Día de Spec­tre

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com FO­TO­GRA­FÍA CUARTOSCURO

En el neo­li­be­ra­lis­mo las tra­di­cio­nes tie­nen pre­cio, y en­tre más rá­pi­do se ven­dan me­nos se de­va­lúan. El Día de Muertos era em­ble­má­ti­co de nues­tra iden­ti­dad, has­ta que lle­gó Ja­mes Bond, el agen­te 007 y su lar­go­me­tra­je pu­bli­ci­ta­rio en el que es­tá a la ven­ta, des­de su ro­pa in­te­rior a la Ca­tri­na de Po­sa­da y los Tzom­pantli. Lo más ba­ra­to, por su­pues­to fue nues­tra Cultura. La fal­sa va­len­tía an­te la muer­te del fol­clor patrio le dio el to­que exó­ti­co al gla­mour del es­pio­na­je ul­tra ma­cho y se­xual, ir a los ta­cos de ca­nas­ta en un As­ton Mar­tin, y ser la es­ce­no­gra­fía tacky de una pe­lí­cu­la se­rie B es el me­xi­can dream. El agen­te 007 y su equi­po de stunts ate­rri­za­ron so­bre los te­ja­dos del Cen­tro His­tó­ri­co y ma­ta­ron el Día de Muertos, aho­ra la mi­sión im­po­si­ble es re­cu­pe­rar la ver­da­de­ra tra­di­ción en­te­rra­da por el mar­ke­ting. Pre­su­mien­do ofren­das neo­li­be­ra­les, ha­ce­mos des­fi­les imi­tan­do la pe­lí­cu­la, los ma­qui­lla­jes y dis­fra­ces, to­da la pa­ra­fer­na­lia es un re­ma­ke de ba­jo pre­su­pues­to y sin es­pías in­mor­ta­les. Las au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les en­car­ga­das de fo­men­tar las fas­hio­nis­tas tra­di­cio­nes ori­gi­na­les de­be­rían in­vi­tar fa­mo­sos pa­ra que des­fi­la­ran y vol­ver a dar­le pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Los ale­bri­jes con­tem­po­rá­neos ya pa­re­cen Trans­for­mers, es muy re­fres­can­te que la Ca­tri­na y los nue­vos dis­fra­ces sean un sin­cre­tis­mo en­tre car­na­val bra­si­le­ño, Fri­da Kah­lo y Ha­llo­ween. Des­po­ja­da de su sen­ti­do trá­gi­co prehis­pá­ni­co se mu­rió nues­tra tra­di­ción pe­ro na­ció otra, eso es­tá muy bien, tal vez sea ne­ce­sa­rio que los crea­ti­vos de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to rein­ven­ten to­da nues­tra His­to­ria y sea apre­cia­da por el pú­bli­co in­vi­tan­do a re­plan­tear su iden­ti­dad. So­mos más me­xi­ca­nos vis­tos por los ex­tran­je­ros que por no­so­tros mis­mos, co­mo las ca­ri­ca­tu­ras de Speedy Gon­za­les o los nar­cos de los th­ri­llers de ci­ne y te­le­vi­sión. Eso pa­só con Fri­da, has­ta que Ma­don­na desató la fri­da­ma­nía na­die se pa­ra­ba por la Ca­sa Azul que es­ta­ba ca­si en rui­nas, hoy es co­mo ir a Ta­co Bell. La reac­ti­va­ción pa­trió­ti­ca po­dría con­tra­tar al equi­po de Spec­tre y re­mas­te­ri­zar to­das nues­tras tra­di­cio­nes, sím­bo­los pa­trios y des­fi­les, con una nue­va ver­sión de no­so­tros mis­mos, más co­lo­ri­da y ven­di­ble le­van­ta­rían el tan de­pri­mi­do es­pí­ri­tu na­cio­na­lis­ta. La Ma­dre Pa­tria en­car­na­da por una Chi­ca Bond, con­ver­tir, ya por fin, en par­que te­má­ti­co las zo­nas ar­queo­ló­gi­cas, con áreas de fast food y de­más atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos. En los mu­ra­les sus­ti­tuir el ros­tro de al­guno de _ nues­tros pró­ce­res por la ca­ra del he­roi­co 007 que ven­ce a los ma­los, y siem­pre an­da bien ves­ti­do, re­no­ván­do­lo con ca­da cas­ting. En es­ta vi­sión más op­ti­mis­ta ten­dría­mos el alien­to pa­ra al­can­zar el es­ta­tus de ser el Ami­go Country del pri­mer mun­do.

Des­fi­le del Día de Muertos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.