Mu­chos so­mos mi­gran­tes

En­sa­yo y pin­tu­ra sos­tie­nen un diá­lo­go en es­tas pá­gi­nas que re­fres­can los con­cep­tos de so­li­da­ri­dad y hu­ma­ni­ta­ris­mo

Milenio - Laberinto - - PENSAMIENTO - LUIS JA­VIER LÓ­PEZ FARJEAT OBRA PIC­TÓ­RI­CA GUS­TA­VO MONROY

El vier­nes 19 de octubre la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, prin­ci­pal­men­te hon­du­re­ños, rom­pió la va­lla fron­te­ri­za en­tre Gua­te­ma­la y Mé­xi­co. Mi­les de per­so­nas se api­ña­ron en el puen­te fron­te­ri­zo Ro­dol­fo Ro­bles. Has­ta el mo­men­to, al­gu­nas han lo­gra­do in­gre­sar a te­rri­to­rio me­xi­cano, ya sea en ca­li­dad de re­fu­gia­das o es­qui­van­do los con­tro­les mi­gra­to­rios. Las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas tra­ta­ron de con­te­ner­las. Sin em­bar­go, la ca­ra­va­na ha con­ti­nua­do su recorrido. Las reac­cio­nes an­te tal si­tua­ción han si­do las es­pe­ra­das. Por una par­te, hay quie­nes re­prue­ban la pre­sen­cia de los mi­gran­tes por dis­tin­tas ra­zo­nes — ra­cis­mo, cla­sis­mo, xe­no­fo­bia, mie­do a que los mi­gran­tes les ro­ben su em­pleo, o por­que, des­afor­tu­na­da­men­te, han si­do agre­di­dos por de­lin­cuen­tes mi­gran­tes—. Quie­nes re­cha­zan la pre­sen­cia de mi­gran­tes pien­san que con­tro­lar las fron­te­ras es un te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal y es­pe­ran que el go­bierno me­xi­cano de­ten­ga y de­por­te a los ile­ga­les. Por otra par­te, exis­ten quie­nes, más allá de un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal, se per­ca­tan de que es­ta­mos an­te una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria: es prio­ri­ta­rio pro­te­ger a esas per­so­nas que hu­yen de la vio­len­cia y las con­di­cio­nes de po­bre­za que exis­ten en sus paí­ses. Hon­du­ras es uno de los paí­ses más vio­len­tos y más del 60 por cien­to de su po­bla­ción vi­ve en con­di­cio­nes de po­bre­za. Mé­xi­co tam­po­co es un pa­raí­so: nues­tros ni­ve­les de vio­len­cia, po­bre­za y co­rrup­ción son alar­man­tes. Ima­gi­ne­mos cuál se­rá la si­tua­ción en al­gu­nos paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos que, pa­ra al­gu­nos, Mé­xi­co, a pe­sar del cli­ma de vio­len­cia en el que vi­vi­mos, es una me­jor op­ción. Otros, co­mo se sa­be, pre­ten­den in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos, en don­de no se­rán bien­ve­ni­dos. Co­mo al­can­za a vis­lum­brar­se, el pro­ble­ma no es me­nor y po­la­ri­za los pun­tos de vis­ta.

Des­de siem­pre hu­bo enor­mes olas mi­gra­to­rias, in­clu­so an­tes de que mar­cos le­ga­les y acuer­dos in­ter­na­cio­na­les re­gu­la­ran la cir­cu­la­ción de las per­so­nas. Por mu­cho tiem­po, la mi­gra­ción fa­vo­re­ció a mu­chos paí­ses. En va­rios de ellos la ma­yo­ría de la po­bla­ción o una por­ción al­ta­men­te re­pre­sen­ta­ti­va es mi­gran­te y, en con­se­cuen­cia, la eco­no­mía se sos­tie­ne gra­cias a su pre­sen­cia. Ha cir­cu­la­do en las re­des so­cia­les una sen­ten­cia que no es del to­do fal­sa: to­dos —o cuan­do me­nos mu­chos— so­mos mi­gran­tes. No obs­tan­te, en es­tos tiem­pos tan pe­cu­lia­res, es­ta­mos pre­sen­cian­do la “ile­ga­li­za­ción de la mi­gra­ción”. Exis­te un pá­ni­co a los flu­jos mi­gra­to­rios. Se ha ge­ne­ra­li­za­do la idea de que las na­cio­nes prós­pe­ras han de for­ta­le­cer los con­tro­les fron­te­ri­zos por­que la mi­gra­ción po­dría sa­lir de con­trol y des­es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca in­ter­nas, ade­más de que afec­ta­ría a la so­be­ra­nía de los paí­ses de lle­ga­da. An­te es­ta si­tua­ción exis­ten quie­nes creen que las fron­te­ras de­ben ce­rrar­se y quie­nes creen que, al con­tra­rio, de­ben abrir­se; exis­ten los an­ti-mi­gran­tes y los pro-mi­gran­tes. El de­ba­te in­vo­lu­cra asun­tos muy com­ple­jos que van des­de el desafío eco­nó­mi­co que po­dría im­pli­car la en­tra­da de mi­gran­tes, el des­equi­li­brio an­te las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de por sí ya es­ca­sas, el in­cre­men­to de la de­lin­cuen­cia al no exis­tir los re­cur­sos pa­ra ga­ran­ti­zar al mi­gran­te un en­torno so­cial y la­bo­ral ade­cua­do, has­ta la idea —muy en bo­ga con los re­bro­tes na­cio­na­lis­tas— de que los mi­gran­tes son un ries­go pa­ra la pre­ser­va­ción de las iden­ti­da­des na­cio­na­les y cul­tu­ra­les.

Lo que con fre­cuen­cia se pier­de de vis­ta en los de­ba­tes pú­bli­cos so­bre es­te te­ma es que los mi­gran­tes son per­so­nas y, en con­se­cuen­cia, me­re­cen un tra­to digno y hu­mano. La mi­gra­ción, en efec­to, no es un asun­to ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vo. Es un asun­to que tras­cien­de el de­re­cho de una na­ción a con­tro­lar sus fron­te­ras. Es­te de­re­cho es­tá en reali­dad con­di­cio­na­do por un con­jun­to de obli­ga­cio­nes morales ad­qui­ri­das por los paí­ses en los dis­tin­tos acuer­dos mi­gra­to­rios in­ter­na­cio­na­les: es im­pe­ra­ti­vo pro­te­ger la in­te­gri­dad del mi­gran­te y ga­ran­ti­zar el res­pe­to a sus de­re­chos hu­ma­nos. Que en la prác­ti­ca su­ce­da lo con­tra­rio es al­go ver­gon­zo­so. An­te si­tua­cio­nes co­mo las del vier­nes 19 de octubre en la fron­te­ra sur o co­mo las que su­ce­den to­dos los días en la fron­te­ra nor­te, el pro­ble­ma más di­fí­cil es si se de­be o no de­por­tar a los mi­gran­tes ile­ga­les. La res­pues­ta es con­tun­den­te, aun­que pa­ra al­gu­nos es in­có­mo­da: en es­tos ca­sos la de­por­ta­ción es in­mo­ral e in­hu­ma­na. La de­por­ta­ción lle­va­ría a esas per­so­nas a su ani­qui­la­ción. En tiem­pos del na­zis­mo se sus­ci­tó un di­le­ma si­mi­lar: o se ayu­da­ba a los ju­díos o se les ga­ran­ti­za­ba su ex­ter­mi­nio. Por for­tu­na, siem­pre ha ha­bi­do

El mi­gran­te es vul­ne­ra­ble. Su vi­da es­tá en cons­tan­te ries­go, es mal­tra­ta­do y tor­tu­ra­do

aso­cia­cio­nes, gru­pos y per­so­nas tra­ba­jan­do ac­ti­va­men­te en pro del mi­gran­te. To­das ellas me­re­cen nues­tro res­pe­to, ad­mi­ra­ción y apo­yo. Son, co­mo di­ría Ja­vier Si­ci­lia, par­te de la “re­ser­va mo­ral” de es­te país.

El mi­gran­te vie­ne hu­yen­do de si­tua­cio­nes la­men­ta­bles. Los me­xi­ca­nos po­dría­mos ser sen­si­bles a ello en vis­ta de que nues­tra si­tua­ción tam­po­co es la me­jor. Al tras­la­dar­se a otro país, el mi­gran­te pa­sa por si­tua­cio­nes muy ad­ver­sas: la fron­te­ra sur, al igual que la del nor­te, es ate­rra­do­ra. El mi­gran­te es al­ta­men­te vul­ne­ra­ble. Su vi­da es­tá en cons­tan­te rie­go. Mu­chas ve­ces es mal­tra­ta­do y tor­tu­ra­do por la po­li­cía fron­te­ri­za, por agen­tes mi­gra­to­rios o por gru­pos cri­mi­na­les. Pa­sa ham­bre y sed. En oca­sio­nes, mue­re en el ca­mino. Si lle­ga a su des­tino, su tra­ge­dia con­ti­núa: lle­ga a un nue­vo país en don­de no tie­ne tra­ba­jo, en el que se le des­pre­cia y se le mar­gi­na. Si al­guien le ofre­ce un em­pleo, se le pa­ga mal y es ex­plo­ta­do. En oca­sio­nes, su úni­ca al­ter­na­ti­va es ser re­clu­ta­do por pan­di­llas cri­mi­na­les o por nar­co­tra­fi­can­tes. El cos­to de la su­per­vi­ven­cia es al­to. Hay con­na­cio­na­les en si­tua­cio­nes si­mi­la­res, en efec­to. Y nues­tro com­pro­mi­so mo­ral y so­cial no pue­de ex­cluir­los a ellos. El pro­nun­cia­mien­to de Ló­pez Obra­dor (“Aquí ha­brá em­pleos pa­ra me­xi­ca­nos y mi­gran­tes”) es desea­ble, aun­que im­pli­ca un gran desafío. ¿Es­ta­re­mos a la al­tu­ra, go­bierno y so­cie­dad ci­vil, de ge­ne­rar los cam­bios so­cio-po­lí­ti­cos re­que­ri­dos pa­ra ali­viar la si­tua­ción de los mi­les de me­xi­ca­nos po­bres y mar­gi­na­dos y, al mis­mo tiem­po, brin­dar el apo­yo ne­ce­sa­rio a los her­ma­nos mi­gran­tes? ¿Ser­vi­rá “la ame­na­za mi­gran­te” pa­ra que aque­llos me­xi­ca­nos, su­mi­dos aún en la apa­tía, el egoís­mo y la in­di­fe­ren­cia, se per­ca­ten de que la cons­truc­ción de so­cie­da­des más hu­ma­nas y más jus­tas es ur­gen­te y no es aje­na a na­die?

Hay, en la tra­di­ción cris­tia­na, una fa­mo­sa pa­rá­bo­la, la del sa­ma­ri­tano, de la que to­dos, in­clui­dos los no cris­tia­nos, po­de­mos apren­der al­go. La his­to­ria es co­no­ci­da: un sa­ma­ri­tano —un fue­re­ño— se en­cuen­tra con un he­ri­do en el ca­mino y en­ton­ces lo re­co­ge y lo au­xi­lia. Se ha en­ten­di­do que el sa­ma­ri­tano es un ami­go en la ne­ce­si­dad. Sin em­bar­go, co­mo ob­ser­va Iván Illich, en reali­dad es al­guien que no so­lo ex­ce­de la fron­te­ra de su pre­fe­ren­cia ét­ni­ca, que es cuidar ex­clu­si­va­men­te a los su­yos, sino que, ade­más, co­me­te una es­pe­cie de trai­ción al brin­dar­se a su enemi­go. Su ac­to es un ejer­ci­cio de li­ber­tad de elec­ción cu­ya ra­di­cal no­ve­dad ha si­do pa­sa­da por al­to. En es­ta es­ce­na, ex­pli­ca Illich, en­con­tra­mos que no exis­te for­ma de ca­te­go­ri­zar quién es mi pró­ji­mo por­que to­do ser hu­mano lo es. En es­ta pa­rá­bo­la en­con­tra­mos un lla­ma­do a una ac­ti­tud mo­ral, a un va­lor co­mún in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer bro­tar una for­ma de co­mu­ni­dad hu­ma­na trans­for­ma­da: es cortesía, hos­pi­ta­li­dad, be­ne­vo­len­cia.

Las obras que aquí pre­sen­ta­mos for­man par­te de una se­rie que Gus­ta­vo Monroy ha tra­ba­ja­do des­de ha­ce al­gu­nos años y se dan a co­no­cer por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.