Gua­da­la­ja­ra con gui­ta­rra

La mú­si­ca de acá, de Al­fre­do Sán­chez, res­ca­ta a las fi­gu­ras y at­mós­fe­ras de la vi­da cul­tu­ral ta­pa­tía

Milenio - Laberinto - - MÚSICA - ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA FO­TO­GRA­FÍA A. S.

La lec­tu­ra del li­bro que nos ofre­ce el pe­rio­dis­ta y mú­si­co Al­fre­do Sán­chez con­tie­ne un con­jun­to de cró­ni­cas y re­la­tos pe­rio­dís­ti­cos cen­tra­dos en la vi­da de al­gu­nos de los per­so­na­jes que han nu­tri­do la vi­da cul­tu­ral de Gua­da­la­ja­ra en los úl­ti­mos 50 años. Buen re­pre­sen­tan­te del pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, lo­cu­tor y pro­duc­tor de pro­gra­mas ra­dio­fó­ni­cos, mú­si­co des­ta­ca­do, cóm­pli­ce fre­cuen­te de otros mú­si­cos, el au­tor co­no­ce, co­mo muy po­cos, las ex­pe­rien­cias, los lu­ga­res, ac­to­res y re­pre­sen­tan­tes de una vi­da cul­tu­ral que es mu­cho más di­ver­sa y com­ple­ja de lo que se cree.

Die­cio­cho per­so­na­jes de la mú­si­ca lo­cal son en­tre­vis­ta­dos en La mú­si­ca de acá (EDUG, Gua­da­la­ja­ra, 2018). Son re­tra­tos he­chos a mano, sur­gi­dos fun­da­men­tal­men­te des­de la ad­mi­ra­ción. Cin­co de ellos na­cie­ron en­tre 1920 y 1940, cua­tro en la dé­ca­da de 1940, seis en la de 1950, y tres, los más jó­ve­nes de los en­tre­vis­ta­dos, per­te­ne­cen a los años se­sen­ta. Es de­cir, en­con­tra­mos en­tre los per­so­na­jes que des­fi­lan en las pá­gi­nas del li­bro mú­si­cos que fa­lle­cie­ron a los 92 años (Do­min­go Lobato), y mú­si­cos que tie­nen hoy 54 años (Car­los Sán­chez Gu­tié­rrez). En su con­jun­to, son vo­ces que per­te­ne­cen a dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos que han vi­vi­do en Gua­da­la­ja­ra a lo lar­go de más de me­dio si­glo y que con­fi­gu­ran un buen ma­pa de las sen­si­bi­li­da­des y los so­ni­dos que han cir­cu­la­do por es­tas tie­rras mo­ja­das.

Los en­tre­vis­ta­dos im­por­tan por lo que son, o por lo que fue­ron, pe­ro im­por­tan tam­bién por lo que re­pre­sen­tan: tra­yec­to­rias vi­ta­les in­di­vi­dua­les inevi­ta­ble­men­te uni­das a es­pa­cios fí­si­cos con­cre­tos: la Es­cue­la de Mú­si­ca de la U. de G., el Lu­ci­fer —un mí­ti­co con­gal roc­ke­ro del cen­tro his­tó­ri­co ta­pa­tío—, el Co­pen­ha­gen 77, o más re­cien­te­men­te el Bar­ba Ne­gra o El Ro­jo Ca­fé. En esos es­pa­cios se con­fi­gu­ra­ron “mi­cro­at­mós­fe­ras” cul­tu­ra­les ade­cua­das a los dis­tin­tos es­pí­ri­tus de épo­ca que po­bla­ron la mú­si­ca en Gua­da­la­ja­ra des­de los años cin­cuen­ta has­ta fi­na­les del si­glo pa­sa­do.

Otro ele­men­to im­por­tan­te del li­bro es la di­ver­si­dad de los mú­si­cos in­clui­dos en las en­tre­vis­tas. De la mú­si­ca clá­si­ca al jazz, del rock al blues, de quie­nes fue­ron ri­gu­ro­sos for­ma­do­res aca­dé­mi­cos de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos pro­fe­sio­na­les, has­ta eje­cu­tan­tes, com­po­si­to­res y can­tan­tes for­ma­dos en las aguas revueltas de la lí­ri­ca po­pu­lar, lo que te­ne­mos es un mues­tra­rio de la edu­ca­ción sen­ti­men­tal de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos que hi­cie­ron de Gua­da­la­ja­ra su lu­gar de re­si­den­cia, el lu­gar des­de el cual sus con­vic­cio­nes es­té­ti­cas, in­tere­ses in­te­lec­tua­les y pa­sio­nes per­so­na­les se con­ju­ga­ron pa­ra for­jar tra­yec­to­rias des­ta­ca­das en la mú­si­ca lo­cal y na­cio­nal.

Los años se­sen­ta y se­ten­ta fue­ron el au­ge del rock y el blues en Gua­da­la­ja­ra. La Re­vo­lu­ción de Emi­li­ano Za­pa­ta, Spi­ders, 39.4, La Fa­cha­da de Pie­dra, Ton­cho Pi­la­tos, pri­me­ro, y lue­go, en los ochen­ta, des­ta­ca­da­men­te El Per­so­nal o Es­ca­lón —agru­pa­cio­nes en las que par­ti­ci­pó el pro­pio Al­fre­do Sán­chez—, con­fi­gu­ra­ron tra­yec­to­rias que ali­men­ta­ron el ca­rác­ter fran­ca­men­te es­cép­ti­co, bas­tar­do, de la “iden­ti­dad” mu­si­cal ta­pa­tía. “Back” o “Nasty Sex”, por ejem­plo, so­na­ban en San An­drés, en Analco, en Obla­tos, pe­ro tam­bién en Jar­di­nes del Bos­que o en Pro­vi­den­cia, jun­to a las can­cio­nes de Ja­vier So­lís, el Ma­ria­chi Var­gas de Te­ca­litlán, Los Te­rrí­co­las, Los Án­ge­les Ne­gros, o Mic­key Lau­re. Es un au­tén­ti­co mis­te­rio có­mo so­bre­vi­vie­ron los mú­si­cos en­tre­vis­ta­dos en un con­tex­to do­mi­na­do por la mú­si­ca co­mer­cial lo­cal y ex­tran­je­ra, con po­cos es­pa­cios pa­ra to­car en vi­vo, y con las per­ma­nen­tes re­ser­vas de com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas na­cio­na­les pa­ra pro­mo­ver los so­ni­dos lo­ca­les.

El tex­to reúne un con­jun­to de con­tri­bu­cio­nes tes­ti­mo­nia­les y bio­grá­fi­cas im­por­tan­tes pa­ra cons­truir una suer­te de so­cio­lo­gía cul­tu­ral de la ca­pi­tal ta­pa­tía. Las en­tre­vis­tas tra­ba­ja­das por el au­tor a lo lar­go de va­rios años, pa­ra ser trans­cri­tas, re­vi­sa­das y pu­bli­ca­das hoy en for­ma im­pre­sa, es un buen re­ga­lo pa­ra los lec­to­res in­tere­sa­dos en el pa­sa­do re­cien­te de la vi­da cul­tu­ral lo­cal. Des­pués de to­do, la mú­si­ca tie­ne siem­pre un so­ni­do pro­pio, con ac­to­res, pro­ta­go­nis­tas y es­pec­ta­do­res es­pe­cí­fi­cos, que vuel­ve

_ dis­tin­to lo na­cio­nal y lo uni­ver­sal a tra­vés de la ima­gi­na­ción, el ofi­cio y la crea­ti­vi­dad de mú­si­cos lo­ca­les. En ese sen­ti­do, La mú­si­ca de acá re­cons­tru­ye frag­men­tos de esa his­to­ria cul­tu­ral.

La mú­si­ca de acá son re­tra­tos he­chos a mano, sur­gi­dos fun­da­men­tal­men­te des­de la ad­mi­ra­ción

Ja­vier Mar­tín del Cam­po, de La Re­vo­lu­ción de Emi­li­ano Za­pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.