Whi­te is beau­ti­ful

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com FO­TO­GRA­FÍA AL

La li­ber­tad, ser due­ños de nues­tra vo­lun­tad y cons­cien­cia, de nues­tra in­di­vi­dua­li­dad, es una mi­sión mi­le­na­ria que se­gui­mos de­fen­dien­do ca­da día. La es­cla­vi­tud es ra­cis­mo eco­nó­mi­co, se es­ta­ble­ce la in­fe­rio­ri­dad e in­ca­pa­ci­dad de ejer­cer la pro­pia vo­lun­tad de un gru­po pa­ra ex­plo­tar­lo y ma­ni­pu­lar­lo, de­ja de ser un in­di­vi­duo es un cuer­po y su va­lor ra­di­ca en la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y pro­duc­ción. En el MoMA de Nue­va York ex­po­nen la obra de Char­les Whi­te, in­tér­pre­te del do­lor y la de­ter­mi­nan­te tra­yec­to­ria de la con­quis­ta de los de­re­chos de los ne­gros en Nor­tea­mé­ri­ca, las “imá­ge­nes de la dig­ni­dad”. Mu­ra­lis­ta in­fluen­cia­do por Oroz­co y Ri­ve­ra, su obra grá­fi­ca y sus di­bu­jos son los que al­can­zan la más vio­len­ta y poé­ti­ca vi­sión de los re­la­tos ne­ga­dos por la His­to­ria. Na­ció y vi­vió en Chica­go mien­tras la se­gre­ga­ción des­truía la no­ción de igual­dad. La po­bre­za, vio­len­cia fa­mi­liar y la cruel­dad so­cial mar­ca­ron su ta­len­to, asis­tió a las cla­ses gra­tui­tas del Art Ins­ti­tu­te de Chica­go, y sin di­ne­ro pa­ra ma­te­ria­les di­bu­ja­ba de­ses­pe­ra­do, dan­do un ros­tro al ob­tu­so des­tino. En 1941 se ca­só con la ar­tis­ta Eli­za­beth Catlett y vi­vie­ron en Mé­xi­co. Ins­pi­ra­do en el Ba­rro­co, las ma­nos y los ros­tros de sus di­bu­jos y gra­ba­dos son hip­nó­ti­cos, la pa­sión que te­nía ha­cia la lí­nea, la mo­no­cro­mía, in­fluen­cia­do por la ar­tis­ta ale­ma­na Kat­he Kollw­titz y el rea­lis­mo so­cial, re­es­cri­bió las le­yen­da de la re­bel­día en su obra. La His­to­ria se dis­trae con las na­rra­cio­nes so­cia­les, con esa mu­ra­lla de cuer­pos que ac­cio­nan la cons­truc­ción de un gran des­tino co­lec­ti­vo; el Ar­te es­cri­be las his­to­rias de los in­di­vi­duos, re­tie­ne las vo­ces, las mi­ra­das, la co­ti­dia­nei­dad pi­so­tea­da por esa mar­cha me­ga­ló­ma­na y bru­tal que se im­po­ne en him­nos y odas. El corto de la can­ción Bald hea­ded wo­man in­ter­pre­ta­da por Harry Be­la­fon­te, la co­reo­gra­fía es el com­pás de la po­ten­cia con­te­ni­da en el tra­ba­jo for­zo­so de los pre­sos que es­ta­lla en el vien­tre pro­fun­do del ham­bre, la cá­ma­ra se mue­ve y se abre en el au­lli­do que exi­ge I don’t want no cold

iron shac­kles ‘Round my legs, Lord, y las ca­de­nas caen en los pies de Be­la­fon­te. Whi­te per­si­guió ese re­la­to in­crus­ta­do en sus he­ri­das, las mu­je­res de sus gra­ba­dos pre­sas en los plie­gues de sus ves­ti­dos, los ojos fu­rio­sos, las ma­nos he­rra­mien­tas de la su­per­vi­ven­cia, tra­za­das en un lim­bo que se ha­bi­ta con los can­tos rít­mi­cos, del ri­tual de la nos­tal­gia. La tra­ge­dia del Ba­rro­co sin vic­ti­mis­mo, es la per­te­nen­cia

_ hu­ma­na, la vi­da que ca­re­ce de sig­ni­fi­ca­do se es­cri­be ca­da día, si el sig­ni­fi­ca­do es una fa­ta­li­dad, nos ren­di­mos sin com­pren­der, si­guien­do los pa­sos mar­ca­dos. La obra de Whi­te es la re­be­lión a un sig­ni­fi­ca­do no de­sea­do, a un des­tino no pe­di­do, a ne­gar lo que otros han es­cri­to.

Char­les Whi­te. Gra­ba­do, 1960.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.