Xe­nía

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - JULIO HUBARD FO­TO­GRA­FÍA UNI­VER­SAL PICTURES

Par a flo­jear el fin de se­ma­na, pu­se Lo­ne Sur­vi­vor, una pe­lí­cu­la con Mark Wahl­berg. Unos sol­da­dos bue­nos y grin­gos, con­tra unos ta­li­ba­nes tre­men­dos, de Af­ga­nis­tán. El pe­lo­tón deWahl­ber ges de­rro­ta­do has­ta que so­lo que­da él, en pé­si­mas con­di­cio­nes. Se­ría otro chu­rro de gue­rra, ex­cep­to por­que, en los úl­ti­mos mi­nu­tos, apa­re­ce un cam­pe­sino pas­tún, ob­ser­van­te del có­di­go pash­tun­wa­li (que con­si­de­ra la hos­pi­ta­li­dad, in­clu­so a los enemi­gos, una obli­ga­ción sa­gra­da), y re­co­ge al sol­da­do. Lle­gan los ta­li­ba­nes, arra­san al cam­pe­sino y a su fa­mi­lia, pe­ro se salva el sol­da­do. Que el ver­da­de­ro hé­roe apa­rez­ca en los úl­ti­mos mi­nu­tos le cam­bia de signo a la pe­lí­cu­la: pa­sa a ser un tes­ti­mo­nio de gra­ti­tud. Lue­go, en los cré­di­tos, uno se en­te­ra de que es el ca­so real de Mar­kus Lu­trell, en 2005.

El mie­do al fo­ras­te­ro es muy com­ple­jo y las cul­tu­ras han te­ni­do que in­ven­tar­se re­cur­sos pa­ra no vol­ver­se cla­nes ce­rra­dos y cri­mi­na­les. Dios y los dio­ses han in­sis­ti­do pa­ra per­sua­dir a los lu­ga­re­ños y a los mi­gran­tes de que la con­vi­ven­cia y la hos­pi­ta­li­dad no so­lo son bue­nas sino sa­gra­das. Las tri­bus ger­má­ni­cas se obli­ga­ban a re­ci­bir a los ex­tra­ños co­mo in­vi­ta­dos de ho­nor: no fue­ra, en una de ésas, el mis­mí­si­mo Odín. Y en esa mis­ma afi­na­ción co­mien­za la Odi­sea: Ate­nea, trans­fi­gu­ra­da co­mo vi­si­tan­te, se pre­sen­ta en el pa­la­cio de Íta­ca. Pe­se a que Te­lé­ma­co es­tá de­ses­pe­ra­do por­que los go­rro­nes ago­tan el vino, la co­mi­da y se por­tan co­mo si los de ca­sa fue­ran sus sir­vien­tes, re­ci­be al fo­ras­te­ro, sin des­cu­brir que se tra­ta de Ate­nea, y lo in­vi­ta a co­mer, be­ber y ba­ñar­se, an­tes de que di­ga a qué ha ve­ni­do. Vir­tud que los grie­gos lla­ma­ban xe­nía. Por esa hos­pi­ta­li­dad, Ate­nea se en­car­ga­rá de que Uli­ses re­gre­se a ca­sa.

La tra­di­ción ju­día era igual de se­ve­ra. Yah­vé arra­só So­do­ma y Go­mo­rra, no por sus de­pra­va­cio­nes se­xua­les sino por sus pe­ca­dos con­tra la hos­pi­ta­li­dad. El úni­co que la res­pe­tó fue Lot, que hos­pe­dó y pro­te­gió a los en­via­dos de Dios, in­clu­so con­tra el ase­dio de la gle­ba lu­ga­re­ña. Lle­ga in­clu­so a ofre­cer a sus hi­jas, con tal de que de­jen en paz a sus hués­pe­des. Y so­bre la tri­bu de Benjamín pe­sa una cul­pa im­per­do­na­ble: el li­bro de los Jue­ces (19–20) re­la­ta la his­to­ria de un le­vi­ta y su mu­jer, que bus­ca­ron po­sa­da en un pue­blo de la tri­bu de Benjamín, y re­ci­bie­ron la hos­pi­ta­li­dad de un “hom­bre que re­si­día co­mo fo­ras­te­ro en Gui­béa”. Mien­tras con­ver­sa­ban en paz, los ben­ja­mi­ni­tas cer­ca­ron la ca­sa y exi­gie­ron: “Haz sa­lir al hom­bre que ha en­tra­do en tu ca­sa, pa­ra que lo co­noz­ca­mos” (en aque­lla ver­sión ge­ni­tal de la epis­te­mo­lo­gía). El due­ño de la ca­sa se rehú­sa, pe­ro el fo­ras­te­ro “to­mó a su pro­pia con­cu­bi­na y se la sa­có afue­ra. Ellos la co­no­cie­ron to­da la noche has­ta la ma­ña­na y la de­ja­ron al ama­ne­cer”. Cuan­do se le­van­tó su ma­ri­do, ha­lló a su mu­jer ten­di­da a la en­tra­da de la ca­sa, con las ma­nos en el um­bral. Mu­rió po­co des­pués; el le­vi­ta la des­cuar­ti­zó y en­vió sus pe­da­zos a to­das las tri­bus de Israel. Ira, ver­güen­za, pe­ca­do in­so­por­ta­ble, las otras tri­bus de­cla­ran la gue­rra con­tra los ben­ja­mi­ni­tas. Los crí­me­nes con­tra la sa­gra­da hos­pi­ta­li­dad de­ben ser mo­ti­vo de una ven­gan­za igual­men­te sa­gra­da. El re­sul­ta­do es la his­to­ria de las na­cio­nes.

En Mé­xi­co ha­lla­mos igual a las Pa­tro­nas que a los de­pre­da­do­res que tra­fi­can per­so­nas. La hos­pi­ta­li­dad exis­te en­tre in­di­vi­duos y pe­que­ñas agru­pa­cio­nes; el abu­so, en el Es­ta­do y en las or­ga­ni­za­cio­nes de­lin­cuen­cia­les. Ge­ne­ro­si­dad a cuen­ta­go­tas y cri­men or­ga­ni­za­do. La mi­gra­ción es un con­flic­to que tien­de a em­peo­rar: go­bier­nos pé­si­mos, cam­bio cli­má­ti­co, so­bre­po­bla­ción. En­tre un Es­ta­do co­rrup­to, do­ta­do de le­yes ab­sur­das (esa fan­fa­rro­ne­ría que su­po­ne que to­do ser vi­vo as­pi­ra a la na­cio­na­li­dad me­xi­ca­na), un cri­men or­ga­ni­za­do que ha­cer ver a los ben­ja­mi­ni­tas co­mo un jar­dín de ni­ños, y ca­ren­tes de una xe­nía que pue­da dar sen­ti­do a los más pri­ma­rios re­que­ri­mien­tos éti­cos, nos to­pa­mos con un or­den nue­vo y mu­cho más com­ple­jo: los mi­gran­tes es­tán de­jan­do de ser pe­que­ños gru­pos, o per­so­nas so­li­ta­rias, y se vuel­ven or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas. El nú­me­ro y la or­ga­ni­za­ción cam­bia la es­pe­cie: co­mo gru­po po­lí­ti­co son me­nos pre­ca­rios y me­nos sus­cep­ti­bles de caer ba­jo el abu­so de fun­cio­na­rios o de gru­pos cri­mi­na­les. Es otro jue­go, pa­ra el que no hay nue­vos dio­ses y so­la­men­te le que­da as­pi­rar a la ra­cio­na­li­dad. Por lo pron­to, no que­da sino ele­gir la fal­ta: o per­mi­ti­mos la vio­la­ción de las le­yes, o trai­cio­na­mos la éti­ca que exi­ge re­co­no­cer la hu­ma­ni­dad del otro.

El mie­do al fo­ras­te­ro es com­ple­jo y las cul­tu­ras in­ven­tan re­cur­sos pa­ra no ser cla­nes ce­rra­dos

Es­ce­na de Lo­ne Sur­vi­vor, en la que un cam­pe­sino pas­tún con­si­de­ra la hos­pi­ta­li­dad co­mo una obli­ga­ción sa­gra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.