De áni­mo le­van­tis­co

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIE­GO ro­ber­to­plie­[email protected]

Apa­che­ría, di­ce Ál­va­ro En­ri­gue en Aho­ra me rin­do y eso es to­do (Ana­gra­ma), era la tie­rra hos­til que se ga­nó el des­pre­cio de los me­xi­ca­nos del nor­te y los es­ta­du­ni­den­ses del sur, un no-lu­gar ha­bi­ta­do por los pue­blos ori­gi­na­les a quie­nes un ma­len­ten­di­do lin­güís­ti­co dio en lla­mar, sin dis­tin­ción al­gu­na, “apa­ches”. Jus­to ahí trans­cu­rre es­ta no­ve­la que con­vo­ca, en mo­men­tos de­sigua­les y aun con­tra­dic­to­rios del si­glo XIX, a co­lo­nos, aven­tu­re­ros, mi­li­ta­res, re­bel­des y pró­fu­gos de la ley has­ta crear un fres­co mul­ti­rra­cial, po­li­va­len­te y plu­ri­ar­gu­men­tal.

Hay quien po­dría re­pa­rar que en Aho­ra me rin­do y eso es to­do abun­dan las tra­mas, los per­so­na­jes —mu­chos de los cua­les en­tran y sa­len de es­ce­na des­pués de in­ter­pre­tar un pa­pel se­cun­da­rio en la His­to­ria—, las dis­qui­si­cio­nes y los pai­sa­jes. A mí me ha cau­ti­va­do esa am­bi­ción. Co­mo si no le bas­ta­ra con se­guir las hue­llas del te­nien­te co­ro­nel Jo­sé Ma­ría Zu­loa­ga —quien a su vez si­gue las hue­llas de una ban­da de abi­geos chi­ri­cahuas— o la som­bra es­cu­rri­di­za de Ge­ró­ni­mo, el le­gen­da­rio cha­mán so­bre quien pe­sa­ba la cár­cel o el patíbulo, En­ri­gue in­te­rrum­pe cons­tan­te­men­te la ac­ción pa­ra re­fle­xio­nar so­bre su des­tino co­mo me­xi­cano en Es­ta­dos Uni­dos, lle­var el dia­rio de una ex­cur­sión en fa­mi­lia a Dra­goon Moun­tains, en Te­xas, y has­ta en­sa­yar so­bre el pro­ce­so de do­mes­ti­ca­ción del ca­ba­llo, el western, las po­lí­ti­cas de ex­ter­mi­nio, la hi­dro­lo­gía, el áni­mo bé­li­co de los hom­bres y las mu­je­res de Apa­che­ría…

En un sen­ti­do, Aho­ra me rin­do y eso es to­do se lee co­mo una no­ve­la de aven­tu­ras mar­ca­das por el hie­rro de la hui­da y la per­se­cu­ción. Una vez que nom­bra las co­sas y anun­cia su pro­pó­si­to ma­yor, aco­me­te los he­chos con un rit­mo que a ra­tos tie­ne la impronta de una es­tam­pi­da y en otros una ca­den­cia so­se­ga­da que per­mi­te re­cons­truir una fran­ja del pa­sa­do sin la ma­qui­na­ria abru­ma­do­ra que sue­le ex­hi­bir el in­ves­ti­ga­dor pro­fe­sio­nal… y esos cam­bios de ve­lo­ci­dad se ejecutan con te­rre­nal ele­gan­cia. En otro sen­ti­do —el del en­sa­yo den­tro de la no­ve­la—, Aho­ra me rin­do y eso es to­do se im­po­ne

_ co­mo una ca­vi­la­ción acer­ca de lo que sig­ni­fi­ca ser un pue­blo en vías de ex­tin­ción, de ser el úl­ti­mo guar­dián de una len­gua, de una ma­ne­ra de es­tar en el mun­do, de un pac­to con la na­tu­ra­le­za. Por es­to, y por la in­vi­ta­ción al via­je, ce­le­bro el es­pí­ri­tu le­van­tis­co de Ál­va­ro En­ri­gue.

Aho­ra me rin­do y eso es to­do Es­pa­ña, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.