El vir­gi­niano

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - DAVID TOSCANA dtos­ca­[email protected]

http:// www.mi­le­nio.com/la­be­rin­to/Fa­ce­book: La­be­rin­to Mi­le­nio/Twit­ter:@SCLA­be­rin­to

La no­ve­la ma­dre del western es El vir­gi­niano, de Owen Wis­ter, pu­bli­ca­da en 1902. Al fi­nal del ca­pí­tu­lo dos apa­re­ce la fra­se más­fa­mo­sa­del­gé­ne­ro­va­que­ro:“Cuan­do me lla­mes así, son­ríe”.

La es­ce­na es así: los per­so­na­jes es­tán en un sa­loon ju­gan­do car­tas. En el ca­lor del jue­go uno de ellos, de nom­bre Tram­pas, le di­ce Son of a… al vir­gi­niano. El lec­tor tie­ne que lle­nar la pa­la­bra bitch que no se es­cri­bía a prin­ci­pios del si­glo vein­te. Con­ti­núa la na­rra­ción: “La pis­to­la del vir­gi­niano apa­re­ció y la apo­yó en la me­sa, su­je­tán­do­la con una mano pe­ro sin apun­tar. Y con una voz más sua­ve que nun­ca, una voz que so­na­ba ca­si co­mo una ca­ri­cia, pe­ro arras­tran­do las pa­la­bras un po­co más de lo ha­bi­tual, de ma­ne­ra que ca­si ha­bía una pau­sa en­tre ellas, co­mu­ni­có sus ór­de­nes al tal Tram­pas:

“Cuan­do me lla­mes así, son­ríe”.

El vir­gi­niano inau­gu­ra en la li­te­ra­tu­ra la po­se del cow­boy va­le­ro­so, ma­cho, digno. Pe­ro va­ya uno a saber dón­de es­tán esas aga­llas cuan­do tu­vo que sa­car un ar­ma pa­ra mos­trar­las.

En nues­tro va­pu­lea­do Mé­xi­co co­no­ce­mos mu­chos va­lien­tes ar­ma­dos que lue­go da lás­ti­ma ver­los tan frá­gi­les cuan­do les qui­tan la pis­to­li­ta.

Des­de la apa­ri­ción de las ar­mas de fue­go, los crí­ti­cos se die­ron cuen­ta de que se­ría di­fí­cil dis­tin­guir al gue­rre­ro gran­de del pe­que­ño. Es­to se agu­di­zó con el na­ci­mien­to del ri­fle. Las pri­me­ras gue­rras en las que se em­plea­ron mos­que­tes to­da­vía te­nían res­tos de las es­tra­te­gias de la an­ti­güe­dad. Se acer­ca­ban los dos ejér­ci­tos, dis­pa­ra­ban “al ai se va” cuan­do es­ta­ban a ti­ro de pie­dra, y lue­go se lan­za­ban a lu­char cuer­po a cuer­po.

En la gue­rra de in­de­pen­den­cia grin­ga, apa­re­ció el ri­fle por pri­me­ra vez, con el que ya se po­día apun­tar de ma­ne­ra pre­ci­sa al ri­val que se desea­ba li­qui­dar. Los in­gle­ses pro­tes­ta­ron: “es­to ya no es una lu­cha dig­na sino me­ro ase­si­na­to”. El fran­co­ti­ra­dor, que hoy pue­de ser un hé­roe, no era en­ton­ces sino un ho­mi­ci­da. Por eso ni si­quie­ra lle­va­ban uni­for­me mi­li­tar, sino ves­ti­men­tas pa­re­ci­das a las de los in­dios. ¿Có­mo po­día con­si­de­rar­se va­lien­te un sol­da­do que se ocul­ta­ba pa­ra dis­pa­rar y se re­ti­ra­ba lue­go de ja­lar el ga­ti­llo? Pa­ra más in­ri, a es­tos ti­ra­do­res les gus­ta­ba ca­zar ofi­cia­les, no sol­da­dos de a pie.

Los grin­gos se con­vir­tie­ron en un país de co­lo­nos que emi­gra­ban al oes­te. El ri­fle se vol­vió un com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble pa­ra pro­te­ger­se, ca­zar, di­ver­tir­se, ma­tar y mo­rir. Y nin­gún gobierno les va a qui­tar el de­re­cho de po­seer ar­mas. De he­cho,

_ cuan­do las le­yes prohí­ben las ar­mas a los ci­vi­les, con­si­guen que so­lo los cri­mi­na­les las po­sean.

Por eso en Mé­xi­co, ca­da vez que un vir­gi­niano sa­que su ar­ma y nos di­ga “son­ríe”, ten­dre­mos que son­reír.

EN EL WESTERN, el ri­fle se vol­vió un com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble pa­ra pro­te­ger­se, ca­zar, di­ver­tir­se, ma­tar y mo­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.