El dia­blo se quie­re sin­di­ca­li­zar

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA PINPOINT

El dia­blo une a Juan Vi­llo­ro y Luis de Ta­vi­ra en una sa­la de Mi­cro­tea­tro, don­de el es­cri­to­rio de una bu­ró­cra­ta se mul­ti­pli­ca en imá­ge­nes so­bre el mu­ro del fon­do en una pers­pec­ti­va que se an­to­ja in­fi­ni­ta, co­mo si el so­li­ci­tan­te, que a sim­ple vis­ta pa­re­ce un hom­bre co­mún, se trans­for­ma­ra en una es­tam­pa de sí, que de es­pal­da al es­pec­ta­dor es­tu­vie­ra a la es­pe­ra in­fi­ni­ta de una res­pues­ta.

En un bre­ve es­ce­na­rio ele­va­do, cual una ta­ri­ma de au­la, una mu­jer de ros­tro en­crip­ta­do, se­me­jan­te a una doc­to­ra del IMSS, con ba­ta blan­ca y es­cu­do al hom­bro, in­te­rro­ga, an­te su des­ven­ci­ja­do es­cri­to­rio me­tá­li­co, a un hom­bre que desea en­gro­sar las fi­las del sin­di­ca­lis­mo dia­bó­li­co.

El diá­lo­go en­tre la re­clu­ta­do­ra y el so­li­ci­tan­te, es­truc­tu­ra­do en pre­gun­tas y me­dias res­pues­tas, se vuel­ve un in­te­rro­ga­to­rio agre­si­vo en­tre la mu­jer que ne­ce­si­ta sa­ber si el hom­bre cum­ple con los re­qui­si­tos y quien as­pi­ra a ser un cha­mu­co sin­di­ca­li­za­do.

La obra de Vi­llo­ro, poé­ti­ca en un ini­cio, dia­léc­ti­ca, fi­lo­só­fi­ca, ac­tual y de áci­do hu­mor, des­plie­ga una crí­ti­ca a la me­dia­nía que nos obs­ta­cu­li­za y apol­tro­na, vol­vién­do­se un in­men­so obs­tácu­lo fren­te al avan­ce in­di­vi­dual, co­mu­ni­ta­rio y so­cial, vin­cu­la­do a la bon­dad y a la fe.

Ar­tu­ro Be­ris­tain y Ju­dith In­da crean a un par de per­so­na­jes emer­gi­dos de una co­ti­dia­nei­dad tan re­tor­ci­da, que se vuel­ve una his­to­rie­ta en pro­gre­sión, en la que el rue­go del as­pi­ran­te co­bra un nue­vo va­lor se­gún la tra­ba im­pues­ta por la sin­di­ca­lis­ta, has­ta tras­to­car una in­ci­pien­te maldad en una am­bi­ción vis­co­sa, ar­ti­fi­cial y a mo­do.

El due­to de ac­to­res, ba­jo la acu­cio­sa di­rec­ción de Luis de Ta­vi­ra (In­da en su ac­ti­tud de una in­qui­si­do­ra que se agi­gan­ta de­trás de sus ce­jas ca­da vez que se le­van­ta enér­gi­ca de su asien­to, y Be­ris­tain ba­jo la der­mis de un don na­die dis­pues­to a cam­biar de pos­tu­ra, ges­to y pa­la­bras), con­du­cen al es­pec­ta­dor por los ve­ri­cue­tos de una pe­sa­di­lla bu­ro­crá­ti­ca, sem­bra­da de sar­cas­mo, in­do­len­cia y do­ble sig­ni­fi­ca­do.

Ba­jo el eco de una ri­sa agri­dul­ce que evi­den­cia el co­no­ci­mien­to y el re­cha­zo de la au­dien­cia a si­tua­cio­nes si­mi­la­res, se cue­la el asom­bro que el tex­to de Vi­llo­ro ge­ne­ra al en­tre­la­zar al bien y al mal con una prác­ti­ca co­mún que es­ta­ble­ce jue­gos de po­der en­tre víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio, cir­cuns­tan­cia que sub­ra­ya De Ta­vi­ra me­dian­te un jue­go es­cé­ni­co que suc­cio­na al es­pec­ta­dor rum­bo a una es­pe­cie de la­be­rin­to, don­de los ges­tos, las pre­gun­tas y las jus­ti­fi­ca­cio­nes co­bran su di­men­sión aplas­tan­te en el bre­ve es­pa­cio que de­li­mi­ta la Sa­la 10 de un lu­gar, don­de de­trás de ca­da mu­ro y ca­da puer­ta se li­bran otras ba­ta­llas.

El dia­blo mues­tra una nue­va fa­ce­ta del es­cri­tor que si­gue de­ján­do­se se­du­cir por la dra­ma­tur­gia, y del di­rec­tor que se ex­pre­sa a sus an­chas en el tea­tro de gran for­ma­to, an­te el re­to del mi­cro­tea­tro que aco­ta tex­to dra­má­ti­co, ac­to­res, tiem­po de re­pre­sen­ta­ción, pro­duc­ción y es­pa­cio es­cé­ni­co, del que am­bos sa­len triun­fan­tes al con­se­guir un mon­ta­je que en­ri­que­ce la dra­ma­tur­gia y obli­ga a un bre­ví­si­mo mon­ta­je, con las vir­tu­des pro­pias de uno más am­plio.

La obra, que alu­de a ese in­fierno me­xi­cano por to­dos pa­de­ci­do y a ese otro que se agi­gan­ta ba­jo las fo­sas en mul­ti­pli­ca­ción in­ce­san­te, tam­bién de­sen­tra­ña esa ca­rac­te­rís­ti­ca en­quis­ta­da en bue­na par­te de nues­tra po­bla­ción, que asu­me el ca­mino, en apa­rien­cia más fá­cil, pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo que hun­di­rá a to­dos, co­mo si no le cos­ta­ra el mis­mo in­ge­nio y es­fuer­zo an­dar­lo por un bien más allá del pro­pio.

El dia­blo, do­lo­ro­so y gro­tes­co es­pe­jo de una reali­dad que cons­trui­mos con ca­da uno de nues­tros pa­sos ha­cia la in­vo­lu­ción, es al mis­mo tiem­po una obra que in­ser­ta a dos re­co­no­ci­dos ar­tis­tas, en un ám­bi­to al que de­ci­den en­trar en buen mo­men­to, don­de los lí­mi­tes im­pul­san aún más su crea­ti­vi­dad y los in­te­gra,

_ aun­que sea den­tro de cua­tro pa­re­des, a una co­mu­ni­dad que pro­po­ne una pro­ba­da de tea­tro dis­tin­ta en una épo­ca en la que, por for­tu­na, las op­cio­nes es­cé­ni­cas en torno al bien y el mal, se mul­ti­pli­can.

El tex­to de Juan Vi­llo­ro en­tre­la­za al bien y el mal en una prác­ti­ca de jue­gos de po­der

El dia­blo se pre­sen­ta en Mi­cro­tea­tro, Sa­la 10. Ro­ble # 3, San­ta Ma­ría La Ri­be­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.