Apa­rien­cias

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MI­RIAM MABEL MAR­TÍ­NEZ FO­TO­GRA­FÍA GA­LE­RÍA KURIMANZUTTO

Al con­tem­plar la obra de Ro­ni Horn (Nue­va York, 1955) en­ten­de­mos que “no to­do es lo que pa­re­ce”. Des­de las es­cul­tu­ras y los dos au­to­rre­tra­tos que abren su ex­po­si­ción en la Ga­le­ría Kurimanzutto (la pri­me­ra in­di­vi­dual en Mé­xi­co), el jue­go se ex­tien­de a los con­cep­tos de iden­ti­dad y trans­for­ma­ción. ¿Quién es ella o él? ¿Es agua o cris­tal? Las pie­zas nos obli­gan a mi­rar con de­te­ni­mien­to e in­vi­tan a re­fle­xio­nar so­bre la am­bi­güe­dad.

En­tra­mos a un uni­ver­so blan­co, a un am­bien­te prís­tino en el que sus con­cep­tos bri­llan. En­vuel­tas por la luz na­tu­ral —que ca­rac­te­ri­za a es­ta ga­le­ría— y de la que se re­frac­ta en los mu­ros al­tos, las obras ex­pues­tas po­drían lu­cir —pa­ra al­gu­nos— frías; sin em­bar­go, se con­vier­ten en fra­ses breves: ora­cio­nes vi­sua­les mi­ni­ma­lis­tas, en las que la fo­to­gra­fía, el di­bu­jo y la es­cul­tu­ra se aco­mo­dan co­mo su­je­to, ver­bo y com­ple­men­to, cons­tru­yen­do —y no so­lo pro­vo­can­do— emociones. En el tra­ba­jo de Ro­ni Horn es­tá pre­sen­te el pai­sa­je is­lan­dés, con la so­le­dad de la is­la y la luz del nor­te (esa mis­ma e in­ten­sa que asom­bra en la pin­tu­ra del gru­po da­nés Ska­gens­ma­ler­ne), que usa pa­ra hil­va­nar el ci­clo de la na­tu­ra­le­za en su re­la­ción con el ser hu­mano. Su ha­cer es ín­ti­mo y si­len­cio­so.

Ex­po­si­ción de po­cas pie­zas (no se tra­ta de más ni de me­nos, sino de con­tun­den­cia), és­tas do­mi­nan el es­pa­cio y cap­tan la aten­ción del vi­si­tan­te, quien que­da cau­ti­vo tra­tan­do de en­ten­der, a tra­vés de la mi­ra­da, las cua­li­da­des de los ma­te­ria­les ex­plo­ra­dos co­mo el cris­tal y el plás­ti­co. Horn trans­for­ma los ma­te­ria­les en me­dios pa­ra unir na­tu­ra­le­za y poe­sía, co­mo se ob­ser­va en sus lar­gos pris­mas rec­tan­gu­la­res, de alu­mi­nio y plás­ti­co, re­car­ga­dos en la pa­red, don­de se trans­lu­cen fra­ses de la poe­ta Emily Dic­kin­son; las le­tras atra­vie­san la es­cul­tu­ra pa­ra con­ver­tir­se en imá­ge­nes.

La in­clu­sión de la li­te­ra­tu­ra en su pro­pues­ta es re­cu­rren­te; sin em­bar­go, no se tra­ta de ha­cer poe­sía vi­sual, sino de usar la es­cri­tu­ra co­mo una es­tra­te­gia plás­ti­ca. Le atraen el len­gua­je y la es­truc­tu­ra lin­güís­ti­ca, ele­men­tos que se in­te­gran a sus pie­zas co­mo jue­gos con­cep­tua­les so­bre opues­tos, co­mo se ve en sus di­bu­jos y en sus es­cul­tu­ras de vi­drio que con­tie­nen una ima­gen vo­lu­mé­tri­ca que en­ga­ña a la vis­ta: ¿lo que se ve es só­li­do o lí­qui­do? Es­ta in­te­rro­gan­te lle­va al es­pec­ta­dor a ob­ser­var la vul­ne­ra­bi­li­dad de la per­cep­ción, con­cep­to ex­plo­ra­do tam­bién en sus fo­to­gra­fías au­to­bio­grá­fi­cas. ¿Son igua­les o sim­ple­men­te se re­pi­ten? ¿Lo igual se per­ci­be co­mo tal? Es­ta du­da en­vuel­ve y guía: ¿la iden­ti­dad es una o son mu­chas?

Ro­ni Horn ha­ce de la am­bi­güe­dad una pa­ra­do­ja.

Vis­ta de la ex­po­si­ción de Ro­ni Horn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.