“Me in­vo­lu­cro con otras co­mu­ni­da­des y na­rra­ti­vas”

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA POTENTIAE.MX

¿Có­mo en­ten­de­mos la nor­ma­li­dad? El rea­li­za­dor me­xi­cano Ja­vier Tos­cano re­vi­sa la for­ma en que se ar­ti­cu­lan dis­tin­tos gru­pos de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes en sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas pa­ra crear un sis­te­ma de co­la­bo­ra­ción. En Potentiae, el di­rec­tor, le­jos de cons­truir un re­tra­to vic­ti­mis­ta, ha­bla de la im­por­tan­cia de asu­mir al “otro” co­mo al­guien di­fe­ren­te.

¿Por qué ha­cer un do­cu­men­tal so­bre la gen­te con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes?

En mis cor­to­me­tra­jes me he in­vo­lu­cra­do con co­mu­ni­da­des que ge­ne­ran otras na­rra­ti­vas. A par­tir de es­tas ex­pe­rien­cias fue que me plan­teé Potentiae.

Pre­ci­sa­men­te, la na­rra­ti­va de su pe­lí­cu­las esos tie­ne en mos­trar el ac­cio­nar co­lec­ti­vo de los in­di­vi­duos.

En su no­ve­la de cien­cia fic­ción Más que hu­mano, Theo­do­re Stur­geon na­rra có­mo gen­te con ca­pa­ci­da­des dis­tin­tas se en­sam­bla pa­ra ge­ne­rar una en­ti­dad con otras ca­pa­ci­da­des. A mí no me in­tere­sa­ba lle­gar a tan­to, pe­ro sí re­vi­sar la no­ción de dis­ca­pa­ci­dad a par­tir de es­tos en­sam­bles, es de­cir, có­mo se com­ple­men­tan unos con otros. La co­lec­ti­vi­dad es lo que va con­tan­do la his­to­ria. Que­ría con­tra­po­ner a una co­mu­ni­dad de dis­ca­pa­ci­ta­dos fren­te a lo que lla­ma­mos nor­ma­li­dad a fin de cues­tio­nar el sta­tus quo.

Hay tam­bién una re­fle­xión so­bre la ma­ne­ra en que nos re­la­cio­na­mos con el “otro”.

Cier­to, que­ría in­vi­tar a pen­sar en la gran “otre­dad” y lo que sig­ni­fi­ca ser to­tal­men­te dis­tin­to. La me­tá­fo­ra se en­tien­de, creo, so­bre to­do al fi­nal. Es im­po­si­ble po­ner­se en los za­pa­tos del otro. Sim­ple­men­te se tra­ta de sen­tir que el otro es ca­paz de con­fron­tar­nos a no­so­tros mis­mos pa­ra en­ri­que­cer­nos a par­tir de la di­fe­ren­cia. No se tra­ta de in­te­grar­nos en la nor­ma­li­dad, sino de una con­vi­ven­cia exis­ten­cial don­de se par­ta del res­pe­to.

¿Có­mo fue el tra­ba­jo con per­so­na­jes con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes?

Fue com­pli­ca­do y emo­ti­vo. Los mun­dos, el del ci­ne y el de los dis­ca­pa­ci­ta­dos, son muy di­fe­ren­tes. Mu­chas ve­ces los tra­ta­mos con con­des­cen­den­cia, lás­ti­ma y com­pren­sión, aun­que es­to im­pli­que ser pa­ter­na­lis­tas, cuan­do la reali­dad es que ellos es­tán ha­bi­tua­dos a con­fron­tar es­te ti­po de pro­yec­cio­nes. No­so­tros les di­mos su es­pa­cio e in­ten­ta­mos ser pa­cien­tes. Co­mo ci­neas­ta apren­dí a po­ner a prue­ba to­do el dis­po­si­ti­vo, pa­ra sen­si­bi­li­zar y de­mos­trar que no es una cues­tión de pro­duc­ti­vi- dad sino de ade­cuar­se a cier­tos tiem­pos aje­nos a la di­ná­mi­ca de la in­dus­tria. A par­tir del res­pe­to bus­qué ge­ne­rar con­fian­za en mí, no pa­ra sa­tis­fa­cer el mor­bo, sino pa­ra que el tra­ba­jo sa­lie­ra bien.

¿A la ho­ra fil­mar en­con­tró di­fi­cul­ta­des pa­ra la mo­vi­li­dad de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad?

Sin du­da hay li­mi­ta­cio­nes, pe­ro no qui­se mos­trar­las por­que eso ha­bría si­do vic­ti­mi­zar­los. Mi idea era se­ña­lar­las de ma­ne­ra su­til na­da más. Que­ría una pe­lí­cu­la so­bre ellos no so­bre sus im­po­si­bi­li­da­des o la for­ma en la que los obs­ta­cu­li­za­mos. Mi idea era de­cons­truir la pa­la­bra dis­ca­pa­ci­dad a par­tir de la con­fron­ta­ción, más allá de la de­nun­cia. Creo que con eso era su­fi­cien­te. Des­de lue­go, nos fal­ta mu­cho por ha­cer; sin em­bar­go, yo pre­fe­rí cen­trar­me en ellos.

Den­tro de la pe­lí­cu­la la mú­si­ca es muy im­por­tan­te, tan­to, que ca­si mar­ca el rit­mo de la pe­lí­cu­la.

Eso lo des­cu­brí so­bre la mar­cha y me ma­ra­vi­lló. En va­rios de mis do­cu­men­ta­les fa­vo­ri­tos la mú­si­ca no tie­ne un pa­pel im­por­tan­te. Sin em­bar­go, aquí su­ce­dió lo con­tra­rio. Sus pro­pios rit­mos te­nían re­so­nan­cias. Uno de los pri­me­ros gru­pos a los que co­no­cí fue el de cie­gos que to­can en el cen­tro. Des­de el ini­cio

_ ya ha­bía al­go de mu­si­cal y de al­gu­na ma­ne­ra, mi tra­ba­jo con­sis­tió en de­jar­los des­ple­gar sus ha­bi­li­da­des pa­ra que po­co a po­co se fue­ran en­sam­blan­do, y es ver­dad, la edi­ción la hi­ci­mos co­mo si fue­ra una sinfonía.

“Que­ría con­tra­po­ner a una co­mu­ni­dad de dis­ca­pa­ci­ta­dos fren­te a lo que lla­ma­mos nor­ma­li­dad ”

Potentiae echa una mi­ra­da a la dis­ca­pa­ci­dad des­de aden­tro, pa­ra des­en­tra­ñar el con­cep­to de “otre­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.