¿Me­lón o san­día?

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­[email protected]

http:// www.mi­le­nio.com/la­be­rin­to/Fa­ce­book: La­be­rin­to Mi­le­nio/Twit­ter:@SCLA­be­rin­to

Cuan­do al­guien tie­ne un im­por­tan­te pues­to en la política, ha de es­tar cons­cien­te de que al­gu­nos de sus ac­tos se­rán juz­ga­dos en el pre­sen­te y en la his­to­ria. Pien­so en es­to por­que es­ta­ba le­yen­do so­bre Fe­de­ri­co La­re­do Brú, que lle­gó a ser pre­si­den­te de Cu­ba de 1936 a 1940. Se­gu­ro tu­vo una mu­jer que lo qui­so, sin du­da hi­zo co­sas bue­nas pa­ra su país, fue va­lien­te co­mo mi­li­tar y tu­vo ami­gos con los que com­par­tió al­gu­na co­pa. A ellos les ha­brá de­ja­do gra­tos recuerdos. Mas sien­do un hom­bre que vi­vía pa­ra el pre­sen­te, no su­po ha­cer lo co­rrec­to cuan­do la his­to­ria le to­có la puer­ta.

Ha­ce ochen­taiún años par­tió de Ham­bur­go el bar­co St. Louis con des­tino a La Habana. Lle­va­ba a bor­do más de no­ve­cien­tos ju­díos que huían de las per­se­cu­cio­nes na­zis y ha­bían tra­mi­ta­do sus pa­pe­les pa­ra emi­grar a la is­la. Mas por al­gún ca­pri­cho, por pro­tes­tas de

los cu­ba­nos o por ese an­ti­se­mi­tis­mo que siem­pre pro­pa­ga la iglesia ca­tó­li­ca, el pre­si­den­te La­re­do Brú de­ci­dió in­va­li­dar los per­mi­sos y no per­mi­tió que los ju­díos des­em­bar­ca­ran.

El ca­pi­tán del St. Louis, Gus­tav Schrö­der, ale­mán de san­gre ger­ma­na, no ju­día, hi­zo lo po­si­ble por ne­go­ciar con los cu­ba­nos, pe­ro to­do re­sul­tó in­fruc­tuo­so, y los echa­ron de vuel­ta a Ale­ma­nia. Hi­zo ges­tio­nes pa­ra des­em­bar­car en Es­ta­dos Uni­dos, en Ca­na­dá, en Pa­na­má y tam­bién en Mé­xi­co.

El asun­to ocu­pó las pri­me­ras pla­nas en la pren­sa me­xi­ca­na. Eran fe­chas en que es­ta­ban lle­gan­do mi­les de re­fu­gia­dos es­pa­ño­les. Nin­gún tra­ba­jo hu­bie­se cos­ta­do que Lá­za­ro Cár­de­nas le abrie­ra la puer­ta a no­ve­cien­tos ju­díos, so­bre to­do mu­je­res y ni­ños, en bus­ca de re­fu­gio. Pe­ro los po­lí­ti­cos grin­gos, ca­na­dien­ses, pa­na­me­ños y me­xi­ca­nos, pre­fi­rie­ron pa­sar la pa­pa ca­lien­te, de­jan­do que su fal­ta se di­lu­ye­ra en las aguas de la his­to­ria, y ha­cién­do­le pa­gar to­do el pa­to al se­ñor La­re­do Brú.

Gus­tav Schrö­der, a sa­bien­das de la suer­te que les es­pe­ra­ba en Ale­ma­nia, con­si­guió ir de­jan­do su va­lio­so car­ga­men­to de per­so­nas en In­gla­te­rra, Fran­cia, Ho­lan­da y Bél­gi­ca. La gue­rra co­men­zó un par de me­ses des­pués y más de dos­cien­tos pa­sa­je­ros del St. Louis ha­brían de mo­rir en cam­pos de con­cen­tra­ción. Me pre­gun­to qué ha­brán pen­sa­do de la hos­pi­ta­li­dad que ha­lla­ron en el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

El úni­co hé­roe en­tre tan­tos que die­ron la es­pal­da, fue el ca­pi­tán Schrö­der, y cuan­do la his­to­ria hi­zo su jui­cio el hom­bre re­ci­bió va­rias con­de­co­ra­cio­nes e Is­rael lo con­si­de­ró uno de los “Jus­tos en­tre las Na­cio­nes”.

_

Hoy te­ne­mos mu­chos St. Louis que an­dan por mar y tie­rra en bus­ca de dón­de atra­car; y va­rias per­so­nas que de­ben to­mar de­ci­sio­nes en el pre­sen­te pa­ra la his­to­ria. ¿Qué se­rán? ¿La­re­dos o Schrö­ders?

FE­DE­RI­CO LA­RE­DO BRÚ, pre­si­den­te de Cu­ba de 1936 a 1940.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.