Vol­ver a ca­sa libre de cul­pa

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - FERNANDO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra FO­TO­GRA­FÍA GK FILMS

Son tan­tos los cli­chés que se han for­ma­do en torno a los bio­pics que se han trans­for­ma­do en ele­men­tos de gé­ne­ro holly­woo­den­se: con­tra to­do y a pe­sar de to­do, un chi­co ta­len­to­so se abre pa­so rum­bo al Olim­po de la fa­ma. Pe­ro Bohe­mian Rhap­sody: La his­to­ria de Fred­die Mer­cury es una pe­lí­cu­la bien cui­da­da. Tan­to que va a gus­tar al fa­ná­ti­co que sa­be el dato eru­di­to so­bre Queen y al afi­cio­na­do que va al ci­ne por un po­co de rock and roll. Co­mo es ci­ne de gé­ne­ro, es de es­pe­rar que to­do co­mien­ce con una es­ce­na gran­de: en el Es­ta­dio de Wem­bley, en 1985, se abren las cor­ti­nas del back sta­ge y Fred­die Mer­cury en­fren­ta a un mar de fa­ná­ti­cos que lo acla­man. Tam­bién es de es­pe­rar el flash back. Fa­rrokh Bul­sa­ra (nom­bre ori­gi­nal de Mer­cury) es un don na­die a quien sus com­pa­ñe­ros lla­man Pa­qui en re­fe­ren­cia a su as­pec­to pa­quis­tano. Él no se arre­dra. Car­ga ma­le­tas en el ae­ro­puer­to. Y sue­ña. Sa­be­mos qué pa­sa­rá. Pe­ro co­mo a de­cir ver­dad Bohe­mian Rhap­sody es una bue­na pe­lí­cu­la co­mer­cial, lo que es­pe­ra­mos no su­ce­de exac­ta­men­te co­mo lo ima­gi­na­mos. En efec­to, ve­re­mos a Fa­rrokh lu­chan­do con un pa­dre que quie­re obli­gar­lo a te­ner una vi­da con­ven­cio­nal, lo ve­re­mos cam­bian­do su nom­bre por el so­no­ro Fred­die Mer­cury y lo ve­re­mos to­man­do cer­ve­za en un pub don­de fi­nal­men­te con­se­gui­rá una pri­me­ra opor­tu­ni­dad pa­ra can­tar. Des­pe­ga la ca­rre­ra fre­né­ti­ca y to­dos nos po­ne­mos de buen hu­mor por­que sa­be­mos que lle­ga­rá el mo­men­to en que Fred­die to­ca­rá las no­tas de su obra maes­tra y que su­ce­de­rá exac­ta­men­te lo mis­mo que en Im­mor­tal Be­lo­ved, cuan­do el hé­roe sil­ba el te­ma del cuar­to mo­vi­mien­to de la No­ve­na y el pú­bli­co son­ríe co­mo sin­tien­do lás­ti­ma de los po­bres ti­pos que den­tro de la pan­ta­lla no sa­ben que es­tán es­cu­chan­do al­go más que una obra maes­tra, un fe­ti­che cul­tu­ral. ¡Nos sen­ti­mos tan sa­bios!

Y to­do es­to es­tá más o me­nos bien pe­ro lo que dis­tin­gue a Bohe­mian Rhap­sody de pe­lí­cu­las co­mo Amor y pie­dad (ba­sa­da en los Beach Boys) o La vi­da en ro­sa (so­bre la vi­da de Edith Piaf ) es la his­to­ria de amor. Por­que, hay que de­cir­lo, el gran pro­ble­ma con es­tos bio­pics es lo mis­mo que da co­mo­di­dad. Sa­be­mos qué va a su­ce­der pe­ro co­rre­mos el ries­go de abu­rrir­nos tan­to co­mo en aque­lla pe­lí­cu­la de Ri­chard At­ten­bo­rough so­bre la vi­da de Gand­hi que pa­re­cía no ter­mi­nar nun­ca. Bohe­mian Rhap­sody nos salva de es­te ho­rror por­que se con­cen­tra en la pa­sión ro­mán­ti­ca de un ho­mo­se­xual por una mu­jer a la que ama pe­ro no desea. Es aquí don­de de­ja de im­por­tar el bio­pic y co­mien­za a im­por­tar la pe­lí­cu­la. Es­ta apa­sio­na­da his­to­ria de un amor que no pue­de con­su­mar­se más allá de un ideal tan al­to que pue­de po­ner a can­tar a cien mil es­pec­ta­do­res pe­ro no le da a los aman­tes una au­tén­ti­ca noche de amor. Es ver­dad que por mo­men­tos pa­re­cie­ra que los guio­nis­tas po­nen en el aman­te ho­mo­se­xual to­da la mal­dad y en la lán­gui­da ru­bie­ci­ta to­das las bon­da­des pe­ro los es­cri­to­res ter­mi­nan por arre­glar las co­sas y le dan a nues­tro hé­roe la opor­tu­ni­dad de acep­tar­se a sí mis­mo. Si su­ce­dió o no po­co im­por­ta. És­ta es la his­to­ria de un ho­mo­se­xual enamo­ra­do real­men­te de una mu­jer y es eso lo que la vuel­ve in­tere­san­te por­que ofre­ce una mi­ra­da po­co tra­ba­ja­da en torno al amor ro­mán­ti­co. Una que de­mues­tra que a ve­ces no bas­ta la vo­lun­tad pa­ra que es­tén jun­tos los aman­tes, que la pa­sión se­xual no es de nin­gu­na ma­ne­ra lo mis­mo que el amor ro­mán­ti­co, al­go más pa­re­ci­do al sen­ti­mien­to de vol­ver a ca­sa, sen­tir­se com­pren­di­do y libre de to­da cul­pa.

Bohe­mian Rhap­sody es una pe­lí­cu­la cui­da­da, va a gus­tar al fa­ná­ti­co y al afi­cio­na­do

Bohe­mian Rhap­sody: La his­to­ria de Fred­die Mer­cury. Di­rec­ción: Br­yan Sin­ger. Gran Bre­ta­ña, EU, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.