“Lo más ad­mi­ra­ble de Paul es su de­cen­cia”

Phi­lip Nor­man da cuen­ta de los re­tos y tro­pie­zos que en­fren­tó pa­ra es­cri­bir la bio­gra­fía del co­fun­da­dor de los Beatles

Milenio - Laberinto - - MÚSICA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con FO­TO­GRA­FÍA PE­TE MA­RI­NER

Se­te­cien­tas no­ven­ta y cua­tro pá­gi­nas con­for­man Paul McCart­ney. La bio­gra­fía (Mal­pa­so, 2018), li­bro que na­die ima­gi­nó po­si­ble por­que du­ran­te años Phi­lip Nor­man (Lon­dres, 1943) man­tu­vo una rís­pi­da re­la­ción con el co­fun­da­dor de los Beatles, a pe­sar de que fue el pro­pio McCart­ney quien le dio el sal­vo­con­duc­to al uni­ver­so de la ban­da. Nor­man lo cuen­ta en el pró­lo­go: su­ce­dió en New­castle el 4 de di­ciem­bre de 1965, du­ran­te la úl­ti­ma gi­ra bri­tá­ni­ca. Paul acep­tó una en­tre­vis­ta pa­ra el Nort­hern Echo, un pe­rió­di­co de po­ca mon­ta pa­ra el que tra­ba­ja­ba Nor­man. Li­ge­ro, mo­des­to, co­mo si la fa­ma, el di­ne­ro y el gla­mour no fue­ran na­da pa­ra él, McCart­ney en­tor­nó la puer­ta del ca­me­rino im­pro­vi­sa­do y el re­por­te­ro ac­ce­dió fá­cil­men­te a John, Geor­ge y Rin­go. La con­ver­sa­ción fue es­pon­tá­nea, di­ver­ti­da y, pa­ra re­ma­tar, Paul lo de­jó sos­te­ner su ba­jo Höf­ner mo­de­lo “vio­lín”, de­fe­ren­cia que po­dría sim­bo­li­zar el que un pis­to­le­ro de los más bus­ca­dos per­mi­tie­ra a otro apun­tar al va­cío con su Colt 45. A par­tir de en­ton­ces, el nom­bre de Phi­lip Nor­man se­ría im­po­si­ble de di­so­ciar del cuar­te­to de Li­ver­pool, pues más ade­lan­te es­cri­bió Shout!, cró­ni­ca biográfica de los Beatles, y John Len­non: Li­fe, tí­tu­los que ar­mo­ni­zan con su vo­ca­ción de ex­plo­ra­dor de vi­das aje­nas, prin­ci­pal­men­te de mú­si­cos, co­mo las sem­blan­zas que hi­zo de Buddy Holly, Mick Jag­ger y El­ton John, aun­que ha­bría que de­cir que Nor­man no so­lo es bió­gra­fo, tam­bién es no­ve­lis­ta y dra­ma­tur­go.

Fle­má­ti­co co­mo to­do bri­tá­ni­co de ce­pa, me res­pon­de la pre­gun­ta de por qué tras do­ce­nas de tí­tu­los que se han pu­bli­ca­do so­bre los Beatles él no aban­do­na el ar­gu­men­to y

sus per­so­na­jes. “Des­pués de mi­les, de millones de pa­la­bras que es­cri­bí so­bre Paul McCart­ney a lo lar­go de los años, me di cuen­ta de que mi pun­to de vis­ta so­bre su per­so­na­li­dad no era ob­je­ti­vo. Mu­cha gen­te cues­tio­na por qué des­pués de Shout!, la his­to­ria de los Beatles que pu­bli­qué en los años ochen­ta, vuel­vo a es­cri­bir so­bre él si ya to­do mun­do co­no­ce la his­to­ria. La cues­tión es que con el tiem­po me di cuen­ta de que el au­tén­ti­co McCart­ney es un hom­bre mu­cho más fas­ci­nan­te de lo que pro­yec­ta su ima­gen pública, y esa es la ra­zón por la que de­ci­dí apos­tar por una bio­gra­fía de es­ta na­tu­ra­le­za”. Bio­gra­fía que, por cier­to, en su au­to­ría re­sul­ta pa­ra­dó­ji­ca por­que en Shout! tra­tó a Paul McCart­ney con ru­de­za in­ne­ce­sa­ria. Me­nos­pre­ció su ta­len­to y su va­lía en el cuar­te­to, sos­tu­vo que la ge­nia­li­dad le co­rres­pon­día so­lo a John Len­non, y lo re­du­jo al pa­té­ti­co pa­pel de pu­bli­rre­la­cio­nis­ta de la ban­da. A pe­sar de to­do, McCart­ney le au­to­ri­zó lle­var a ca­bo el li­bro: “Fue una sor­pre­sa enor­me que me die­ra su au­to­ri­za­ción (tá­ci­ta) pa­ra es­cri­bir la bio­gra­fía. Re­co­noz­co que fui in­jus­to con él en la obra so­bre los Beatles pues no obs­tan­te el dis­tan­cia­mien­to que tu­vi­mos, cuan­do es­ta­ba es­cri­bien­do el vo­lu­men so­bre Len­non me lla­mó pa­ra ayu­dar­me con cier­tos de­ta­lles de la his­to­ria que so­lo él po­día con­tar, lo que me pa­re­ció ex­tre­ma­da­men­te ge­ne­ro­so de su par­te. Le pe­dí que me con­tes­ta­ra al­gu­nas pre­gun­tas por e–mail, y lo hi­zo más rá­pi­do de lo que pen­sa­ba”.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre tu obra y la de otros bió­gra­fos co­mo Barry Mi­les?

A pe­sar de lo ex­ten­so y acu­cio­so del li­bro de Barry Mi­les, su tra­ba­jo cul­mi­na con el fi­nal de los Beatles. A mí siem­pre me ha im­por­ta­do más lo que pa­só des­pués. Pri­me­ro con Len­non y lue­go con Paul. La gen­te pien­sa que con ser un ex Beatle era su­fi­cien­te pa­ra re­to­mar el rum­bo pe­ro lo cier­to es que las co­sas no fue­ron fá­ci­les. To­do fue muy du­ro pa­ra Paul, le cos­tó años pa­ra que la gen­te lo to­ma­ra en se­rio con su ban­da Wings, so­bre to­do por in­cluir a su es­po­sa Lin­da. Así que des­pués de los Beatles, mien­tras John y Geor­ge, e in­clu­so Rin­go, re­lan­za­ron sus ca­rre­ras, y hay que de­cir que lo hi­cie­ron muy bien, a Paul le to­mó mu­cho tiem­po con­se­guir­lo: a pe­sar de ser tan ta­len­to­so, de po­seer un encanto irre­sis­ti­ble, su es­fuer­zo fue mu­cho ma­yor que el de los otros.

¿Has de­tec­ta­do in­ven­tos o im­pre­ci­sio­nes en las múl­ti­ples bio­gra­fías del cuar­te­to que se han pu­bli­ca­do?

No, por­que no las leo. De­tes­to las bio­gra­fías pop. Son te­rri­bles. A sus au­to­res les fal­ta de­di­ca­ción, es­fuer­zo. Pa­ra es­cri­bir acer­ca de los mú­si­cos y su tra­ba­jo ne­ce­si­tas cier­ta ha­bi­li­dad y en­tre­ga pa­ra ser ob­je­ti­vo con tu per­so­na­je. No bas­ta con ser un fan. Ne­ce­si­tas ser un fan con la ca­pa­ci­dad pa­ra des­cu­brir el de­ta­lle in­tere­san­te de los ar­tis­tas y su obra.

¿Có­mo fue el pro­ce­so de es­cri­tu­ra? ¿Cuál fue el epi­so­dio más di­fí­cil de re­crear?

To­dos los ca­pí­tu­los de la vi­da de Paul son com­pli­ca­dos de na­rrar. Sin em- bar­go, el más com­ple­jo pe­ro fas­ci­nan­te fue el de su en­car­ce­la­mien­to en To­kio (por po­se­sión de dro­gas). Es­tu­vo en una cel­da re­pug­nan­te, con adic­tos, ase­si­nos y ma­fio­sos, y lo que hi­zo fue con­ver­tir esa ex­pe­rien­cia en al­go po­si­ti­vo. Creo que realmente dis­fru­tó es­tar ahí, co­mo si se hu­bie­ra da­do unas va­ca­cio­nes de ser Paul McCart­ney.

¿Lo más di­fí­cil de des­cu­brir?

McCart­ney co­mo per­so­na­je pú­bli­co. Es im­pre­de­ci­ble. La gen­te no lo ad­vier­te pe­ro es muy in­se­gu­ro. No co­mo un hom­bre or­di­na­rio ni con su fa­mi­lia sino co­mo ar­tis­ta. Es in­se­gu­ro en su tra­ba­jo. Co­mo to­dos los ge­nios, nun­ca es­tá sa­tis­fe­cho con lo que ha­ce. Pien­sa que pue­de con­ce­bir al­go me­jor en el fu­tu­ro, por lo que hay que se­guir y se­guir en el ca­mino. Aho­ra bien, se­gu­ra­men­te fal­ta­ron mu­chas co­sas que no vi. Ja­más lle­gas a es­cri­bir la úl­ti­ma pa­la­bra por más que ex­plo­res el ca­rác­ter de al­guien.

¿Cuál es el ma­yor cam­bio en­tre el Paul jo­ven y el Paul sep­tua­ge­na­rio?

Con la edad la gen­te se vuel­ve otra, en oca­sio­nes se con­vier­te en su con­tra­rio. En el ca­so de Paul, po­de­mos des­ta­car la agu­de­za, la sa­lud fí­si­ca, la ho­nes­ti­dad, aun­que lo más ad­mi­ra­ble, a pe­sar de la in­men­sa ri­que­za que ha ama­sa­do, es su de­cen­cia. Mien­tras mu­chas es­tre­llas se vuel­ven mons­truos, él si­gue sien­do un hom­bre de­cen­te.

¿Có­mo re­su­mi­rías la re­la­ción en­tre John y Paul?

John y Paul eran to­tal­men­te di­fe­ren­tes en lo fa­mi­liar, lo eco­nó­mi­co y so­cial, pe­ro co­mo mú­si­cos eran una simbiosis. Paul es zur­do y John era dies­tro pe­ro am­bos po­dían to­car sus res­pec­ti­vas gui­ta­rras de for­ma na­tu­ral, y de la mis­ma ma­ne­ra co­nec­ta­ban sus per­so­na­li­da­des: si uno em­pe­za­ba a com­po­ner una can­ción, el otro la ter­mi­na­ba en los mis­mos tér­mi­nos en que el pri­me­ro lo ha­bría he­cho. Co­mo si fue­ran una so­la per­so­na, el ni­vel crea­ti­vo era igual.

¿Có­mo de­fi­nes a ca­da uno de los Beatles?

No es po­si­ble ha­cer­lo, sal­vo en con­jun­to. Rin­go en so­li­ta­rio, por ejem­plo, no es realmente ad­mi­ra­ble sino so­lo con los Beatles.

¿Sa­bes si Paul ya le­yó el li­bro?

Sos­pe­cho que gen­te cer­ca­na a él ya lo le­yó, qui­zá pa­ra va­lo­rar la ca­li­dad de mi tra­ba­jo, pa­ra ver si hi­ce al­go de­co­ro­so o de lo con­tra­rio re­cor­dar­le que co­me­tió un error al per­mi­tir­me es­cri­bir so­bre su vi­da. No sé si va a es­tar to­tal­men­te de acuer­do con el re­sul­ta­do, aun­que le en­vié el ma­nus­cri­to por e–mail an­tes de su pu­bli­ca­ción, so­bre to­do por los ca­pí­tu­los acer­ca de su pa­dre, y res­pon­dió con un la­có­ni­co men­sa­je en el que de­cía que le pa­re­cía asom­bro­so que otra per­so­na le des­cu­brie­ra tan­tas co­sas de sí mis­mo.

Fo­to: AP

Fo­to: Wi­kia.com

Por­ta­da de La bio­gra­fía. Arri­ba: Paul McCart­ney du­ran­te un con­cier­to en To­ron­to. Aba­jo: Phi­lip Nor­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.