir, ha de ha­cer­lo siem­pre.

Te­ner per­so­na­li­dad. ¿Qué ti­po de es­cri­tor quie­ren ser?

Con­quis­tar el te­rri­to­rio. Te­ner un rin­cón en ca­sa pa­ra tra­ba­jar con dis­ci­pli­na.

Se­guir los con­se­jos del mú­si­co Louis Arms­trong: te­ner el ins­tru­men­to (un cua­derno o una compu­tado­ra), apren­der to­das las téc­ni­cas (to­das es­tán en Noticias del Im­pe­rio, de Fer­nan­do del Pa­so) y to­car con el al­ma (es­cri­bir con to­da la en­tre­ga e intensidad po­si­bles).

Lo­grar lo que de­cía el poe­ta Abu­ta­lib: es­cri­bir la fra­se que na­die ha es­cri­to. Con be­lle­za y mu­si­ca­li­dad, ade­más.

Di­jo el maes­tro, mien­tras to­dos to­má­ba­mos apun­tes, que los bue­nos es­cri­to­res no tie­nen pá­gi­nas en blan­co ni en ver­de ni en ne­gro. “Los es­cri­to­res te­ne­mos pro­yec­tos. Pro­yec­tos lar­gos que a ve­ces es­ta­mos a pun­to de man­dar al ca­ra­jo o que, an­te su en­ver­ga­du­ra, a ve­ces nos dan ga­nas de sui­ci­dar­nos. Pe­ro hay que se­guir siem­pre”, se­ña­ló. Lue­go nos dio tiem­po pa­ra es­cri­bir y pi­dió que le­yé­ra­mos en voz al­ta nues­tros tex­tos. A ca­da pun­to fi­nal le si­guie­ron sus crí­ti­cas y su­ge­ren­cias. Ha­bló de la im­por­tan­cia de crear una tra­ma, de pro­vo­car emo­cio­nes pa­ra “atra­par a esa bo­la de so­ber­bios que son los lec­to­res”, de su­bir y ba­jar la

Ca­da que vie­ne a Es­pa­ña, Ar­tu­ro Pé­rez–Re­ver­te quie­re lle­var­lo a co­no­cer La Man­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.