“Bus­ca­mos las his­to­rias que no han si­do con­ta­das”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA CIU­DAD LU­NAR PRO­DUC­CIO­NES

El ori­gen del nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia se ubi­ca en la dé­ca­da de 1970. Du­ran­te aque­llos años unos agri­cul­to­res wa­yuu des­cu­brie­ron una for­ma de vi­da al tra­fi­car es­tu­pe­fa­cien­tes. Con re­sul­ta­dos más que exi­to­sos, la co­mu­ni­dad co­men­zó a cre­cer has­ta co­se­char más y más po­der. Mo­ti­va­dos por la cu­rio­si­dad de co­no­cer los mean­dros del cri­men or­ga­ni­za­do, Cris­ti­na Cas­te­llano y Ciro Gue­rra fil­man Pá­ja­ros de ve­rano, una pe­lí­cu­la que abor­da el ori­gen del nar­co­trá­fi­co y las re­des de po­der que ha te­ji­do a ni­vel ciu­da­dano.

¿Qué de­to­na Pá­ja­ros de ve­rano?

Nace de co­no­cer el mun­do wa­yuu y sus có­di­gos de com­por­ta­mien­to. En Co­lom­bia se cree que hay mu­chas pe­lí­cu­las so­bre el nar­co­trá­fi­co, pe­ro no es ver­dad. En reali­dad, no son más de cin­co. Lo que su­ce­de es que el te­ma se ha to­ca­do des­de fue­ra, so­bre to­do des­de la ci­ne­ma­to­gra­fía nor­te­ame­ri­ca­na y aho­ra des­de las se­ries. Lo gra­ve es que las for­mas de con­tar des­de Es­ta­dos Uni­dos fue­ron adop­ta­das por no­so­tros.

¿Por eso cen­tran su his­to­ria en una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na?

Que­ría­mos ha­blar de la trans­for­ma­ción de la fa­mi­lia, la so­cie­dad y el país. Co­lom­bia vi­vía en un mun­do ru­ral y tra­di­cio­nal has­ta que fue de­vo­ra­do por la di­ná­mi­ca de la mo­der­ni­dad y el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je.

En Mé­xi­co tam­bién nos fal­ta ha­blar de la for­ma en que las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas son afec­ta­das por el nar­co­trá­fi­co.

Al me­nos en Co­lom­bia es­to es un ta­bú: re­pre­sen­ta un te­ma do­lo­ro­so. Nos ne­ga­mos a mi­rar­nos al es­pe­jo, pe­ro ne­ce­si­ta­mos ha­blar de ello pa­ra com­pren­der la di­men­sión del pro­ble­ma.

¿No tie­ne que ver con ra­cis­mo?

Ha­blar del mun­do wa­yuu nos sir­vió pa­ra re­fle­xio­nar so­bre una fa­mi­lia en par­ti­cu­lar. Se­gui­mos mar­gi­nan­do a las mi­no­rías de las na­rra­ti­vas na­cio­na­les, pe­ro en nues­tro ca­so que­ría­mos par­tir de la fa­mi­lia co­mo me­tá­fo­ra de lo que su­ce­de cuan­do el nar­co­trá­fi­co se in­fil­tra en lo más pro­fun­do de una so­cie­dad.

Des­de El abra­zo de la ser­pien­te, us­ted y Ciro Gue­rra le han to­ma­do el pul­so a las at­mós­fe­ras ru­ra­les.

Bus­ca­mos las his­to­rias que no han si­do con­ta­das, o al me­nos que no han si­do con­ta­das des­de el mun­do co­lo­ni­za­do. Nos gus­ta po­ner­nos en el lu­gar de los ex­plo­ta­dos. Con Pá­ja­ros de ve­rano, qui­si­mos ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre el ori­gen del nar­co­trá­fi­co pe­ro no des­de fue­ra, sino des­de den­tro.

¿Asu­mir la pers­pec­ti­va fo­rá­nea pa­ra con­tar es­tas his­to­rias es lo que nos ha lle­va­do a se­ries o pe­lí­cu­las apo­lo­gé­ti­cas del nar­co?

La ma­yo­ría de las pro­duc­cio­nes asu­men la pers­pec­ti­va de quien vie­ne de fue­ra y ter­mi­nan ha­cien­do apo­lo­gía en tan­to que mues­tran a los nar­co­tra­fi­can­tes co­mo fo­ra­ji­dos y re­bel­des con ac­ce­so al po­der y a las mu­je­res más be­llas. Pro­mo­ver es­te ti­po de es­truc­tu­ras no nos ayu­da a sa­lir del pro­ble­ma.

El im­pac­to de la pe­lí­cu­la se po­ten­cia a par­tir de su dis­cur­so es­té­ti­co. ¿Có­mo tra­ba­jó es­ta par­te?

Ca­da pe­lí­cu­la tie­ne una for­ma de ha­cer­se y ca­da una va re­ve­lan­do su es­té­ti­ca. La so­cie­dad wa­yuu tie­ne una re­la­ción muy fuer­te con el co­lor y su

_ re­pre­sen­ta­ción, y es­to sin du­da es­tá pre­sen­te; tam­bién abre­va­mos del ci­ne surrealista, del ci­ne de gangs­ters y del wes­tern. Más que ha­blar de con­di­cio­nes so­cio­ló­gi­cas o an­tro­po­ló­gi­cas so­mos unos enamo­ra­dos del ci­ne.

“La fa­mi­lia es una me­tá­fo­ra cuan­do el nar­co­trá­fi­co se in­fil­tra en la so­cie­dad”

En­fo­ca­da en los agri­cul­to­res wa­yuu, Pá­ja­ros de ve­rano ras­trea el ori­gen del nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.