Ma­tar mu­je­res re­pu­bli­ca­nas

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - FER­NAN­DO ZAMORA @fer­nan­dov­za­mo­ra FO­TO­GRA­FÍA ZENTROPA

Des­de que se hi­zo fa­mo­so con Rom­pien­do las olas, Lars von Trier ha ex­plo­ra­do el len­gua­je del ci­ne con la me­ticu­losi­dad de un mís­ti­co más in­tere­sa­do en el dia­blo que en Dios. La ca­sa de Jack no es la ex­cep­ción. El di­rec­tor si­gue co­ci­nan­do películas con la re­ce­ta del pas­ti­che y for­ma un me­ta­rre­la­to, es­to es, una re­fle­xión en torno a la for­ma en que se han con­ta­do di­ver­sas his­to­rias, en es­te ca­so las de ase­si­na­tos. Jack, nues­tro pro­ta­go­nis­ta, tie­ne el os­cu­ro sen­ti­do del humor de Hans Bec­kert en M de Fritz Lang pe­ro tie­ne ade­más las pre­ten­sio­nes ar­tís­ti­cas de Han­ni­bal en la se­rie de Net­flix y es nar­ci­sis­ta, mi­só­gino y aman­te de Hitler co­mo el mis­mo Von Trier. Al igual que en Nin­fo­ma­nía, pa­ra co­ci­nar su po­ta­je con to­dos los in­gre­dien­tes del gé­ne­ro en cues­tión, el di­rec­tor echa mano de un na­rra­dor que nos in­tro­du­ce en la psi­co­lo­gía de Jack. Le­jos es­tán los tiem­pos en que pa­ra des­truir a Holly­wood, Lars von Trier apos­ta­ba por la sim­pli­ci­dad del Dog­ma 95. Más có­mo­do re­sul­ta in­ven­tar­se a un per­so­na­je que sir­va co­mo pre­tex­to pa­ra que Jack cuen­te la his­to­ria de to­dos los ase­si­nos blan­cos, he­te­ro­se­xua­les y es­ta­du­ni­den­ses. Ver­ge es to­do es­to, un pre­tex­to pa­ra com­pla­cer a la crí­ti­ca fi­na. Esa que se sien­te muy– muy por­que re­co­no­ce la ci­ta doc­ta, el gui­ño al Bauhaus en la ima­gi­na­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca del fra­ca­sa­do Jack, la re­fe­ren­cia a De­la­croix cuan­do el ase­sino des­cien­de al in­fierno en com­pa­ñía de un Vir­gi­lio ves­ti­do de cha­qué. Pe­ro si uno quie­re ser pos­mo­derno en es­tos tiem­pos hay que lan­zar tam­bién gui­ños al mi­llen­nial. Cuan­do el ase­sino des­cien­de al in­fierno con Ver­ge (así lla­ma a Vir­gi­lio Lars von Trier, igua­la­do y cur­si­lón) lo ha­ce ro­dea­do de grá­fi­cas que han sa­li­do de Dan­te’s In­ferno, un vi­deo­jue­go hack and slash pa­ra Pla­yS­ta­tion y XBox. En fin que no so­lo la his­to­ria es un re­ca­len­ta­do de to­das las películas de ase­si­nos en se­rie, tam­bién la ima­gen que jue­ga con to­da cla­se de mo­vi­mien­tos y tex­tu­ras: con la cá­ma­ra en mano, con la ani­ma­ción a lá­piz, la ca­ri­ca­tu­ra, el experimento ti­po War­hol y el vi­deo­jue­go. To­do ca­be en el tra­yec­to al in­fra­mun­do de un ti­po que se sien­te tan ge­nial que se da per­mi­so de ci­tar­se a sí mis­mo co­mo par­te de la his­to­ria del ar­te. Y lo es por más que de un tiem­po a es­ta par­te su ci­ne so­lo sir­ve pa­ra es­can­da­li­zar y cri­ti­car a Es­ta­dos Uni­dos, no pa­ra ser icó­ni­co (co­mo pre­ten­de) ni mu­cho me­nos en­tre­te­ni­do. Hay mo­men­tos tan cur­sis co­mo és­te: Ver­ge, quién sa­be por qué ra­zón (que so­lo exis­te en la ca­be­za de Lars von Trier), co­mien­za a elo­giar la ins­ti­tu­ción de la fa­mi­lia cual pas­tor pro­tes­tan­te. La char­la sir­ve al ase­sino so­lo pa­ra ha­blar de una fa­mi­lia a la que tu­vo que ma­tar. Du­ran­te un pic­nic, Jack se lle­vó a la fa­mi­lia fe­liz a un cam­po de ti­ro en el que pu­so so­bre la ca­be­za de sus víc­ti­mas tres ca­chu­chas que re­fie­ren al go­rro ro­jo de Trump. El de Ma­ke Ame­ri­ca Great Again. Aquí es­tá la úni­ca cla­ve: La ca­sa de Jack es un pre­tex­to pa­ra ma­tar re­pu­bli­ca­nos. O si no, que el es­pec­ta­dor se fi­je: ¿quién mue­re? ¿A quién sal­va el au­tor? De Es­ta­dos Uni­dos, pa­re­ce de­cir Von Trier, so­lo va­len la pe­na los afro­ame­ri­ca­nos, los asiá­ti­cos, los hip­pies y po­cos más. To­dos va­ro­nes. Sin em­bar­go, hay al­go muy bueno en es­te pas­ti­che que abre la Mues­tra In­ter­na­cio­nal de Ci­ne en su emi­sión se­sen­ta y cin­co: la ac­tua­ción.

_ Matt Di­llon y Bruno Ganz sa­can a flo­te una obra que na­ció ave­jen­ta­da, una obra que ale­ja aún más a su au­tor de Rom­pien­do las olas, aque­lla in­quie­tan­te pe­lí­cu­la por la que, sin du­da, Von Trier se­rá re­cor­da­do.

De Es­ta­dos Uni­dos, pa­re­ce de­cir Von Trier, so­lo va­len la pe­na los afro­ame­ri­ca­nos

La ca­sa de Jack. Di­rec­ción, Lars von Trier. Di­na­mar­ca, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.