El le­ga­do de Ol­ga Har­mony

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA MIL­TON MAR­TÍ­NEZ/ SE­CRE­TA­RÍA DE CUL­TU­RA CDMX

Una tar­de de agos­to, des­de el si­llón de su re­cá­ma­ra y fren­te al te­le­vi­sor apa­ga­do, Ol­ga Har­mony, fran­ca y di­ver­ti­da, ha­bló so­bre la crí­ti­ca tea­tral que ejer­ció por ca­si cua­tro dé­ca­das en dis­tin­tos dia­rios. El do­min­go 11 de no­viem­bre, se que­dó dor­mi­da des­pués de tomar un ba­ño. Fa­lle­ció a las 9 de la ma­ña­na en la ca­sa de su hi­ja Lucila, con quien vivió sus úl­ti­mos días.

A pun­to de sa­lir la se­gun­da con­vo­ca­to­ria del pre­mio de crí­ti­ca tea­tral crea­do por Án­gel An­co­na, que lle­va el nom­bre de Ol­ga Har­mony, la es­cri­to­ra ha­bló de sus ini­cios. “Cuan­do em­pe­cé a ha­cer crí­ti­ca y da­ba una con­fe­ren­cia o me reunía con al­gún gru­pi­to de tea­tro, ca­si to­das las pre­gun­tas eran idio­tas. Al­gu­nos mu­cha­chi­tos afir­ma­ban que uno ha­cía crí­ti­ca por­que no po­día ha­cer otras co­sas o por­que no sa­bía es­cri­bir. Yo de­mos­tré lo con­tra­rio. Pu­bli­qué una no­ve­la, un li­bro de cuen­tos y una obra de tea­tro, pe­ro de re­pen­te me se­qué. De­jó de in­tere­sar­me.

“Un día en que al­guien mo­les­ta­ba mu­cho con su des­ca­li­fi­ca­ción, le pre­gun­té qué obras ha­bía es­tre­na­do, por qué es­ta­ba tan do­li­do, pe­ro con­fe­só que no ha­bía es­tre­na­do na­da. So­lo te­nía la idea, co­mo mu­chos, de que el crí­ti­co es­tá com­pra­do, es un ser re­sen­ti­do, o ha­ce crí­ti­ca por­que no pue­de ha­cer otra co­sa”.

Ar­ti­cu­lis­ta des­de 1973 en el su­ple­men­to Dio­ra­ma de la Cul­tu­ra en Excélsior, pa­ra la au­to­ra de La ley de Creón el ma­yor obs­tácu­lo de la crí­ti­ca en Mé­xi­co es la fal­ta de es­pa­cios.

“Qui­zá te­nía ra­zón Sta­nis­lavs­ki cuan­do es­cri­bió su crí­ti­ca a los crí­ti­cos, en la que cues­tio­na­ba có­mo po­dían eva­luar en dos ho­ras un tra­ba­jo de me­ses, pe­ro en la ac­tua­li­dad el espacio que te­ne­mos en los pe­rió­di­cos o su­ple­men­tos y lo que nos pa­gan por nues­tro tra­ba­jo ape­nas nos per­mi­te ver una fun­ción de ca­da obra. Uno ha­ce es­ta la­bor por gus­to, no por lo que pa­gan. De he­cho, de­be­ría ha­ber una es­cue­la de crí­ti­ca pa­ra ca­da dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca por­que los crí­ti­cos, aun quie­nes es­tu­dia­mos la ca­rre­ra, nos ha­ce­mos so­bre la mar­cha”.

Crí­ti­ca tea­tral de La Jor­na­da des­de su fun­da­ción, Ol­ga Har­mony de­jó de pu­bli­car en 2013, al mo­rir su yerno con quien iba al tea­tro. “Cuan­do me pre­gun­tan qué le su­gie­ro a un jo­ven crí­ti­co, les di­go que sea ho­nes­to y fir­me con sus ideas, que co­noz­ca pri­me­ro qué es el tea­tro, que en­tien­da el gran es­fuer­zo que ha­cen los tea­tris­tas y que bus­que es­pa­cios pa­ra tra­ba­jar, por­que Héc­tor Men­do­za de­cía: ‘El tra­ba­jo de un ac­tor es bus­car tra­ba­jo’ y lo mis­mo se pue­de de­cir pa­ra un crí­ti­co.

“Men­do­za es­tá en­tre mis di­rec­to­res más ad­mi­ra­dos por­que trans­for­mó el tea­tro con Poe­sía en Voz Al­ta, jun­to con Gu­rro­la, que tam­bién hi­zo obras im­por­tan­tes, aun­que des­pués hi­zo co­sas es­pan­to­sas. En cuan­to a Mi­guel Sa­bi­do, por sa­bi­do se calla. Luis G. Ba­sur­to fue im­por­tan­te y creó el en­tra­ña­ble per­so­na­je de La Ta­cón Do­ra­do, pe­ro tam­bién hi­zo tra­tos con Eche­ve­rría. Jo­sé Solé hi­zo tea­tro se­rio y sa­bía mo­ver muy bien los gru­pos, pe­ro lue­go tu­vo que ha­cer tea­tro co­mer­cial. La ca­rre­ra de Mar­gu­les fue muy bue­na, aun­que ha­bía re­cla­mos por su per­so­na­li­dad”.

Ale­jan­dro Lu­na, quien di­se­ñó la es­ce­no­gra­fía pa­ra Las ale­gres co­ma­dres de Wind­sor, que di­ri­gió Ol­ga Har­mony con sus alumnos de la pre­pa, es uno de los es­ce­nó­gra­fos que más la im­pac­ta­ron: “es de los po­cos que pue­de crear el cli­ma de ca­da obra. Gui­ller­mo Bar­clay y Ga­briel Pas­cal, ca­da uno con su crea­ti­vi­dad, ha­cen acer­ca­mien­tos y ge­ne­ran pro­fun­di­dad con gran sen­ti­do del espacio”.

Pa­ra Ol­ga Har­mony, en­tre la ga­ma de ac­tri­ces ex­tra­or­di­na­rias se ha­llan Ana Ofe­lia Mur­guía y Lau­ra Al­me­la. Da­niel Gi­mé­nez Ca­cho en­tre los me­jo­res ac­to­res que sa­ben di­ri­gir. Ma­rio Es­pi­no­sa, Mauricio Ji­mé­nez, Mar­tín Acos­ta y Mauricio Gar­cía Lo­zano son im­por­tan­tes di­rec­to­res, y Da­vid Ol­guín es un gran es­cri­tor, dra­ma­tur­go y di­rec­tor que ha­ce to­do con sol­ven­cia.

Con­tra­rio a la teoría de que no le gus­ta­ba la co­me­dia mu­si­cal, es­te es un gé­ne­ro que, con­fe­só aque­lla tar­de, le

_ fas­ci­na­ba, pe­ro so­bre el que no se sen­tía pre­pa­ra­da pa­ra es­cri­bir, así que se man­tu­vo en­fo­ca­da en la se­rie­dad de su pro­fe­sión que, en­tre la có­le­ra y el dis­fru­te, le per­mi­tió plas­mar un va­lio­so le­ga­do so­bre nues­tro tea­tro.

“A ve­ces me pre­gun­tan qué le su­gie­ro a un crí­ti­co: que sea ho­nes­to y fir­me con sus ideas”

La crí­ti­ca tea­tral Ol­ga Har­mony (Ciu­dad de Mé­xi­co, 23 de abril de 1928-11 de no­viem­bre de 2018).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.