Na­rrar la re­sis­ten­cia

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MIRIAM MA­BEL MAR­TÍ­NEZ FO­TO­GRA­FÍA CEN­TRO CUL­TU­RAL TLA­TE­LOL­CO

El 19 de oc­tu­bre se inau­gu­ró, en el Cen­tro Cul­tu­ral Tla­te­lol­co, M68: Ciu­da­da­nías en mo­vi­mien­to, un me­mo­rial que in­vi­ta al vi­si­tan­te a re­co­rrer la his­to­ria de las re­sis­ten­cias en Mé­xi­co. La te­má­ti­ca se­rá per­ma­nen­te pe­ro no su con­te­ni­do. Al igual que el ma­cro re­po­si­to­rio di­gi­tal, m68.mx se­gui­rá cre­cien­do y pro­po­nien­do lec­tu­ras que en­ri­quez­can el pro­pó­si­to del me­mo­rial.

Es­ta exposición-ar­chi­vo es na­rra­da a tra­vés de pie­zas de ar­te (pin­tu­ra, fo­to­gra­fía, ins­ta­la­ción, grá­fi­ca), do­cu­men­tos, pren­sa, vi­deos, au­dios que van ar­man­do —emu­lan­do a la pro­pia mu­seo­gra­fía— un ri­zo­ma que une y ex­pan­de con­cep­tos, his­to­rias per­so­na­les y ex­plo­sio­nes co­lec­ti­vas que —a la ma­ne­ra de los co­lla­ges del pa­dre del pop art Ri­chard Ha­mil­ton— son reapro­pia­das y re­con­tex­tua­li­za­das pa­ra ge­ne­rar —co­mo lo hi­cie­ra el ar­tis­ta in­glés— una re­fle­xión vi­sual y crí­ti­ca so­bre la so­cie­dad de con­su­mo.

Uno de los atrac­ti­vos es la pues­ta mu­seo­grá­fi­ca. Las es­truc­tu­ras mo­du­la­res más que so­por­tes son par­te del dis­cur­so; ar­chi­ve­ros que son tran­si­ta­dos por el vi­si­tan­te, quien re­co­rre la mues­tra co­mo si fue­ra un glo­sa­rio vi­vien­te en el que las pie­zas de ar­te re­nun­cian a su “au­ra” pa­ra mi­me­ti­zar­se con el do­cu­men­to (Iz­quier­da, de Ar­tu­ro García Bus­tos) y, si­mul­tá­nea­men­te, el do­cu­men­to suel­ta su ri­gi­dez pa­ra ex­hi­bir­se en su pro­pia be­lle­za (grá­fi­ca de los re­gis­tros te­lú­ri­cos de los sismos de 1985).

Si bien hay una en­tra­da y una sa­li­da, la ex­hi­bi­ción es­tá dis­pues­ta co­mo un la­be­rin­to mo­derno: to­dos los ca­mi­nos lle­van al 68. Y, aun­que hay una lí­nea cro­no­ló­gi­ca, el es­pec­ta­dor en­tra a un via­je por el tiem­po. Se va y se vie­ne pa­ra en­ten­der có­mo fue la ex­plo­sión del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, de dón­de ve­nía ese áni­mo, qué ex­pre­sa­ba y, so­bre to­do, qué pro­vo­có no so­lo en el ám­bi­to po­lí­ti­co-so­cial, sino en la ges­ta­ción de una mi­ra­da po­lí­ti­ca (la obra del Gru­po Pro­ce­so Pen­tá­gono), de una for­ma de es­tar, co­mo lo evi­den­cia Cuen­tos pa­trió­ti­cos de Fran­cis Alÿs (vi­deo rea­li­za­do jun­to a Ra­fael Or­te­ga), de co­la­bo­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas y so­cie­dad ci­vil, co­mo las mu­ñe­cas Lu­cha y Vic­to­ria (di­se­ña­das por Vicente Ro­jo que con­fec­cio­na­ron las cos­tu­re­ras víc­ti­mas de los te­rre­mo­tos de 1985 y que se rein­ven­ta­ron co­mo ac­ti­vis­tas) o de la in­ter­ac­ción tec­no­ló­gi­ca, co­mo el vi­deo­jue­go Schis­ma de Ed­gar Ara­gón y Rodríguez.

Así, al igual que Ha­mil­ton, es­ta ex­hi­bi­ción en­tre­cru­za el ima­gi­na­rio me­diá­ti­co con la fi­lo­so­fía, lo po­pu­lar con lo cul­to, la ac­ción ci­vil con el ac­to ar­tís­ti­co… pa­ra pro­vo­car y se­guir na­rran­do la re­sis­ten­cia.

Pie­za de la exposición M68.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.