“Los pro­ce­sos ju­di­cia­les se han vuel­to es­pec­tácu­lo”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA K&S FILMS

Una jo­ven es­tu­dian­te es acu­sa­da del ase­si­na­to de su me­jor ami­ga. En po­co tiem­po, el cri­men al­can­za las pan­ta­llas te­le­vi­si­vas y se con­vier­te en un su­ce­so me­diá­ti­co. La me­nor, su fa­mi­lia y abo­ga­do, de­be­rán con­tra­rres­tar los se­ña­la­mien­tos. En tono de th­ri­ller, el ar­gen­tino Gon­za­lo To­bal fil­ma Acu­sa­da, don­de cues­tio­na la for­ma en que cier­tos pro­ce­sos ju­di­cia­les se con­vier­ten en au­tén­ti­cos es­pec­tácu­los.

¿Por qué ha­blar de la justicia me­dian­te un th­ri­ller co­mo Acu­sa­da?

Des­de ha­ce tiem­po me ge­ne­ra mu­cha cu­rio­si­dad la ma­ne­ra en que se desa­rro­llan los ca­sos po­li­cia­les. Los me­dios sue­len con­tar­los co­mo si fue­ran fic­cio­nes con pues­ta en es­ce­na in­clui­da y no­so­tros los se­gui­mos co­mo pú­bli­co. A par­tir de ahí vino mi in­te­rés por ha­cer un th­ri­ller na­rra­do des­de la in­ti­mi­dad de una fa­mi­lia.

¿El th­ri­ller es el gé­ne­ro idó­neo pa­ra es­te ti­po de his­to­rias?

Me pa­re­ce un gé­ne­ro que ha­ce de la ley y la ver­dad su cen­tro. Sus en­fo­ques na­rra­ti­vos per­mi­ten ha­blar del es­ta­do en que se en­cuen­tran las so­cie­da­des. Si pen­sa­mos en las di­fe­ren­cias en­tre el po­li­cial clá­si­co del si­glo XIX y el ne­gro del si­glo XX, la ma­yo­ría se sos­tie­ne en los cam­bios en los mo­de­los so­cia­les. El th­ri­ller es ideal pa­ra dis­cu­tir al­re­de­dor de la ver­dad y la pos­ver­dad en la épo­ca de las re­des so­cia­les.

La ver­dad, su ma­lea­bi­li­dad y su ma­ne­jo es­tán pre­sen­tes en la pe­lí­cu­la.

Es el gran te­ma de la pe­lí­cu­la. ¿Qué idea de ver­dad te­ne­mos? ¿A qué idea de ver­dad nos tra­ta­mos de afe­rrar a pe­sar de que el mun­do nos de­mues­tra que hay mu­chas for­mas de en­ten­der­la? Am­bas eran pre­gun­tas que me per­se­guían mien­tras ha­cía la pe­lí­cu­la por­que creo que ten­de­mos a idea­li­zar la ver­dad.

Acu­sa­da mues­tra tam­bién lo que su­ce­de cuan­do la ley y la justicia no coin­ci­den.

Es una pa­ra­do­ja que ve­mos to­do el tiem­po y que de al­gu­na ma­ne­ra en­tron­ca con el ca­rril de la opinión pú­bli­ca y su re­la­ción con los me­dios. De­ter­mi­na­dos he­chos o per­so­nas pue­den ju­gar de una ma­ne­ra por el la­do de la justicia y de otra por el la­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. A tra­vés del ca­so de es­ta fa­mi­lia y de su abo­ga­do que­ría mos­trar có­mo a ve­ces es más im­por­tan­te cons­truir una ima­gen que trans­mi­ta más una per­cep­ción de inocen­cia que la inocen­cia mis­ma.

Aquí se in­ser­ta su crí­ti­ca a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Los jui­cios se han con­ver­ti­do en es­pec­tácu­los pú­bli­cos. En Ar­gen­ti­na, re­cién lo vi­mos con el es­cán­da­lo del Bo­ca–Ri­ver. Lle­va­mos días con dis­cu­sio­nes in­fi­ni­tas. Ya po­dría­mos te­ner un par de tem­po­ra­das de una se­rie la­men­ta­ble que ad­quie­re di­men­sio­nes po­lí­ti­cas y don­de lo de­por­ti­vo pa­só a se­gun­do plano. Son las con­tra­dic­cio­nes del mun­do en que vi­vi­mos.

¿En aras del es­pec­tácu­lo la ver­dad pa­sa a se­gun­do tér­mino?

Den­tro de las vo­rá­gi­nes me­diá­ti­cas lo me­nos que im­por­ta es la ver­dad. Por eso, con­for­me avan­za la pe­lí­cu­la, la pre­gun­ta so­bre la inocen­cia o la cul­pa­bi­li­dad se di­lu­ye an­te el es­cán­da­lo que ge­ne­ra.

¿Có­mo con­se­guir un ba­lan­ce en­tre la di­men­sión éti­ca de la pe­lí­cu­la y el en­tre­te­ni­mien­to al que tam­bién as­pi­ra?

Ese es el re­to que en­fren­ta el ci­ne que me in­tere­sa. Más allá de las re­fle­xio­nes, que­ría un th­ri­ller po­ten­te, pe­ro sin sa­cri­fi­car la pro­fun­di­dad. Pa­ra con­se­guir­lo, me apo­yé en el dra­ma fa­mi­liar, gra­cias al cual pu­de di­ri­gir­me al es­pec­ta­dor y abor­dar di­le­mas más mo­ra­les que políticos. En­tre el pro­ce­so de es­cri­tu­ra del guión y el es­treno, ¿qué tan­to cam­bió su pe­lí­cu­la?

_ En Amé­ri­ca La­ti­na los pro­ce­sos de una pe­lí­cu­la son muy lar­gos; en mi ca­so, pa­sa­ron ca­si cua­tro años. Gra­cias a es­to no es di­fí­cil ce­ñir­se a la idea ori­gi­nal de tu pe­lí­cu­la; es de­cir, no cam­bió de­ma­sia­do.

“Den­tro de las vo­rá­gi­nes me­diá­ti­cas, lo me­nos que im­por­ta es la ver­dad”

Acu­sa­da se desa­rro­lla co­mo un th­ri­ller que ex­hi­be a la in­dus­tria me­diá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.