46:46.46

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Una vez sa­lí a co­rrer con Cris­ti­na Ri­ve­ra Gar­za en Cal­gary. Par­ti­mos del ho­tel Wes­tin en la Cuar­ta Ave­ni­da y de ahí pa­sa­mos a re­co­rrer una lar­ga ve­re­da conocida co­mo el Ri­ver­walk al cos­ta­do del río Bow. Nos ha­bía­mos pro­pues­to co­mo fi­nal del re­co­rri­do una cruz en el sue­lo del par­que Sien Lok. Lue­go del sprint fi­nal, en el ins­tan­te en que am­bos pi­sa­mos si­mul­tá­nea­men­te la men­ta­da cruz, de­tu­ve el cro­nó­me­tro. El tiem­po del re­co­rri­do fue de 46:46.46. Nos pa­re­ció un bo­ni­to nú­me­ro y has­ta au­gu­rio de al­go. Una cen­té­si­ma de se­gun­do an­tes o des­pués ha­bría des­ba­ra­ta­do la ar­mo­nía. Un cro­nó­me­tro pa­ra­do en 46:23.18 no ha­bría di­cho na­da, pe­ro de­te­ni­do en 46:46.47 ha­bría he­cho sen­tir que al­go se es­ca­pó de las ma­nos por un im­per­cep­ti­ble re­tra­so.

So­le­mos te­ner gus­to por los nú­me­ros re­don­dos o si­mé­tri­cos o con­se­cu­ti­vos cuan­do los te­ne­mos de­lan­te.

Pe­ro no nos gus­ta ten­tar la suer­te con ellos. Por eso ha­ce sie­te años nos de­lei­ta­mos con la fe­cha 11/11/11; ¿pe­ro quién se ani­ma a com­prar el bi­lle­te de lo­te­ría 11111? Por más que las ma­te­má­ti­cas di­gan que ese nú­me­ro tie­ne la mis­ma pro­ba­bi­li­dad de sa­lir pre­mia­do que el 16702, lo nor­mal es que pre­fi­ra­mos es­te úl­ti­mo.

Al­gu­na vez leí so­bre un hom­bre lleno de cin­cos. Ha­bía na­ci­do el 5 del mes 5 de un año ter­mi­na­do en 5; era el quin­to de cin­co her­ma­nos y va­rios cin­cos más. Un buen día fue al hi­pó­dro­mo. En la quin­ta ca­rre­ra un ca­ba­llo lla­ma­do Cin­co Es­tre­llas sa­lía del arran­ca­de­ro cin­co. Le apos­tó cin­co mil dólares, y el ca­ba­llo lle­gó en quin­to lu­gar.

Los nú­me­ros an­dan por el mun­do sin que les im­por­ten las su­pers­ti­cio­nes y, tra­tán­do­se del azar, res­pe­tan estrictamente las le­yes de la pro­ba­bi­li­dad. De na­da sir­ve so­plar­le a los da­dos pa­ra au­men­tar la via­bi­li­dad de un re­sul­ta­do. Pe­ro si el re­sul­ta­do es el desea­do, el pro­ta­go­nis­ta pen­sa­rá que el so­pli­do fue de­ter­mi­nan­te.

Cuan­do al­gu­nos se suben a un avión sa­ben que hay una pro­ba­bi­li­dad mí­ni­ma de que se es­tre­lle; pe­ro la pro­ba­bi­li­dad exis­te. Pa­ra no ate­mo­ri­zar­los mu­chas ae­ro­lí­neas brin­can en su nu­me­ra­ción la fi­la nú­me­ro trece, pe­ro, aun­que le cam­bien el nom­bre, la de­ci­mo­ter­ce­ra fi­la si­gue sien­do la trece.

Vol­vien­do a los nú­me­ros de lo­te­ría, me pre­gun­to si al­gún ven­de­dor al­gu­na vez sa­lió a ven­der el 22222 o el 44444, o si la mis­ma Lo­te­ría Na­cio­nal sa­be que esos bi­lle­tes se que­dan en ca­sa por ser in­ven­di­bles. ¿Qué ha ocu­rri­do con las va­rias mi­les de se­ries del 33333 des­de que la lo­te­ría es co­mo la co­no­ce­mos? ¿Exis­te el 00000? ¿Al­guien se atre­ve a com­prar el 66666? ¿Qué pa­sa con el 00001? ¿O con el 20000? ¿Cuál es la lis­ta de nú­me­ros que se con­si­de­ran in­ven­di­bles? ¿Co­mo­quie­ra los im­pri­men?

Pre­gun­tas en ver­dad pro­fun­das.

NÚ­ME­ROS CON­SE­CU­TI­VOS El im­pro­ba­ble ¿y fa­tí­di­co? bi­lle­te de la lo­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.