Al em­plea­do nú­me­ro uno

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - VÍC­TOR NÚ­ÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA REUTERS

La política co­mo pro­fe­sión. so­cia­les, pues si no te­ne­mos otra cul­tu­ra de con­vi­ven­cia bien ci­men­ta­da se­rá muy di­fí­cil in­tro­du­cir otros cam­bios, pe­ro no im­pon­ga una doc­tri­na mo­ra­li­na.

Es co­no­ci­da su hon­ra­dez, su com­pro­mi­so, su per­sis­ten­cia, su aus­te­ri­dad, su in­can­sa­ble en­tre­ga al tra­ba­jo. No obs­tan­te, son mu­chas las ex­pec­ta­ti­vas de­po­si­ta­das en us­ted. Ex­ce­si­vas, si to­ma­mos en cuen­ta que se le ha da­do to­do el po­der pa­ra que, en un am­plio mar­gen de ac­ción, pue­da lle­var aca­bo pun­to por pun­to su pro­gra­ma elec­to­ral de ma­ne­ra le­gal, de­mo­crá­ti­ca y le­gí­ti­ma. ¿Cuán­to tar­da­rán, sin em­bar­go, en ai­rear­se los pri­me­ros tra­pos su­cios de su equi­po de go­bierno, de su gru­po par­la­men­ta­rio, de sus go­ber­na­do­res y al­cal­des? ¿Cuán­tas fal­tas es­tá dis­pues­to a to­le­rar en ellos, an­tes de pe­dir­les su di­mi­sión? ¿No hu­bie­ra si­do me­jor man­te­ner ale­ja­dos a los desechos tó­xi­cos que ya han ex­hi­bi­do sus peo­res de­fec­tos en otras ad­mi­nis­tra­cio­nes?

Pre­si­den­te, consulte al pue­blo so­lo cuan­do sea es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio y ejer­za las fun­cio­nes que se han de­le­ga­do en su per­so­na. No con au­to­ri­ta­ris­mo, sí con des­tre­za eje­cu­ti­va. Sea más proac­ti­vo. Si ya sa­be lo que el país ne­ce­si­ta, ¿pa­ra qué quie­re preám­bu­los? Pe­ro tam­bién se­pa, en to­do mo­men­to, que lo que me­nos es­pe­ra­mos es te­ner un cau­di­llo. Tam­po­co un me­sías o un bu­ró­cra­ta pa­ter­na­lis­ta. Así que no so­li­ci­te el apo­yo de los ciu­da­da­nos so­lo pa­ra acu­dir a una ur­na. La ma­yo­ría es­tá dis­pues­ta a ha­cer mu­chas co­sas más. Por­que ya es ho­ra.

No se ol­vi­de de ex­plo­tar, una y otra vez, la in­men­sa for­tu­na que tam­bién con­lle­va el car­go: es­tar al fren­te de una po­ten­cia cul­tu­ral mi­le­na­ria. Via­je os­ten­tán­do­lo, no se en­cie­rre, y atrai­ga los ojos del mun­do gra­cias a es­ta sin­gu­la­ri­dad que res­pal­da, ade­más, a un te­rri­to­rio di­ver­so y fas­ci­nan­te.

¿Qué ha apren­di­do de Jo­sé Mu­ji­ca? ¿Qué lec­cio­nes le ha da­do el desem­pe­ño de Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va? Mí­re­se en esos dos es­pe­jos, Pre­si­den­te, y as­pi­re a aca­bar co­mo el pri­me­ro y no co­mo el se­gun­do (por eso la im­por­tan­cia de sa­ber bien de quién se ro­dea y de apli­car el dis­tan­cia­mien­to

_ re­co­men­da­do por We­ber).

Avan­ce­mos en­ton­ces. Me­nos que­jas y más tra­ba­jo. Y ya ve­re­mos si, al fi­nal, a nues­tro nue­vo y fla­man­te em­plea­do nú­me­ro uno nos na­ce agra­de­cer­le o man­dar­lo a la chin­ga­da.

Al em­plea­do nú­me­ro uno le con­ven­dría leer La política co­mo pro­fe­sión, de Max We­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.