Ce­ci­lia Lu­go: sin te­mor a los cí­clo­pes

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - AR­GE­LIA GUERRERO ma­ka­ro­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA JI­ME­NA CID

La úl­ti­ma vez que con­ver­sé con Ce­ci­lia Lu­go fue en 2016, cuan­do ella es­ta­ba por ini­ciar un pro­ce­so de re­plie­gue pa­ra pen­sar y des­can­sar. Re­cien­te­men­te, en ju­lio de es­te año, ha es­tre­na­do la pie­za Íta­ca… el via­je, que to­ma co­mo me­tá­fo­ra de par­ti­da el via­je mí­ti­co de Uli­ses (Odi­seo) pa­ra vol­ver a ca­sa, la tra­ve­sía de quien bus­ca su des­tino. La obra de Lu­go, que tam­bién abre­va ins­pi­ra­ción en los ver­sos de “Íta­ca”, de Cons­tan­tino Ca­va­fis, vol­ve­rá a pre­sen­tar­se el 1 y 2 de di­ciem­bre en el teatro Raúl Flo­res Ca­ne­lo del CENART.

“La ver­dad es que pen­sé que es­ta­ba más can­sa­da de lo que es­ta­ba y de­ci­dí que no po­día ha­cer un break en mi vi­da to­da­vía, así, por­que im­pli­ca­ba de­jar de ha­cer mu­chas co­sas que yo que­ría”, me di­ce a pro­pó­si­to del re­ce­so del que vol­vió con es­ta pie­za mar­ca­da por una se­rie de sim­bo­lis­mos y que, a de­cir de la co­reó­gra­fa, re­pre­sen­tan el via­je que ca­da in­di­vi­duo em­pren­de ha­cia lo que con­si­de­ra su des­tino. “Íta­ca fue el re­gre­so mío tam­bién, un re­gre­so de mí a mí. Es la tra­ve­sía no so­lo de Uli­ses sino de to­dos.”

La pie­za de Ce­ci­lia Lu­go ilus­tra de la me­jor for­ma aquel lu­gar co­mún que ci­ta que la dan­za es poe­sía en mo­vi­mien­to. La con­ca­te­na­ción de mo­vi­mien­tos acor­des con la mu­si­ca­li­dad de cor­te me­di­te­rrá­neo alu­dien­do cons­tan­te­men­te al poe­ma épi­co de Ho­me­ro y a los ver­sos de Ca­va­fis son exac­ta­men­te eso: la poe­sía de es­tos dos rap­so­das tra­du­ci­das en mo­vi­mien­to, trans­cri­tas a los cuer­pos y lle­va­das al es­pa­cio.

Es­ta dan­za es una pro­vo­ca­ción pa­ra ir al en­cuen­tro de lo sa­gra­do, ya sea fí­si­co, geo­grá­fi­co o simbólico, más allá del sen­ti­do re­li­gio­so.

“Íta­ca es­tá en el lu­gar don­de no­so­tros que­ra­mos que es­té, Íta­ca no es una is­la, es lo que no­so­tros nom­bre­mos co­mo ese lu­gar que es­tá den­tro de nues­tro co­ra­zón. Pue­de es­tar aden­tro, afue­ra; pue­de ser un si­tio o un es­ta­do emo­cio­nal y ca­da quien tie­ne el su­yo”, afir­ma Ce­ci­lia.

El mi­to, La es­pe­ra, Tiem­po de Ve­rano, Tra­ve­sías de hu­mo/El Exi­lio, son las cua­tro par­tes que com­po­nen la pie­za co­reo­grá­fi­ca in­ter­pre­ta­da por la com­pa­ñía Con­tem­po­dan­za. Las dos pri­me­ras en cla­ra y di­rec­ta alu­sión al via­je que Uli­ses em­pren­de por vol­ver a ca­sa y los obs­tácu­los que sor­tea pa­ra con­se­guir­lo, obs­tácu­los sim­bo­li­za­dos por las si­re­nas y sus can­tos; mien­tras Pe­né­lo­pe, fiel y pa­cien­te, le es­pe­ra du­ran­te 20 años en la is­la jun­to a su hi­jo Te­lé­ma­co, tam­bién en­fren­tan­do sen­das vi­ci­si­tu­des du­ran­te la es­pe­ra.

Tiem­po de Ve­rano, es la in­vi­ta­ción a no apre­su­rar el via­je y dis­fru­tar la tra­ve­sía sin tra­tar de abre­viar­la. Co­mo re­ci­ta el poe­ma de Ca­va­fis: Ten siem­pre a Íta­ca en tu men­te. Lle­gar ahí es tu des­tino.

Mas no apre­su­res nun­ca el via­je. Me­jor que du­re mu­chos años Y atra­car, vie­jo ya, en la is­la, en­ri­que­ci­do de cuan­to ga­nas­te en el ca­mino… La par­te fi­nal, la que re­fie­re al exi­lio, es la me­tá­fo­ra de aque­llos que han sa­li­do de sus lu­ga­res de ori­gen, to­dos aque­llos que han de­bi­do de­jar su ho­gar, fí­si­co y simbólico, quie­nes bus­can re­gre­sar y pa­ra los que Íta­ca sig­ni­fi­ca la es­pe­ran­za. Im­po­si­ble no ha­cer co­ne­xión con los acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes y pen­sar, con­mo­ver­se con es­ta ca­ra­va­na tras­hu­man­te que ha de­bi­do exi­liar­se pa­ra bus­car es­pe­ran­za y cu­yo obs­tácu­lo han si­do las peo­res ex­pre­sio­nes de la hu­ma­ni­dad mo­der­na. De nue­vo el poe­ta: Aun­que la ha­lles po­bre, Íta­ca no te ha en­ga­ña­do.

Así, sa­bio co­mo te has vuel­to, con tan­ta ex­pe­rien­cia, en­ten­de­rás ya qué sig­ni­fi­can las Íta­cas. Fi­nal­men­te, Lu­go ha­bla de la esen­cia co­reo­grá­fi­ca de la obra: “Yo res­pe­to el per­fil de ca­da dan­za, voy tra­tan­do de es­cu­char­la, quie­ro ser muy ho­nes­ta. Me en­tre­go a un pro­ce­so crea­ti­vo que quie­ro que sea muy sin­ce­ro con­mi­go, no quie­ro que­dar bien con na­die. Quie­ro ser mu­cho más

_ ho­nes­ta y cohe­ren­te con­mi­go”.

Un abra­zo rá­pi­do y mi agra­de­ci­mien­to. Vuel­ve a su estudio co­mo atraí­da por una mú­si­ca ba­rro­ca que ha so­na­do des­de el inicio de nues­tra plá­ti­ca. Ha zar­pa­do de nue­vo.

“La pie­za de Lu­go ilus­tra aquel lu­gar co­mún que afir­ma: la dan­za es poe­sía en mo­vi­mien­to”

Los bai­la­ri­nes Carolina Ure­ta y Jorge Ron­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.