Dic­ta­du­ra y de­mo­cra­cia

Al­ber­to del Cas­ti­llo char­la so­bre su li­bro Fo­to­gra­fía y me­mo­ria, acer­ca del fo­to­pe­rio­dis­ta Eduar­do Lon­go­ni

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - GUA­DA­LU­PE ALON­SO CORATELLA FO­TO­GRA­FÍA EDUAR­DO LON­GO­NI

No es “La mano de Dios”, esa fo­to icó­ni­ca de Ma­ra­do­na en el Mun­dial Mé­xi­co 86, lo que trae a cuen­to la fi­gu­ra de Eduar­do Lon­go­ni, uno de los fo­to­pe­rio­dis­tas más re­co­no­ci­dos en Ar­gen­ti­na. No es “La mano de Dios”, sino el rostro de la barbarie, las imá­ge­nes cap­ta­das por el fo­tó­gra­fo en un pe­rio­do que va del ré­gi­men dic­ta­to­rial de Jor­ge Ra­fael Vi­de­la, en 1976, has­ta la Gue­rra de las Mal­vi­nas, la ins­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia y la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos. El li­bro Fo­to­gra­fía y me­mo­ria, con­ver­sa­cio­nes con

Eduar­do Lon­go­ni, de Al­ber­to del Cas­ti­llo (Ins­ti­tu­to Mo­ra/ FCE/ Co­nacyt, 2018), par­te del tes­ti­mo­nio oral y más de quin­ce ho­ras de con­ver­sa­cio­nes con el fo­to­pe­rio­dis­ta pa­ra in­te­grar el re­la­to de uno de los mo­men­tos más trá­gi­cos en la his­to­ria re­cien­te de Ar­gen­ti­na. “Lon­go­ni tu­vo un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en los años de la dic­ta­du­ra, pe­ro tam­bién en la tran­si­ción y los años de de­mo­cra­cia”, co­men­ta Del Cas­ti­llo, quien se ins­ta­ló en Bue­nos Aires con la idea de tra­ba­jar el te­ma de la fo­to­gra­fía y la me­mo­ria, ma­te­ria de la que se ha ocu­pa­do en sen­dos li­bros so­bre pren­sa y fo­to­pe­rio­dis­mo en el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968 en Mé­xi­co. “Ar­gen­ti­na —di­ce— es uno de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na que ha ge­ne­ra­do las re­fle­xio­nes más den­sas y pro­fun­das en torno a la me­mo­ria. Es­to me per­mi­tió re­gre­sar al ca­so me­xi­cano des­de una pers­pec­ti­va más la­ti­noa­me­ri­ca­na”.

Es­te en­sa­yo, que des­ta­ca la im­por­tan­cia del fo­to­pe­rio­dis­mo no so­lo en la cons­truc­ción de un re­fe­ren­te pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, sino co­mo vehícu­lo de de­nun­cia y prue­ba tes­ti­mo­nial en ca­sos de jui­cios pos­te­rio­res, tam­bién re­fie­re al­gu­nos pa­ra­le­los en­tre Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na. Más allá de la so­li­da­ri­dad de Mé­xi­co con el exi­lio ar­gen­tino, nues­tro país co­la­bo­ró en el aco­pio de un ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co du­ran­te los años de la dic­ta­du­ra, hoy res­guar­da­do en el Cen­tro de la Ima­gen. Fue tam­bién aquí don­de se pu­bli­có uno de los pri­me­ros li­bros fo­to­grá­fi­cos so­bre los años de la dic­ta­du­ra, De­mo­cra­cia

vi­gi­la­da, con pró­lo­go de Mi­guel Bo­nas­so y una se­lec­ción de ma­te­ria­les de Lon­go­ni. La re­la­ción en­tre am­bos paí­ses man­tie­ne la­zos a tra­vés del tiem­po y Al­ber­to del Cas­ti­llo ha en­con­tra­do re­so­nan­cias de di­ver­sa ín­do­le en lo que to­ca a su ex­plo­ra­ción de la fo­to­gra­fía y la me­mo­ria. En­tre és­tas, la re­pre­sión a la pren­sa por par­te del ré­gi­men dic­ta­to­rial en Ar­gen­ti­na, en pa­ra­le­lo con la que ejer­ció el go­bierno de Díaz Or­daz en el 68 me­xi­cano. Asi­mis­mo, las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, don­de el ca­so de los 43 de Ayot­zi­na­pa im­pac­tó en la so­cie­dad ar­gen­ti­na, que no cesa en la lu­cha por es­cla­re­cer el pa­ra­de­ro de 30 mil per­so­nas que re­por­ta el in­for­me Nun­ca más.

So­bre la re­pre­sión a la pren­sa, Del Cas­ti­llo co­men­ta: “Fue interesante ob­te­ner el pun­to de vis­ta de los fo­tó­gra­fos y dar­nos cuen­ta de que a pe­sar de las pre­ten­sio­nes ho­mo­gé­neas del ré­gi­men de Díaz Or­daz hu­bo una serie de mi­ra­das la­te­ra­les, obli­cuas, de fo­tó­gra­fos in­de­pen­dien­tes. El ca­so ar­gen­tino fue más drás­ti­co, un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio don­de el con­trol es ab­so­lu­to y en ese con­tex­to es interesante ana­li­zar el pun­to de vis­ta de los fo­tó­gra­fos en aque­llos años, de qué ma­ne­ra ac­tua­ron, có­mo se or­ga­ni­za­ron, cuál fue su ló­gi­ca de tra­ba­jo, sus ca­na­les de di­fu­sión y el pa­pel que ju­ga­ron las agen­cias en un mo­men­to tan con­tro­la­do. Al­go que me pa­re­ce im­por­tan­te pa­ra ha­blar de es­tos puen­tes en­tre Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na es una fo­to­gra­fía de Lon­go­ni to­ma­da en 1981. Con un te­le­fo­to cap­ta a un grupo de mi­li­ta­res que lo es­tán vien­do de fren­te. La fo­to­gra­fía lle­ga a Mé­xi­co a tra­vés del Con­se­jo Me­xi­cano de Fo­to­gra­fía, cir­cu­la y se vuel­ve un re­fe­ren­te icó­ni­co. Se usó, des­pués, co­mo lo­go de una ex­po­si­ción por el 40 aniver­sa­rio del gol­pe, y en ese año, 2016, se con­vir­tió en un car­tel que la gen­te pe­gó con bro­chas en las pa­re­des de Bue­nos Aires y otras ciu­da­des. Re­sul­ta interesante có­mo cam­bia la lec­tu­ra de una fo­to de la dic­ta­du­ra en tiem­pos de de­mo­cra­cia. Es­ta mis­ma fo­to­gra­fía fue uti­li­za­da en va­rios ac­tos de pro­tes­ta en Mé­xi­co por la des­apa­ri­ción de los 43 de Ayot­zi­na­pa. El he­cho de que esas 43 per­so­nas tu­vie­ran es­ta­tus de des­apa­re­ci­dos mo­vió los re­sor­tes de es­ta his­to­ria re­cien­te de los ar­gen­ti­nos y los pu­so a la van­guar­dia a ni­vel in­ter­na­cio­nal en la or­ga­ni­za­ción de la pro­tes­ta. Creo que ahí la fo­to de Lon­go­ni to­ca esa fi­bra, y me pa­re­ce muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha­ya si­do uti­li­za­da en va­rios de los ac­tos de pro­tes­ta de Ayot­zi­na­pa. La fo­to­gra­fía, con to­da la am­bi­güe­dad que tie­ne, con to­da su ca­pa­ci­dad sim­bó­li­ca, desem­pe­ña un pa­pel muy im­por­tan­te en es­te ti­po de re­fle­xio­nes pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Y es­te es el cir­cui­to que nos in­tere­sa re­sal­tar en el li­bro. No es so­lo un re­co­rri­do por la fo­to­gra­fía de Eduar­do Lon­go­ni, sino lle­var el dis­cur­so ha­cia los iti­ne­ra­rios que pue­de ju­gar una ima­gen, su cir­cu­la­ción, y el pa­pel que re­pre­sen­ta en la de­mo­cra­cia”.

Gran par­te del ar­chi­vo de Lon­go­ni tie­ne una car­ga his­tó­ri­ca con­tun­den­te. Cier­tos ma­te­ria­les han pro­pi­cia­do di­fe­ren­tes lec­tu­ras, has­ta con­ver­tir­se en sím­bo­los, en un re­fe­ren­te so­bre la vio­len­cia y la in­to­le­ran­cia. El diá­lo­go que pue­den en­ta­blar con otras imá­ge­nes ha si­do fun­da­men­tal pa­ra cons­truir una cul­tu­ra de la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos. “Son fo­to­gra­fías que no es­tán an­cla­das en el pa­sa­do, sino que per­mi­ten una re­fle­xión des­de el pre­sen­te, des­de es­ta reali­dad que es­ta­mos vi­vien­do, por ejem­plo, de in­to­le­ran­cia an­te los emi­gran­tes, de pro­ce­sos vio­len­tos y au­to­ri­ta­rios, de gue­rras. La ima­gen pue­de pa­sar por di­fe­ren­tes mo­men­tos, y así em­pie­za un itinerario dis­tin­to en cuan­to a las po­si­bi­li­da­des de lec­tu­ra”.

El fo­to­pe­rio­dis­mo, re­fie­re Del Cas­ti­llo en el li­bro, ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal en el re­gis­tro y la vi­si­bi­li­dad de ac­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les en los úl­ti­mos 40 años, co­mo par­te de la con­for­ma­ción de un ima­gi­na­rio y

_ una cul­tu­ra vi­sual en Amé­ri­ca La­ti­na. Los fo­tó­gra­fos con­vir­tie­ron sus fo­to­gra­fías en vehícu­los de me­mo­ria y, en el ca­so de Ar­gen­ti­na, re­sul­ta­ron un fac­tor que con­tri­bu­yó a ha­cer po­si­ble la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

“El fo­to­pe­rio­dis­mo cons­tru­ye un re­fe­ren­te pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”

Ar­gen­ti­na, 1981.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.