La mú­si­ca de Al­mo­dó­var

Milenio - Laberinto - - CINE - ANDREA SERDIO

El ci­ne de Al­mo­dó­var es ver­ti­gi­no­so, dis­tan­te de las bue­nas cos­tum­bres e in­mer­so en un es­pa­cio po­bla­do de se­res mar­gi­na­les. Así ha si­do des­de el prin­ci­pio, des­de Pe­pi, Lu­ci, Bom y otras chi­cas del mon­tón, pe­lí­cu­la con la que de­bu­tó pro­fe­sio­nal­men­te en 1980 y en la cual —co­mo en to­das las que le han se­gui­do— la mú­si­ca for­ma par­te esen­cial del guión.

Las pros­ti­tu­tas, los per­de­do­res, los ni­ños pre­co­ces, los amo­res clan­des­ti­nos, los ho­mo­se­xua­les ha­bi­tan el uni­ver­so crea­do por Al­mo­dó­var. Pe­lí­cu­las co­mo La­be­rin­to de pa­sio­nes re­fle­jan las in­quie­tu­des y la at­mós­fe­ra de la mo­vi­da de los años ochen­ta en Ma­drid; las no­ches po­bla­das de ex­ce­sos y per­so­na­jes co­mo el in­ter­pre­ta­do por Fa­bio McNa­ma­ra, quien can­ta uno de los te­mas em­ble­má­ti­cos de la épo­ca.

En las pe­lí­cu­las de Al­mo­dó­var hay mo­men­tos inol­vi­da­bles en los que es­tá pre­sen­te la mú­si­ca del com­po­si­tor Al­ber­to Igle­sias, o can­cio­nes que acom­pa­ñan a la cá­ma­ra en sus va­ga­bun­deos por ciu­da­des co­mo la Bar­ce­lo­na de noche que apa­re­ce en la fa­mo­sa es­ce­na del tú­nel de To­do so­bre mi ma­dre, mien­tras se es­cu­cha la voz del se­ne­ga­lés Is­mael Lo.

Al­mo­dó­var en­con­tró pron­to una ma­ne­ra, un estilo de con­tar las co­sas. Tam­bién a las ac­tri­ces y a los ac­to­res que com­par­ten sus des­va­ríos y ge­nia­li­da­des. En­con­tró asi­mis­mo una va­lio­sa ve­ta en el can­cio­ne­ro po­pu­lar que ha sa­bi­do ex­plo­rar con for­tu­na, co­mo su­ce­de en la nos­tál­gi­ca Vol­ver, en la que Pe­né­lo­pe Cruz ha­ce una sor­pren­den­te ver­sión fla­men­ca del le­gen­da­rio tan­go de Carlos Gar­del y Al­fre­do Le Pe­ra.

Ta­co­nes le­ja­nos es uno de los tra­ba­jos más acla­ma­dos de Al­mo­dó­var. Es­te­la­ri­za­da en­tre otros por Vic­to­ria Abril, Miguel Bo­sé y Javier Bar­dem, tie­ne una de sus es­ce­nas más ce­le­bra­das en el pa­tio de una cár­cel de mu­je­res en la que de pron­to las re­clu­sas, li­de­ra­das por Bi­bia­na Fer­nán­dez —tran­se­xual de ele­va­dos vue­los—, im­pro­vi­san una co­reo­gra­fía mien­tras sue­na la can­ción “Pe­ca­do­ra”, in­ter­pre­ta­da por los Her­ma­nos Ro­sa­rio.

Al­mo­dó­var es un in­fa­ti­ga­ble ex­plo­ra­dor de gé­ne­ros mu­si­ca­les, un trans­gre­sor que en­vuel­ve sus pe­lí­cu­las con el man­to sa­gra­do de la pa­sión. En La ley del de­seo, por ejem­plo, mien­tras Antonio Ban­de­ras aca­ri­cia y se­du­ce a Eu­se­bio Pon­ce­la, se es­cu­cha una vie­ja can­ción in­ter­pre­ta­da por el trío Los Pan­chos que re­sul­ta de­ci­si­va en ese pre­lu­dio de amor.

En el sound­track de las pe­lí­cu­las de Al­mo­dó­var ca­be to­do, o ca­si to­do. Del bo­le­ro al pop, de las ran­che­ras a los tan­gos, del rock a la mú­si­ca dis­co. En es­te sen­ti­do, su pe­lí­cu­la Los aman­tes pa­sa­je­ros es un re­torno a la co­me­dia y un ho­me­na­je al soul a tra­vés de la can­ción de las Pointer Sis­ters que los so­bre­car­gos bai­lan en un avión ame­na­za­do por la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.