“Lle­vo años tra­ba­jan­do con la li­ber­tad fe­me­ni­na”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉCTOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com FO­TO­GRA­FÍA VAR­SO­VIA FILMS

Si al­go dis­tin­gue al ci­ne de la ar­gen­ti­na Anahí Ber­ne­ri es la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. Ala­nis, su pe­lí­cu­la más re­cien­te y ga­na­do­ra en 2017 de los re­co­no­ci­mien­tos a Me­jor Di­rec­ción y Ac­triz en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de San Se­bas­tián, in­vi­ta a de­ba­tir la pros­ti­tu­ción a par­tir de aque­llas mu­je­res que la ejer­cen por­que quie­ren y no por­que son obli­ga­das. El con­tro­ver­ti­do fil­me pro­ta­go­ni­za­do por So­fía Ga­la se pro­yec­ta­rá en la 65 Mues­tra In­ter­na­cio­nal de Ci­ne.

¿Qué la lle­va a de­di­car­se al ci­ne?

Mi pa­dre es muy ci­né­fi­lo y cor­to­me­tra­jis­ta afi­cio­na­do. A pe­sar de que en ca­sa siem­pre hu­bo cá­ma­ras, cuan­do di­je que me de­di­ca­ría al ci­ne me ad­vir­tie­ron que no era pa­ra mu­je­res y que los hé­roes eran hom­bres. Así que es­tu­dié pro­duc­ción, área más vin­cu­la­da a las mu­je­res por­que so­mos las ma­mis del set. No me im­por­tó y de to­das for­mas co­men­cé a di­ri­gir. Al fi­nal, el ci­ne me pa­re­ce que es más de los atre­vi­dos que de los ta­len­to­sos o los in­te­li­gen­tes.

En sus pe­lí­cu­las, ¿la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro tie­ne que ver con es­ta ad­ver­ten­cia de que la di­rec­ción era co­sa de hom­bres?

Su­pon­go que in­cons­cien­te­men­te hay al­go de eso. La pers­pec­ti­va de gé­ne­ro no sur­gió de ma­ne­ra pre­me­di­ta­da sino a par­tir de pre­gun­tas per­so­na­les vin­cu­la­das a lo que im­pli­ca ser mu­jer la­ti­noa­me­ri­ca­na en una so­cie­dad ma­chis­ta e inequi­ta­ti­va. Pre­va­le­ce la idea de que las his­to­rias de mu­je­res no son atrac­ti­vas.

En Ala­nis re­fle­xio­na so­bre la li­ber­tad de elec­ción de la mu­jer so­bre su cuer­po.

Pa­ra es­ta pe­lí­cu­la nos ins­pi­ra­mos mu­cho en la ci­neas­ta Chan­tal Aker­man. Otra de mis in­fluen­cias es la fo­tó­gra­fa Nan Gol­din; es de­cir, siem­pre ha ha­bi­do una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro por mu­cho que no su­pie­ra de­fi­nir­la al prin­ci­pio. Ala­nis re­pre­sen­ta un cam­bio fa­vo­ra­ble pa­ra mi ci­ne por­que se sin­cro­ni­za con la épo­ca.

En la fo­to­gra­fía de Nan Gol­din veo una de las cla­ves de la re­la­ción de sus pe­lí­cu­las con el cuer­po fe­me­nino.

An­tes de fil­mar es­tu­dié fo­to­gra­fía. Ma­ri­na A bra­mo vicy Na­nGold in son de­ter­mi­nan­tes pa­ra mi for­ma de com­po­ner una to­ma a par­tir del cuer­po. Me gus­ta que los per­so­na­jes trans­mi­tan sus con­flic­tos por me­dio del fí­si­co. El cuer­po es el lu­gar de las ba­ta­llas, to­dos ter­mi­na­mos pa­re­cién­do­nos a nues­tras lu­chas.

Una pe­lí­cu­la co­mo Ala­nis, in­mer­sa en el con­tex­to del #MeToo, ad­quie­re otra di­men­sión. ¿No es así?

La veo co­mo una con­se­cuen­cia de mi con­ti­nui­dad. Lle­vo va­rios años tra­ba­jan­do con la li­ber­tad fe­me­ni­na. Ala­nis se hi­zo en po­co tiem­po, se fil­mó en tres se­ma­nas y em­pe­zó co­mo un cor­to­me­tra­je. An­tes del #MeToo y del #Niu­na­me­nos, en Ar­gen­ti­na ya es­ta­ba en mar­cha. La in­ves­ti­ga­ción con mu­je­res que ejer­cían la pros­ti­tu­ción y que ha­bían si­do víc­ti­mas de tra­ta se hi­zo an­tes.

Den­tro del fe­mi­nis­mo la pros­ti­tu­ción es un pun­to de de­ba­te.

Mi po­si­ción in­vi­ta a ad­mi­tir la di­fe­ren­cia. Hay mu­je­res que son víc­ti­mas de tra­ta y hay que tra­ba­jar pa­ra que no su­ce­da. Ne­ce­si­ta­mos dar­les op­cio­nes pa­ra que de­ci­dan. Sin em­bar­go, tam­po­co po­de­mos prohi­bir la li­ber­tad de los cuer­pos fe­me­ni­nos. No hay una le­gis­la­ción al­re­de­dor del cuer­po mas­cu­lino, pe­ro sí con la mu­jer: la prohi­bi­ción de la pros­ti­tu­ción o del abor­to, por ejem­plo. Al fi­nal se tra­ta de bus­car la li­ber­tad de elec­ción al­re­de­dor del cuer­po.

¿Có­mo ha­cer un ci­ne fe­mi­nis­ta sin ser mi­li­tan­te?

Pro­cu­ro que mis pe­lí­cu­las pue­dan ver­se des­de dis­tin­tas for­mas, al mar­gen de si es­tás de acuer­do o no.

El lí­mi­te en­tre uno y otro es­tá en si juz­gas o no a los per­so­na­jes. Pre­fie­ro que la gen­te sal­ga con pre­gun­tas y no adoc­tri­na­da. Por eso pre­fie­ro tra­ba­jar so­bre un per­so­na­je in­clu­so más que so­bre la his­to­ria.

“El cuer­po es el lu­gar de las ba­ta­llas, to­dos ter­mi­na­mos pa­re­cién­do­nos a nues­tras lu­chas”

Des­de una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, Ala­nis abor­da a la pros­ti­tu­ción co­mo un ofi­cio vo­lun­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.