“De los rin­co­nes hu­ma­nos ex­trai­go el po­der vi­tal”

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - HÉCTOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA WOO FILMS

Des­pués de un in­ci­den­te que lo lle­va a re­ti­rar­se del ring, Mi­guel Bayoneta Ga­lín­dez (Luis Ge­rar­do Mén­dez) lle­ga a Fin­lan­dia pa­ra tra­ba­jar co­mo ins­truc­tor en un gim­na­sio. En un úl­ti­mo in­ten­to por li­be­rar una vie­ja cul­pa y re­di­mir­se, bus­ca­rá una vez más po­ner­se los guan­tes de box. Con el fin de apor­tar una vi­sión con­tem­po­rá­nea del pu­gi­lis­mo, Kyz­za Te­rra­zas di­ri­ge Bayoneta, pe­lí­cu­la que ya se pro­yec­ta en las sa­las.

En un país con una tra­di­ción im­por­tan­te de bo­xeo, ¿qué ha­cía fal­ta de­cir acer­ca de es­te de­por­te?

En Mé­xi­co hay una tra­di­ción de bo­xeo im­por­tan­te y que to­ca mu­chas aris­tas de la so­cie­dad y la cul­tu­ra, so­lo que los pro­duc­to­res y los guio­nis­tas con­ve­ni­mos en que ha­cía fal­ta una vi­sión más con­tem­po­rá­nea.

Ubi­car­la en Fin­lan­dia la con­vier­te en una pe­lí­cu­la que se sa­le del lu­gar co­mún y de cual­quier con­ven­ción.

Ni Ro­dri­go Már­quez Ti­zano, co­guio­nis­ta, ni yo, que­ría­mos con­tar la his­to­ria de siem­pre. No nos in­tere­sa­ba ha­blar del as­cen­so del bo­xea­dor, sino to­do lo con­tra­rio: ha­blar de uno caí­do en des­gra­cia. Mé­xi­co es un país que ex­por­ta pu­gi­lis­tas y nos pro­pu­si­mos apro­ve­char es­ta ima­gen pa­ra lle­var la his­to­ria a un te­rri­to­rio dis­tan­te.

Plan­tea a un bo­xea­dor caí­do en des­gra­cia pe­ro pre­sa de un gran sen­ti­mien­to de cul­pa.

Lle­ga­mos a la cul­pa a la ho­ra de cons­truir al per­so­na­je y de pen­sar en las te­si­tu­ras emo­cio­na­les que nos in­tere­sa­ba ex­plo­rar. Ade­más, es un sen­ti­mien­to muy pre­sen­te en el mun­do del bo­xeo por­que in­vo­lu­cra a la co­rrup­ción, el di­ne­ro, y có­mo es­tos chi­cos mu­chas ve­ces ter­mi­nan sien­do car­ne de ca­ñón de otro ti­po de in­tere­ses. Que­ría­mos ex­plo­rar la cul­pa a la ma­ne­ra del film noir, en el sen­ti­do de un pa­sa­do que va des­en­tra­ñán­do­se po­co a po­co, y aga­rrar al per­so­na­je en un mo­men­to de trán­si­to, cuan­do su glo­ria ya hu­bie­ra pa­sa­do.

¿Por qué ani­ma­li­zar a los demonios del per­so­na­je?

Nos pa­re­cía in­tere­san­te dar­le cuer­po vi­sual a la cul­pa. Ori­gi­nal­men­te, que­ría­mos un al­ce, y más es­tan­do en Fin­lan­dia, pe­ro son ani­ma­les sal­va­jes y pe­li­gro­sos, de mo­do que pre­fe­ri­mos usar a un reno, otro ani­mal en­dé­mi­co de ese país.

Va­rios de los per­so­na­jes de la pe­lí­cu­la coin­ci­den en es­tar rotos por den­tro. ¿Por qué le in­tere­san las frac­tu­ras emo­cio­na­les?

Es di­fí­cil sa­ber­lo. Es un imán or­gá­ni­co y na­tu­ral en mí. Qui­zá in­ten­to ex­plo­rar ese que­bran­to por­que es al­go que sien­to. De esos rin­co­nes hu­ma­nos es de don­de ex­trai­go el po­der vi­tal que me gus­ta­ría emu­lar. Me pa­re­ce que de las tris­te­zas sur­ge el po­der hu­mano.

Y el box se pres­ta mu­cho pa­ra es­to.

Que­ría ex­plo­rar la cul­pa a la ma­ne­ra del film noir, que va des­en­tra­ñán­do­se po­co a po­co

Sin du­da. El box es bru­ta­li­dad a to­das lu­ces. Por su­pues­to, tie­ne ar­te, jue­go y un po­der es­té­ti­co y es­pi­ri­tual enor­me. No obs­tan­te, es la bar­ba­rie ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. Si le aña­di­mos la co­rrup­ción, el po­der del di­ne­ro y el cri­men or­ga­ni­za­do, ter­mi­na sien­do un re­tra­to os­cu­ro de las so­cie­da­des. No soy muy afi­cio­na­do a es­te de­por­te, pe­ro me in­tere­sa la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne al­re­de­dor su­yo.

_

Ya que no era afi­cio­na­do al bo­xeo po­día ob­viar mu­chas co­sas. A fin de cuen­tas, lo im­por­tan­te de la pe­lí­cu­la es la par­te emo­ti­va. Sin em­bar­go, siem­pre tra­ta­mos de ser ve­ro­sí­mi­les.

¿Cree que es­ta dis­tan­cia le dio otra pers­pec­ti­va?

En Bayoneta, el mun­do del box se mi­ra des­de la re­den­ción, la de­ca­den­cia y el po­der del di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.