La Or­ques­ta Ba­su­ra

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx FO­TO­GRA­FÍA YOUTU­BE

Ala Or­ques­ta Ba­su­ra se le co­no­ce así por­que uti­li­za los des­po­jos pa­ra crear mú­si­ca. Es­tá for­ma­da por ni­ños y jó­ve­nes de Asun­ción (Pa­ra­guay) que con ins­tru­men­tos he­chos a ba­se de ho­ja­la­ta, plás­ti­co o car­tón in­ter­pre­tan te­mas clá­si­cos o po­pu­la­res pa­ra de­lei­tar al pú­bli­co de su ciu­dad, de su país y de dis­tin­tas na­cio­nes del mun­do. Ha­ce unos días, sus in­te­gran­tes lle­ga­ron a Es­pa­ña pa­ra em­pren­der una gi­ra de con­cier­tos que cul­mi­na­rá el pró­xi­mo mes en el Teatro Real de Ma­drid, acom­pa­ña­dos por la can­tan­te Ro­sa­rio Flo­res y el gru­po de per­cu­sión Toom­pack.

Ha­ce ya más de una dé­ca­da, Fa­vio Chá­vez, un li­cen­cia­do en Tec­no­lo­gía Am­bien­tal y ex­di­rec­tor de un co­ro de igle­sia, lle­gó a tra­ba­jar al ba­su­re­ro de Ca­teu­ra, en la pe­ri­fe­ria de Asun­ción, con un pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal de re­ci­cla­je, pe­ro mi­ra­ba a su al­re­de­dor y to­do pa­re­cía ca­re­cer de esperanza. En el de­sola­dor pai­sa­je se mez­cla­ban la mi­se­ria, el des­em­pleo, ni­ños sin es­tu­dios, las dro­gas y la vio­len­cia. Así que pa­ra con­tri­buir a su­pe­rar to­do eso se pro­pu­so dar cla­ses de mú­si­ca a al­gu­nos ve­ci­nos del lu­gar. “El no te­ner na­da no es ex­cu­sa pa­ra no ha­cer na­da”, les es­pe­tó.

El pro­ble­ma, cla­ro, era que no con­ta­ban con los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apren­der. Por eso fue­ron al ba­su­re­ro a res­ca­tar ma­te­ria­les des­pre­cia­dos pa­ra fa­bri­car­los ellos mis­mos. Un vio­lín o un ba­jo de la­ta no tie­nen la mis­ma so­no­ri­dad que los he­chos con de­li­ca­das ma­de­ras y cor­da­jes, pe­ro eso, en reali­dad, no era tan malo. Con los ele­men­tos ba­su­ro­sos el gru­po ten­dría un to­que es­té­ti­co y ar­mó­ni­co di­fe­ren­te. “To­do ese es­fuer­zo era en reali­dad un com­pro­mi­so de vi­da”, ca­vi­ló el im­pro­vi­sa­do mú­si­co que no tar­dó en ga­nar­se el res­pe­to de sus com­pa­trio­tas.

De es­ta ma­ne­ra, la co­mu­ni­dad que vi­vía en torno a Ca­teu­ra co­men­zó a li­brar­se del pe­sa­do es­tig­ma que la si­tua­ba en la ex­clu­sión so­cial y pron­to el tra­ba­jo y la fa­ma de la or­ques­ta tras­pa­sa­ron fron­te­ras. “En 2012 nos hi­cie­ron un do­cu­men­tal y eso nos ayu­dó pa­ra que el mun­do co­no­cie­ra nues­tra la­bor”, me con­tó Fa­vio Cha­véz des­pués de in­te­rrum­pir un en­sa­yo en el só­tano del ho­tel don­de se hos­pe­da la or­ques­ta en el que, si al­guien hu­bie­se ce­rra­do los ojos mien­tras so­na­ba la mú­si­ca de Beet­ho­ven, no ha­bría sa­bi­do de­cir si lo que es­cu­cha­ba era un vio­lín con sor­di­na o una ban­de­ja de horno gol­pea­da has­ta adop­tar la for­ma del ins­tru­men­to, una gui­ta­rra o dos la­tas de ca­cao pa­ra­gua­yo sol­da­das.

Lue­go, Da­vid Eche­ve­rría —19 años, es­tu­dian­te de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal— de­jó de to­car el ba­jo y me ex­pre­só la sa­tis­fac­ción que le pro­du­ce es­tar, des­de ha­ce tres años, en la for­ma­ción mu­si­cal. “Gra­cias a las gi­ras que ha­ce­mos he co­no­ci­do va­rios paí­ses. Pe­ro el que más me im­por­ta­ba era Es­pa­ña. Por­que aquí vi­ve y tra­ba­ja mi ma­má des­de ha­ce tres años y ella no pue­de ir a ver­me a Pa­ra­guay. Ya sa­bes: los pa­dres emi­gran y uno se que­da al cui­da­do de los abue­los, si es que los tie­nes, por­que hay mu­chos que no y aca­ban mal”, aña­dió el chi­co que dis­fru­ta in­ter­pre­tan­do pol­cas pa­ra­gua­yas. “Con ellas la gen­te se en­tu­sias­ma y nos acom­pa­ña con sus palmas en los con­cier­tos”, sub­ra­yó muy ri­sue­ño.

En Ca­teu­ra el pro­yec­to de­ri­vó, ade­más, en una es­cue­la. Allí se for­man hoy ca­si 300 alum­nos y en­tre ellos se se­lec­cio­na a los me­jo­res pa­ra in­te­grar­los en la Or­ques­ta de Ins­tru­men­tos Re­ci­cla­dos de Ca­teu­ra, su nom­bre ofi­cial que, con la ayu­da de la empresa de re­ci­cla­je Ecoem­bes, ya tie­ne una ré­pli­ca en Es­pa­ña. “Es ma­ra­vi­llo­so que los va­lo­res que em­pe­za­ron de for­ma muy lo­ca­li­za­da en Ca­teu­ra ten­gan el po­der de tras­cen­der a mi­les de ki­ló­me­tros”, di­jo Chá­vez, quien ya ha co­no­ci­do a los pe­que­ños que for­ma­rán par­te del pro­yec­to. “Son muy si­mi­la­res a los que yo co­no­cí cuan­do em­pe­cé es­to. In­quie­tos, tra­vie­sos. Y muy ilu­sio­na­dos por te­ner al­go más que apren­der”. A tra­vés de ese apren­di­za­je se fil­tran va­lo­res, co­no­ci­mien­tos, des­tre­zas y ha­bi­li­da­des que, pa­ra Fa­vio Chá­vez, tie­nen la po­si­bi­li­dad de cam­biar sus vi­das. “Por la dis­ci­pli­na, el res­pe­to, el com­pro­mi­so, la res­pon­sa­bi­li­dad y la crea­ti­vi­dad que to­do es­to con­tie­ne”.

La ver­sión es­pa­ño­la de la idea pa­ra­gua­ya se llama La Mú­si­ca del Re­ci­cla­je y es­tá for­ma­da por ni­ños del ma­dri­le­ño ba­rrio de Va­lle­cas (“su­re­ño, obre­ro, lleno de in­mi­gran­tes

_ y com­ba­ti­vo de to­da la vi­da”) que aho­ra en­cuen­tran en la mú­si­ca y la re­uti­li­za­ción una vál­vu­la de es­ca­pe a los pro­ble­mas que les ro­dean. Por­que lo que pa­ra mu­chos es ba­su­ra, pa­ra otros es el fu­tu­ro.

Si hu­bie­se ce­rra­do los ojos mien­tras so­na­ba Beet­ho­ven, no sa­bría si era un vio­lín o una ban­de­ja

In­te­gran­tes de la agru­pa­ción crea­da en Asun­ción, Pa­ra­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.