Los de­li­rios de Phi­lip K. Dick

Milenio - Laberinto - - CINE - AN­DREA SERDIO

La Bi­blio­te­ca Phi­lip K. Dick, pu­bli­ca­da por el se­llo edi­to­rial Mi­no­tau­ro, es la crónica de un tiem­po don­de la reali­dad y la fan­ta­sía se mez­clan, en el que los hom­bres y los ro­bots se con­fun­den, en el que la Tie­rra, de­vas­ta­da, es vis­ta con nos­tal­gia des­de pla­ne­tas in­hós­pi­tos y las gran­des cor­po­ra­cio­nes lo con­tro­lan to­do, co­mo su­ce­de en ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas?, que ins­pi­ró la pe­lí­cu­la Bla­de Run­ner, di­ri­gi­da por Rid­ley Scott.

Phi­lip K. Dick na­ció en Chica­go en 1928 y mu­rió el 2 de mar­zo de 1982 en San­ta Ana, Ca­li­for­nia, unos me­ses an­tes del es­treno de la pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott, de la que De­nis Vi­lle­neu­ve ha fil­ma­do la se­cue­la Bla­de Run­ner 2049, en la que un ex­ter­mi­na­dor de re­pli­can­tes es pre­ci­sa­men­te uno de ellos. La nue­va ver­sión plan­tea di­le­mas mo­ra­les y gran­des te­mo­res acer­ca del inexo­ra­ble avan­ce de la ciencia y la tec­no­lo­gía.

La vi­da de Phi­lip K. Dick fue di­fí­cil, con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, cin­co ma­tri­mo­nios que ter­mi­na­ron en di­vor­cio y tres hi­jos. Des­de 1952 co­men­zó a pu­bli­car re­la­tos cor­tos y se de­di­có por com­ple­to a la es­cri­tu­ra. En 1956 dio a co­no­cer el cuen­to “Mi­no­rity Re­port”, lle­va­do al ci­ne por Ste­ven Spiel­berg, y en 1963 ob­tu­vo el Premio Hu­go con El hom­bre del cas­ti­llo, no­ve­la en la que Es­ta­dos Uni­dos es de­rro­ta­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

La li­te­ra­tu­ra de Dick es­tá po­bla­da de alu­ci­na­cio­nes, de cues­tio­na­mien­tos so­cia­les, políticos y eco­nó­mi­cos, de reali­da­des al­ter­nas, de la uti­li­za­ción de las dro­gas co­mo me­dio de con­trol. Así su­ce­de en Los tres es­tig­mas de Pal­mer El­dritch, don­de so­lo los alu­ci­nó­ge­nos ha­cen so­por­ta­ble la vi­da. O en el cuen­to en el que se ba­sa la cin­ta Ven­ga­dor del fu­tu­ro, en la que el pro­ta­go­nis­ta se im­plan­ta re­cuer­dos fal­sos, sin dar­se cuen­ta de lo que es­to im­pli­ca.

Dick fue un en­tu­sias­ta de la psi­co­lo­gía ana­lí­ti­ca de Jung, un asi­duo a las dro­gas; pen­sa­ba que su­fría es­qui­zo­fre­nia, se vol­vió pa­ra­noi­co y tu­vo fre­cuen­tes alu­ci­na­cio­nes. To­do es­to lo plas­mó en sus li­bros. En no­ve­las co­mo Ubik, punto de par­ti­da de las pe­lí­cu­las Abre los ojos o Ma­trix. Ubik es “un tour de for­ce de ame­na­za pa­ra­noi­ca y co­me­dia ab­sur­da, en la cual los muer­tos com­pran su si­guien­te re­en­car­na­ción y co­rren el ries­go con­ti­nuo de vol­ver a mo­rir”.

Los ju­ga­do­res de Ti­tán y Flu­yan mis lá­gri­mas, di­jo el po­li­cía son otros de los tí­tu­los de la Bi­blio­te­ca Phi­lip K. Dick; en la pri­me­ra se desa­rro­llan jue­gos si­nies­tros en­tre hu­ma­nos y alie­ní­ge­nas; en la

_ se­gun­da apa­re­ce un sú­per hu­mano me­jo­ra­do ge­né­ti­ca­men­te. Otra es Im­pos­tor, que dio ori­gen a la pe­lí­cu­la del mis­mo tí­tu­lo en la que el pro­ta­go­nis­ta es acu­sa­do de ser un an­droi­de “di­se­ña­do pa­ra sa­bo­tear las de­fen­sas de la Tie­rra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.