Cer­dos y mo­nas

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­na@gmail.com

To­más de Iriar­te fue fa­mo­so por al­gu­nas fá­bu­las en ver­so que es­cri­bió ha­ce más de dos­cien­tos años pa­ra cri­ti­car el es­ta­do del mun­do de las le­tras. En ellas dis­pa­ra­ba con­tra es­cri­to­res, lec­to­res, edi­to­res y tra­duc­to­res. La más fa­mo­sa en­tre ellas es la del bu­rro que to­có la flau­ta, que él ter­mi­na así: “Sin re­glas del ar­te/ bo­rri­qui­tos hay/ que una vez acier­tan/ por ca­sua­li­dad”.

Otra muy co­no­ci­da es la de “Los dos co­ne­jos”, que per­se­gui­dos por unos pe­rros se de­tie­nen a dis­cu­tir de qué ra­za son. Am­bos ter­mi­nan muer­tos por en­tre­te­ner­se en ba­na­li­da­des en vez de huir. “En es­ta dispu­ta,/ lle­gan­do los pe­rros/ pi­llan des­cui­da­dos/ a mis dos co­ne­jos./ Los que, por cues­tio­nes/ de po­co mo­men­to/ de­jan lo que im­por­ta/ llé­ven­se es­te ejem­plo”.

Iriar­te re­pa­sa el fa­mo­so ada­gio de “El que mu­cho abar­ca po­co aprie­ta” en su fá­bu­la “El pa­to y la ser­pien­te”

con es­tos ver­sos fi­na­les: “Y así ten­ga sa­bi­do/ que lo im­por­tan­te y ra­ro/ no es en­ten­der de to­do/ sino ser dies­tro en al­go”; co­sa que de­bió es­car­men­tar por ex­pe­rien­cia, pues él mis­mo prac­ti­có va­rias ar­tes y gé­ne­ros con po­ca for­tu­na, y sus fá­bu­las so­bre­vi­ven más por su in­ge­nio que por su poe­sía.

En “El ga­lán y la da­ma” ex­tien­de la fra­se que hoy pro­nun­cia­mos co­mo “Cría fa­ma y écha­te a dor­mir”, ase­gu­ran­do que a un au­tor fa­mo­so to­do se le aplau­de. “Y aho­ra di­go yo: ‘Lle­ne un vo­lu­men/ de dis­pa­ra­tes un au­tor fa­mo­so,/ y si no le ala­ba­ren, que me em­plu­men’ ”.

En mi in­fan­cia ha­bía leí­do es­tas fá­bu­las. La que me­jor se me que­dó gra­ba­da fue la de “El oso, la mo­na y el cer­do”. Es aque­lla en la que el oso bai­la y pi­de opi­nión a la mo­na co­mo ex­per­ta del ar­te dan­cís­ti­co. Ella lo re­prue­ba, di­cién­do­le que es­tu­vo “Muy mal”; pe­ro por ahí an­da­ba el cer­do, que tam­bién dio su opi­nión: “‘¡Bra­vo! ¡Bien va!/ Bai­la­rín más excelente/ no se ha vis­to, ni ve­rá’ ”, lo cual con­ven­ció al oso de que muy mal ha­bía bai­la­do. De Iriar­te ter­mi­na con la mo­ra­le­ja: “Si el sa­bio no aprue­ba, ¡ma­lo!/ Si el ne­cio aplau­de, ¡peor!”.

Y así es ver­dad, pues mu­chos es­cri­to­res que tie­nen el gus­to del vul­go no lo tie­nen de la crí­ti­ca, mas De Iriar­te no usa la pa­la­bra “crí­ti­ca” sino “sa­bio”, por­que tam­bién es ver­dad que bue­na par­te de la crí­ti­ca sue­le ser ne­cio que aplau­de.

Sea co­mo sea, en es­ta re­lec­tu­ra que hi­ce de las fá­bu­las, no es­ta­ba pen­san­do en li­te­ra­tu­ra, sino en po­lí­ti­ca. Y no­té que aquí se des­di­bu­jan las mo­ra­le­jas, pues en po­lí­ti­ca cam­pean los bu­rros que ni la flau­ta to­can, res­plan­de­cen las dis­cu­sio­nes ba­na­les, pro­li­fe­ran los elo­gios mal­ga­na­dos y pu­lu­lan los que ni abar­can ni aprie­tan. So­bre to­do, la po­lí­ti­ca es el mun­do en que el aplau­so del cer­do va­le más que el de la mo­na por­que siem­pre más cer­dos que mo­nas ha­brá.

PER­SIS­TEN­CIA DE LA FÁ­BU­LA To­más de Iriar­te tie­ne aún mu­cho que de­cir­le a la cla­se po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.