Un in­cier­to com­ba­te

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - JO­SÉ DE LA CO­LI­NA

La pá­gi­na per­fec­ta, el cuen­to per­fec­to, el en­sa­yo per­fec­to… El es­cri­tor se de­ses­pe­ra por bus­car la per­fec­ción en to­do lo que él es­cri­be e in­clu­so na­da más re­dac­ta, pe­ro, al mis­mo tiem­po, dos im­pul­sos se ori­gi­nan en él, igual de ge­me­los co­mo de con­tra­rios… Así, trans­cu­rren los mi­nu­tos, las ho­ras, los días, y el asun­to es ca­da vez más irre­so­lu­ble: si hay solución, és­ta apa­re­ce co­mo una lan­za que vue­la en el ai­re abrien­do diez mil pun­tas que he­ri­rán la ra­zón del au­tor. Nun­ca hay solución, y el au­tor se aban­do­na al flu­jo de las pa­la­bras co­mo el flu­jo del agua en el de­por­te lla­ma­do surf. Así, el au­tor se aban­do­na diz­que aban­do­nán­do­se a la co­rrien­te in­di­vi­sa e in­for­me del pa­la­bre­río que le bro­ta de la par­te me­nos co­no­ci­da de sí mis­mo, y a la vez tra­ta de man­te­ner el equi­li­brio so­bre la ta­bli­ta en que se yer­gue va­lien­te­men­te, si no he­roi­ca­men­te, tra­tan­do de com­po­ner una pie­za de re­dac­ción que man­ten­ga al­gu­na gra­cia ca­si sal­va­je y mien­tras tan­to ha­cer que lo que es­cri­be ten­ga al­gún sen­ti­do, es de­cir, que “di­ga” al­go que, si no es com­pren­si­ble con el in­te­lec­to, lo sea al me­nos con el “co­ra­zón”. Los su­rrea­lis­tas lo in­ten­ta­ron es­for­za­da­men­te en gru­po e in­di­vi­dual­men­te. Uno de ellos pre­ten­día so­ñar des­pier­to, y dic­ta­ba a sus com­pa­ñe­ros to­do lo que “veía” en su pa­la­bre­río desata­do. To­da­vía no sa­be­mos si esa es la solución al pro­ble­ma de la es­cri­tu­ra que se plan­tea a ca­da uno ape­nas abre la compu­tado­ra y se po­ne a te­clear co­mo lo­co que a la vez tie­ne es­ta­tu­ra de cuer­do. Pe­ro, co­mo quie­ra que sea, el pro­ble­ma per­ma­ne­ce co­mo un blo­que de hie­lo que se va des­ha­cien­do sin per­der su ima­gen ate­rra­do­ra pa­ra el au­tor. ¿Qué es lo que ani­ma a es­cri­bir co­mo quie­ra que sea o se­gún un or­den de las ideas? ¿La con­cien­cia o la men­te irra­cio­nal que hay, se su­po­ne, ba­jo ella, co­mo una piel de ser­pien­te que tu­vie­se dos com­po­nen­tes bá­si­cos, aun­que con­tra­rios? Pro­ble­ma irre­so­lu­ble que se plan­tea al que ejer­ce la li­te­ra­tu­ra co­mo al­go más que un mo­dus vi­ven­di o co­mo la ma­ni­fes­ta­ción de su “alma”.

De cual­quier ma­ne­ra, eso ocu­rre siem­pre, ya se tra­te de un cuen­to, un en­sa­yo o un poe­ma. Uno qui­sie­ra te­ner­lo re­suel­to de una vez por to­das, pe­ro allí es­tá el dra­ma: la li­te­ra­tu­ra no es solución al­gu­na, y más bien se abre a to­das las in­te­rro­ga­cio­nes. Se­gui­re­mos en es­to eter­na­men­te, ya sea que que­ra­mos in­ven­tar per­so­na­jes a par­tir de la de­sin­te­gra­ción de uno mis­mo, si es­ta “uni­dad” exis­te.

Ape­nas ha es­cri­to es­to, el es­cri­tor se re­ti­ra a des­can­sar, no co­mo so­bre lau­re­les o so­bre un le­cho de es­pa­das con la pun­ta al­za­da. Es­cri­bir, es­cri­bir, es­cri­bir co­mo des­ma­de­ján­do­se uno mis­mo y sin pen­sar mu­cho en el pro­ble­ma, aun­que és­te per­sis­te co­mo un fan­tas­ma que ne­ga­se a di­sol­ver­se en la ma­ña­na en que el au­tor es­tá oje­ro­so, vi­brá­til aún, ca­si cre­yén­do­se ven­ce­dor o de­rro­ta­do de al­go que es un in­cier­to com­ba­te. No can­ta vic­to­ria ni se la­men­ta tras

_ es­te com­ba­te con­si­go mis­mo o tal vez con el otro que sa­be que es en­tre los mil per­so­na­jes que lo con­for­man. No hay vic­to­ria ni fra­ca­so: so­lo un tex­to que, en el me­jor de los ca­sos, ha­bla­rá a al­guien, a quién sa­be quién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.