Los co­ches

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - ELOY URROZ

A Fa­bio Mo­rá­bi­to

Hay una Pro­vi­den­cia en­tre los co­ches lo mis­mo que se es­con­de —sin sa­ber­lo— Otra pa­ra los cuer­pos de los hom­bres. Lo su­pe ape­nas, cuan­do ma­ne­ja­ba. De pron­to Es­ta­ba allí, por to­das par­tes, Con­tem­plán­do­me: en­ton­ces yo mi­ra­ba la más ín­ti­ma vi­da de los co­ches: ocres, man­sos ca­ba­llos por mi ca­lle. No son ellos que bus­can cho­car, so­mos no­so­tros re­be­lán­do­nos, ahí­tos de otros cuer­pos y an­sio­sos otra vez de he­rir­nos, si se pue­de, con sus vi­drios.

Es­te poe­ma per­te­ne­ce al vo­lu­men Apar­te de to­do, no hay na­da (Textos de Di­fu­sión Cul­tu­ral/ UNAM, Mé­xi­co, 2018).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.