La obra de ar­te co­mo adic­ción

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA INBA

La cons­tan­te caí­da de un hi­lo de are­na so­bre una bre­ve ram­pa blan­ca den­tro de un mu­seo re­ci­be al es­pec­ta­dor que es­cu­cha­rá la voz fir­me de un cus­to­dio en su afán por pre­ser­var el or­den y la pie­za de ar­te ex­pues­ta a la ató­ni­ta mi­ra­da de quie­nes aún no se aco­mo­dan en su bu­ta­ca y es­cu­cha­rán las ór­de­nes del guar­dia co­mo un ru­do y vie­jo cla­mor por ha­cer va­ler su au­to­ri­dad en el re­cin­to.

Ve­ró­ni­ca Bu­jei­ro es­cri­be Pro­duc­to far­ma­céu­ti­co pa­ra im­bé­ci­les, tex­to que plan­tea un pu­ña­do de in­te­rro­gan­tes en torno al valor ar­tís­ti­co y de mer­ca­do de las obras plás­ti­cas de ar­te mo­derno; gi­ra tam­bién al­re­de­dor de la es­pe­cu­la­ción, a par­tir de la fran­ca mi­ra­da de un cus­to­dio que de­ci­de in­da­gar lo que ven las per­so­nas en un ob­je­to que no re­pre­sen­ta a un ser vi­vo, lo que le per­mi­te tras­pa­sar los lí­mi­tes que, se su­po­ne, pre­ser­va.

La obra de Bu­jei­ro po­ne en pa­la­bras de su per­so­na­je prin­ci­pal, Ca­ta­lino Ris­per­dal, su ne­ce­si­dad de ser to­ma­do en cuen­ta, de com­pren­der el ros­tro du­bi­ta­ti­vo de los vi­si­tan­tes y lo ne­bu­lo­so en­tre su­per­fi­cia­li­dad y sig­ni­fi­ca­do, cu­yos ex­tre­mos evi­den­cian esa es­pe­cie de adic­ción que pue­de ejer­cer la obra ar­tís­ti­ca.

La pre­sen­cia de un crí­ti­co y de una com­pra­do­ra com­pul­si­va de ar­te com­ple­ta el trián­gu­lo de per­so­na­jes que sub­ra­yan la del­ga­da línea en­tre la obra, su fra­gi­li­dad y las in­ter­pre­ta­cio­nes abier­tas al in­fi­ni­to.

La obra, des­de la pos­tu­ra de la per­so­na más re­cha­za­da y me­nos vis­ta en una sa­la de mu­seo, abre un diá­lo­go di­ver­ti­do y crí­ti­co, aun­que tam­bién reite­ra­ti­vo, so­bre el ab­sur­do que en­vuel­ve a es­te uni­ver­so y ubi­ca al ser hu­mano en­tre lo au­tén­ti­co, lo ba­nal y lo frí­vo­lo, a ve­ces so­bre un to­rren­te de du­da re­la­ti­vo a sus co­no­ci­mien­tos, su ca­pa­ci­dad de com­pren­sión y su pro­pia va­lía.

El es­pa­cio, di­se­ña­do e ilu­mi­na­do por Pa­tri­cia Gu­tié­rrez Arria­ga, con­cen­tra un mi­cro uni­ver­so que re­pro­du­ce una sa­la de mu­seo con mu­ro y es­pa­cio aba­ti­ble, se­me­jan­te a la puer­ta de es­ca­pe pa­ra ga­tos, una mi­ri­lla, dos si­llas es­té­ti­cas pa­ra el guar­dia y la obra de ar­te que no de­ja­rá de ge­ne­rar in­quie­tud du­ran­te la fun­ción en­te­ra.

La di­rec­ción de An­gé­li­ca Ro­gel, que crea un ám­bi­to ca­si sa­cro pa­ra ser man­ci­lla­do, de­li­nea la ac­ti­tud de unos per­so­na­jes que tran­si­tan en­tre su con­vic­ción más fir­me y la au­to­trans­gre­sión, rum­bo al más es­tre­pi­to­so ri­dícu­lo, evi­den­cian­do la ig­no­ran­cia del guar­dia tan­to co­mo su as­tu­cia pa­ra la re­van­cha que tras­pa­sa lí­mi­tes, así co­mo la avi­dez in­fi­ni­ta de la com­pra­do­ra de ar­te y el agu­do ta­len­to del co­no­ce­dor, que do­mi­na el len­gua­je de quien ha­ce va­ler el do­ble sen­ti­do de pa­la­bras y afir­ma­cio­nes.

Me­dian­te un áci­do y crí­ti­co sen­ti­do del hu­mor que, ade­más de pre­sen­tar a Ris­per­dal en un es­ta­do emo­cio­nal ca­ri­ca­tu­res­ca­men­te pri­mi­ti­vo y a los ex­ce­di­dos per­so­na­jes en un vai­vén de jue­go ex­tre­mo, que por un ins­tan­te alu­de a La crea­ción de Adán de Mi­guel Án­gel, la ac­ción ha­ce ima­gi­nar al pú­bli­co la obra plás­ti­ca que crea adic­ción en el cus­to­dio, cu­yo es­pí­ri­tu ha su­fri­do una im­por­tan­te trans­for­ma­ción que no de­ja de mos­trar la ve­ta hu­ma­na y gro­tes­ca de un mun­do en apa­rien­cia es­té­ti­co e in­to­ca­ble.

Pro­duc­to far­ma­céu­ti­co pa­ra im­bé­ci­les es una obra que lla­ma la aten­ción ha­cia el mo­ve­di­zo uni­ver­so del ar­te, del que mu­chos se sien­ten ex­clui­dos, mien­tras otros se ba­ñan de un po­der fa­tuo y ex­clu­yen­te que los pro­te­ge de los cues­tio­na­mien­tos y les otor­ga un valor ex­tra pa­ra sos­te­ner su exis­ten­cia.

El equi­po ar­tís­ti­co for­ma­do por Bu­jei­ro, Ro­gel y Gu­tié­rrez, en com­pli­ci­dad crea­ti­va con Ma­rio Al­ber­to Mon­roy, Alon­so Íñiguez y Ro­mi­na Coc­cio, in­clui­do el re­ve­la­dor y ati­na­do vestuario de Aris Pre­te­lin–Es­te­ves,

_ ha­ce una pro­pues­ta di­ver­ti­da que otor­ga una vi­sión ex­pan­si­va de una zo­na del ar­te en la que pa­re­cie­ra que el ser hu­mano es lo que me­nos im­por­ta den­tro del com­ple­jo círcu­lo del ar­te y sus vanidades.

La obra de Ve­ró­ni­ca Bu­jei­ro plan­tea in­te­rro­gan­tes en torno al ar­te mo­derno

Pro­duc­to far­ma­céu­ti­co pa­ra im­bé­ci­les se pre­sen­ta de jue­ves a do­min­go en el Tea­tro El Gra­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.