Ena­mó­ra­te de un nar­co

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - Jorge No­res Ver­ti­cal, 2018 RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­[email protected]

Ade­más de con­ver­tir la vi­da so­cial y política de Mé­xi­co en un mu­la­dar, el nar­co­trá­fi­co ha per­ver­ti­do la vo­lun­tad de mu­chos jó­ve­nes na­rra­do­res que ape­nas son ca­pa­ces de re­pro­du­cir los he­chos san­grien­tos y vul­ga­res que di­vul­gan la pren­sa y las re­des so­cia­les. Se es­cri­ben tan­tas no­ve­las so­bre ma­to­nes, apren­di­ces de ca­ras cor­ta­das y mo­ve­do­res de dro­ga co­mo co­rri­dos a la me­di­da del an­ti­hé­roe en turno. El ca­so es que la con­sig­na­ción de la reali­dad ga­na ca­da vez más te­rreno fren­te al ejer­ci­cio de la ima­gi­na­ción. Dón­de, pre­gun­to, es­tán las No­ve­las De­fi­ni­ti­vas del Nar­co. Ya que no han lle­ga­do, sus hi­jos bas­tar­dos si­guen mos­trán­do­se en so­cie­dad con im­pú­di­ca ale­gría.

Así es el ca­rác­ter que tie­ne Ver­ti­cal (Pen­guin Ran­dom Hou­se), del es­cri­tor chihuahuen­se Jorge No­res. Co­mo aven­tu­ra­mos des­de las pri­me­ras pá­gi­nas, en vez de ar­qui­tec­tu­ra ver­bal en­con­tra­mos un desasea­do tra­ba­jo de al­ba­ñi­le­ría. La es­cri­tu­ra tie­ne el rit­mo y la sin­ta­xis de la de­cla­ra­ción de un apren­diz de si­ca­rio, anal­fa­be­to y sil­ves­tre, an­te el mi­nis­te­rio pú­bli­co (“Se­guí mo­vien­do mi ca­be­za pa­ra res­pon­der pe­ro es­ta vez la ca­ra se me des­com­pu­so, sen­tí mu­chas ga­nas de llo­rar y no pu­de con­te­ner­las”). Se su­po­ne en­ton­ces que de­be­mos con­cen­trar­nos so­lo en el ar­gu­men­to, la coar­ta­da uná­ni­me de los cul­ti­va­do­res de la no­ve­la del nar­co. ¿Qué ve­mos? A un ni­ño de quin­ce años que se pren­de se­xual­men­te de un je­fe­ci­llo de pla­za a quien las co­sas em­pie­zan a pin­tar­le muy mal. De es­ta ma­ne­ra, sa­len a es­ce­na una cor­te de per­so­na­jes, inevi­ta­ble­men­te bra­vu­co­nes y em­pis­to­la­dos, in­clu­so ve­ne­ra­dos por su fa­mi­lia, y, so­bre to­do, y has­ta el can­san­cio, co­mo si fue­ra lo úni­co que No­res quie­re con­tar, lar­gas se­sio­nes de con­su­mo de al­cohol y co­caí­na, fa­jes y acos­to­nes, y de nue­vo fa­jes y acos­to­nes. Hay que ser un pe­ni­ten­te, y es­tar en ver­dad de acuer­do con el cas­ti­go, pa­ra con­cluir 200 pá­gi­nas que fin­gen avan­zar en una di­rec­ción y en cam­bio se em­pe­ñan en so­nar siem­pre a lo mis­mo.

La no­ve­la del nar­co ad­quie­re ca­da vez con más fuer­za la apa­rien­cia de un indigente ven­ci­do por la ina­ni­ción y el tra­to ser­vi­cial con los

_ in­ha­lan­tes: su as­pec­to em­peo­ra día a día, de su bo­ca sa­le tan so­lo una ti­ra de bal­bu­ceos y en la ma­le­ta que arras­tra con­si­go no hay otra co­sa que re­cor­tes mu­grien­tos de pe­rió­di­co. Ha­bría que pre­gun­tar­le por el se­cre­to pa­ra que si­ga aún con vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.