Cien­cia de la es­tu­pi­dez

Milenio - Laberinto - - TERTULIA - JU­LIO HUBARD FO­TO­GRA­FÍA WIKIMEDIA

Ci­po­lla, ela­bo­ra­ron la hi­pó­te­sis del sín­dro­me que lle­va su nom­bre, y que con­sis­te en que los más ton­tos sue­len creer que son más in­te­li­gen­tes que la ma­yo­ría (hay in­clu­so un ar­tícu­lo de Wi­ki­pe­dia: “Efec­to Dun­ning–Kru­ger”).

To­do es­to tie­ne su ori­gen en los ejes car­te­sia­nos con que Ci­po­lla cla­si­fi­ca a las per­so­nas. Pon­ga­mos un eje de abs­ci­sas que mi­de el da­ño o el be­ne­fi­cio pa­ra uno mis­mo, y un eje de or­de­na­das con el mis­mo sen­ti­do de da­ño o be­ne­fi­cio, pe­ro ha­cia los de­más. De ese mo­do sur­gen los si­guien­tes cua­dran­tes:

a) Los “in­te­li­gen­tes”, que be­ne­fi­cian a los de­más y a sí mis­mos.

b) Los “in­cau­tos”, que be­ne­fi­cian a los de­más y se per­ju­di­can a sí mis­mos.

c) Los “mal­va­dos”, que per­ju­di­can a los de­más y se be­ne­fi­cian a sí mis­mos.

d) Los “es­tú­pi­dos”, que per­ju­di­can a los de­más y a sí mis­mos.

Pro­ble­ma in­su­pe­ra­ble: los es­tú­pi­dos son ab­so­lu­ta­men­te in­ca­pa­ces de dar­se cuen­ta de que lo son. Lo di­ce Ci­po­lla, pe­ro la com­pro­ba­ción es­tá en el es­tu­dio de Dun­ning y Kru­ger.

En­tre los bu­ró­cra­tas, ge­ne­ra­les, po­lí­ti­cos y je­fes de Es­ta­do se en­cuen­tra el ma­yor por­cen­ta­je de in­di­vi­duos fun­da­men­tal­men­te es­tú­pi­dos, cu­ya ca­pa­ci­dad de ha­cer da­ño al pró­ji­mo es po­ten­cia­da por la po­si­ción de po­der que ocu­pan. O sea: el es­tú­pi­do es más pe­li­gro­so que el mal­va­do.

Por su­pues­to, uno su­po­ne que el es­tú­pi­do es el otro. Y aquí se apli­ca una nor­ma de Or­te­ga y Gas­set, que no for­ma par­te de las le­yes de Ci­po­lla: “la di­fe­ren­cia en­tre el ton­to y el lis­to es que és­te se des­cu­bre cons­tan­te­men­te a pun­to de ser ton­to y ha­ce un es­fuer­zo por evi­tar­lo”. No hay le­yes pa­ra de­jar de ser ton­to. So­la­men­te una es­pe­cu­la­ción: los erro­res no sue­len co­me­ter­se cuan­do asal­ta la du­da sino cuan­do uno es­tá se­gu­ro de al­go, o cuan­do uno con­fía en al­guien que ma­ni­fies­ta se­gu­ri­dad. Si hay du­da, so­lo un es­tú­pi­do pro­si­gue sin re­vi­sar o cri­ti­car. El ter­co y el ne­cio sue­len ser­lo por­que de­ci­den que sa­ben y es­tán se­gu­rí­si­mos. No ne­ce­si­tan ave­ri­guar na­da que es­té más allá de sí mis­mos, fue­ra de su fue­ro in­terno.

El es­tú­pi­do es, pues, el que no se da cuen­ta de que la in­te­li­gen­cia exis­te, pe­ro es aje­na. No es al­go que uno ten­ga; es al­go que su­ce­de al pen­sar, y pen­sar no es con­fir­mar los ru­mios pro­pios sino

_ des­cu­brir, dar­se cuen­ta de al­go que no se sa­bía. Por eso la in­te­li­gen­cia aje­na es mi ac­ce­so a la pro­pia: es­cu­char, leer, con­sul­tar o, de per­di­da, ad­qui­rir al­gu­nas he­rra­mien­tas pa­ra du­dar de uno mis­mo con pro­ve­cho.

Pro­ble­ma in­su­pe­ra­ble: los es­tú­pi­dos son in­ca­pa­ces de dar­se cuen­ta de que lo son

Pa­ra G. K. Ches­ter­ton, la es­tu­pi­dez pal­pi­ta­ba en la ton­te­ría de los po­lí­ti­cos y en la ten­den­cia de los ciu­da­da­nos a con­si­de­rar­se más ca­pa­ces de lo que son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.