Pas­ca­le Ca­sa­no­va: una geo­po­lí­ti­ca li­te­ra­ria

La en­sa­yis­ta fran­ce­sa (1959-2018) ima­gi­nó una re­no­va­ción de la crí­ti­ca a par­tir de una so­cio­lo­gía del en­torno mu­da­ble

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - ÁL­VA­RO RUIZ RO­DI­LLA FO­TO­GRA­FÍA HERMANCE TRIAY

En una car­ta a Tho­mas Carly­le de 1827, Goet­he ob­ser­va la for­ma­ción de un mun­do li­te­ra­rio en ex­pan­sión al que ri­gen nue­vas for­mas y le­yes eco­nó­mi­cas: “un mer­ca­do en el que to­das las na­cio­nes ofre­cen sus bie­nes”, “un co­mer­cio in­te­lec­tual ge­ne­ral”. En la ob­ser­va­ción de Goet­he en­con­tra­mos una se­ñal tem­pra­na del co­no­ci­mien­to que ten­drán los in­te­lec­tua­les y es­cri­to­res so­bre el fun­cio­na­mien­to de su pro­pio me­dio co­mo sis­te­ma de in­ter­cam­bios. Es de­cir, de “mer­ca­dos ver­ba­les”, que ya en

Ilu­sio­nes per­di­das de Bal­zac se han con­ver­ti­do en lo­da­zal de opor­tu­nis­mo, gri­lla cí­ni­ca y pre­po­ten­cia pe­rio­dís­ti­ca. A fi­na­les de la dé­ca­da de 1930, Paul Va­léry, cons­cien­te de que re­co­gía el len­gua­je fi­nan­cie­ro de la Bol­sa, em­plea el tér­mino “eco­no­mía es­pi­ri­tual” y se re­fie­re a un va­lor “es­pí­ri­tu” (equi­pa­ra­ble al del oro y el tri­go) que su­fre sus pro­pias fluc­tua­cio­nes, a mer­ced de to­do ti­po de ata­ques. En la mis­ma lí­nea de ideas, Va­léry Lar­baud dis­tin­guía el ma­pa po­lí­ti­co y el ma­pa in­te­lec­tual del mun­do. “El pri­me­ro cam­bia de as­pec­to ca­da cin­cuen­ta años; es­tá cu­bier­to de di­vi­sio­nes ar­bi­tra­rias e in­cier­tas, y sus cen­tros pre­pon­de­ran­tes son muy mó­vi­les. El ma­pa in­te­lec­tual, por el con­tra­rio, se mo­di­fi­ca len­ta­men­te, y sus fron­te­ras pre­sen­tan una gran es­ta­bi­li­dad”, es­cri­be Lar­baud.

Si­guien­do es­ta ve­ta en la que los es­cri­to­res pre­pa­ran una suer­te de so­cio­lo­gía de su en­torno, la en­sa­yis­ta y catedrática fran­ce­sa Pas­ca­le Ca­sa­no­va (1959–2018) ima­gi­nó una re­no­va­ción com­ple­ta de la crí­ti­ca li­te­ra­ria. Fer­vien­te lec­to­ra de Lar­baud y de Brau­del, Ca­sa­no­va pu­bli­có en 1990 su te­sis de doc­to­ra­do de La Sor­bon­ne, ba­jo la di­rec­ción de Pie­rre Bour­dieu: La Re­pú­bli­ca mun­dial de las Le­tras, una obra tan am­bi­cio­sa co­mo con­tro­ver­sial que re­cuer­da, por su in­ten­ción abar­ca­do­ra y su bús­que­da om­ní­vo­ra, a La ciu­dad le­tra­da de Án­gel Ra­ma. Si­glos de his­to­ria, con­den­sa­dos en una te­sis cen­tral, vuel­ven a no­so­tros de gol­pe. El ob­je­ti­vo es de­rro­car no so­lo a la crí­ti­ca li­te­ra­ria for­ma­lis­ta, a la in­su­la­ri­dad de tex­tos y obras, sino a las his­to­rias na­cio­na­les de la li­te­ra­tu­ra, al cú­mu­lo de mo­no­gra­fías que por lo co­mún te­jen el re­la­to de las ten­den­cias y pe­rio­dos li­te­ra­rios; de­jar de la­do, tam­bién, la crí­ti­ca me­ta­fó­ri­ca y “poé­ti­ca”, ese pru­ri­to de pu­re­za que to­do lo re­du­ce a li­ber­tad, crea­ción y uni­ver­sa­li­dad. Pa­ra lo­grar­lo hay que en­tre­ver la exis­ten­cia de un “es­pa­cio li­te­ra­rio mun­dial”, una suer­te de su­per­es­truc­tu­ra que re­ve­la ám­bi­tos de do­mi­na­ción y pun­tos de con­flic­to; a par­tir de ahí pue­de cam­biar el rum­bo de nues­tra lec­tu­ra y comprensión de au­to­res ca­nó­ni­cos con abun­dan­te bi­blio­gra­fía crí­ti­ca (Bec­kett, Joy­ce, Cio­ran o Faulk­ner, por ejem­plo).

¿Qué es exac­ta­men­te esa “Re­pú­bli­ca mun­dial de las Le­tras” y có­mo fun­cio­na ese “es­pa­cio li­te­ra­rio mun­dial”? An­tes que na­da, se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ción novedosa, his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca —“una his­to­ria es­pa­cia­li­za­da”— de la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal. Evi­den­te­men­te, pa­re­ce­ría que es­ta­mos an­te un to­pos ima­gi­na­rio, pe­ro, co­mo ve­re­mos, la pro­pues­ta de Ca­sa­no­va tie­ne sen­ti­dos muy con­cre­tos que per­mi­ti­rán po­ner en te­la de jui­cio las re­la­cio­nes en­tre len­gua, na­ción (esa “co­mu­ni­dad ima­gi­na­da”, en tér­mi­nos de Be­ne­dict An­der­son), tra­duc­cio­nes, au­to­res y obras. Pre­ci­sa­men­te, la au­to­ra se­ña­la que “to­da la di­fi­cul­tad pa­ra en­ten­der el fun­cio­na­mien­to de es­te uni­ver­so li­te­ra­rio re­si­de, en efec­to, en ad­mi­tir que sus fron­te­ras, sus ca­pi­ta­les, sus vías y sus for­mas de co­mu­ni­ca­ción no es­tán com­ple­ta­men­te su­per­pues­tas a las del uni­ver­so po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co”. De mo­do que La Re­pú­bli­ca mun­dial de las

Le­tras nos mos­tra­rá his­tó­ri­ca­men­te el ca­mino de la au­to­no­mía de la li­te­ra­tu­ra, de la idea que la li­te­ra­tu­ra ha con­fi­gu­ra­do so­bre sí mis­ma y so­bre su pro­pio va­lor. Co­mo apun­ta Fra­nçoi­se Pe­rus, has­ta aquí no hay nin­gún asun­to ver­da­de­ra­men­te no­ve­do­so, sino una apa­ren­te ex­ten­sión a la his­to­ria li­te­ra­ria glo­bal de la idea del “cam­po li­te­ra­rio” de Bour­dieu. Es­ta “Re­pú­bli­ca” es en­ton­ces un es­pa­cio que con­quis­tó su au­to­no­mía, des­mar­cán­do­se de otras for­mas de po­der (eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co), y que se ri­ge se­gún sus pro­pias lu­chas in­ter­nas, se­gún un “va­lor” li­te­ra­rio en pug­na, un “va­lor” de re­co­no­ci­mien­to al que as­pi­ran es­cri­to­res y obras, re­gu­la­do se­gún el mer­ca­do de tra­duc­cio­nes y de va­lo­ra­cio­nes crí­ti­cas o ins­ti­tu­cio­na­les.

La ori­gi­na­li­dad de Pas­ca­le Ca­sa­no­va tie­ne que ver, en pri­mer lu­gar, con su pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca ra­di­cal: “La his­to­ria (al igual que la eco­no­mía) de la li­te­ra­tu­ra […] es […] la his­to­ria de las ri­va­li­da­des que tie­nen a la li­te­ra­tu­ra por ob­je­to y que han crea­do —a fuer­za de ne­ga­ti­vas, de ma­ni­fies­tos, de re­sis­ten­cia, de re­vo­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, de nue­vos ca­mi­nos, de mo­vi­mien­tos li­te­ra­rios— la li­te­ra­tu­ra mun­dial”.

La ori­gi­na­li­dad de Pas­ca­le Ca­sa­no­va tie­ne que ver con su ra­di­cal pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca

Es­ta his­to­ria de ri­va­li­da­des (co­mo, por ejem­plo, el desa­rro­llo de las len­guas vul­ga­res eu­ro­peas en el si­glo XVI con­tra la au­to­ri­dad del la­tín) nos con­du­ce jus­ta­men­te al pun­to cie­go que tan­to las his­to­rias na­cio­na­les co­mo la idea de uni­ver­sa­li­dad es­té­ti­ca ve­lan: la do­mi­na­ción sim­bó­li­ca, en es­te es­pa­cio li­te­ra­rio, de cier­tas len­guas so­bre otras, de cier­tos pa­tri­mo­nios li­te­ra­rios na­cio­na­les so­bre otros. Con­tra la idea ca­si teo­ló­gi­ca y apa­sio­na­da de los clá­si­cos que fo­men­tó Ha­rold Bloom, Ca­sa­no­va po­dría pa­re­cer de una frial­dad ra­cio­nal in­sen­si­ble al ar­te: los clá­si­cos tie­nen un va­lor de an­ti­güe­dad que en­sal­za a la na­ción que los vio na­cer; al mis­mo tiem­po, ele­van ese va­lor al ran­go en­no­ble­ci­do de lo uni­ver­sal. En nues­tra idea de los clá­si­cos, es de­cir de lo que ha as­cen­di­do a ca­non, es­tá en­ton­ces ci­fra­da la re­gla —ar­bi­tra­ria— de lo que de­be ser la li­te­ra­tu­ra: “Los nom­bres de Sha­kes­pea­re, Dan­te o Cer­van­tes re­su­men a la vez la gran­de­za de un pa­sa­do li­te­ra­rio na­cio­nal, la le­gi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca o li­te­ra­ria que con­fie­ren esos nom­bres […] y el re­co­no­ci­mien­to uni­ver­sal —por tan­to, en­no­ble­ce­dor y acor­de con la ideo­lo­gía no na­cio­na­lis­ta de la li­te­ra­tu­ra— de su gran­de­za. […] El ‘clá­si­co’ en­car­na la le­gi­ti­mi­dad li­te­ra­ria en sí mis­ma, es­to es, lo que se re­co­no­ce co­mo La li­te­ra­tu­ra”.

Así, las na­cio­nes li­te­ra­rias más an­ti­guas cuen­tan con ma­yor can­ti­dad de “clá­si­cos” o de “uni­ver­sa­les”. Acu­mu­lan “ca­pi­tal li­te­ra­rio”, otra no­ción clave que re­co­rre la te­sis de la en­sa­yis­ta fran­ce­sa y que to­ma no de la so­cio­lo­gía sino del mis­mo Paul Va­léry. La fran­ce­sa lle­ga in­clu­so a pre­gun­tar­se —a par­tir de los es­tu­dios de Pris­ci­lla Park­hurst Clark— so­bre la via­bi­li­dad de em­plear in­di­ca­do­res ob­je­ti­vos del vo­lu­men de ca­pi­tal li­te­ra­rio de un país (nú­me­ro de li­bros pu­bli­ca­dos/ año, ven­tas, tiem­po de lec­tu­ra/ ha­bi­tan­te, ayu­das pa­ra es­cri­to­res, nú­me­ro de edi­to­res y li­bre­rías, can­ti­dad de ca­lles, bi­lle­tes o em­ble­mas que uti­li­zan el pa­tri­mo­nio de es­cri­to­res, tiem­po en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, et­cé­te­ra).

En es­ta par­te de su deam­bu­lar es en el que Ca­sa­no­va en­con­tró ma­yo­res re­ti­cen­cias y una se­rie de lec­tu­ras que la acu­sa­ron de eu­ro­cen­tris­mo. Es cier­to que pue­den pa­re­cer de­li­ca­das sus sim­pli­fi­ca­cio­nes en torno a aque­llos paí­ses “des­po­seí­dos”, re­za­ga­dos en un ter­cer­mun­dis­mo li­te­ra­rio, na­cio­nes me­nos “do­ta­das li­te­ra­ria­men­te” o, in­clu­so, la “de­bi­li­dad cul­tu­ral” de cier­tas geo­gra­fías, co­mo Amé­ri­ca La­ti­na, cuan­do ci­ta a An­to­nio Cán­di­do. Pue­de de­jar­nos in­sa­tis­fe­chos tam­bién su con­cep­ción del mo­der­nis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, al que des­pa­cha veloz co­mo pro­duc­to del “ga­li­cis­mo men­tal” de Da­río. Pe­ro la eru­di­ción y el co­no­ci­mien­to de las ten­sio­nes de áreas con me­nor ca­pi­tal li­te­ra­rio (la in­de­pen­den­cia fren­te a una len­gua de la me­tró­po­li, las for­mas de la apro­pia­ción, sín­te­sis y asi­mi­la­ción de esa cul­tu­ra do­mi­nan­te, la pug­na en­tre na­cio­na­lis­mo y cos­mo­po­li­tis­mo, et­cé­te­ra) apa­re­cen con asom­bro­sa cla­ri­dad y de­ta­lle. La Re­pú­bli­ca mun­dial de las Le­tras se tra­du­jo rá­pi­da­men­te a mu­chas len­guas (al es­pa­ñol en Ana­gra­ma en 2001; al in­glés en Har­vard Uni­ver­sity Press en 2004, por dar dos ejem­plos) otor­gán­do­le un pa­ra­dó­ji­co es­ta­tu­to de clá­si­co, ava­la­do por la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y la aca­de­mia. Lue­go del fa­lle­ci­mien­to de Pas­ca­le Ca­sa­no­va el pa­sa­do 29 de sep­tiem­bre, tras una lar­ga con­va­le­cen­cia, es tiem­po de vol­ver a su obra, ma­ti­zar o ex­ten­der sus apor­ta­cio­nes, re­fle­xio­nar so­bre la cer­ca­nía de cier­tos paí­ses con ese “me­ri­diano de Green­wich li­te­ra­rio”, in­da­gar con ella en la vi­gen­cia de la do­ble his­to­ri­ci­dad que acom­pa­ña des­de el na­ci­mien­to a to­do escritor y a to­da obra li­te­ra­ria: su re­la­ción de su­mi­sión y eman­ci­pa­ción con su pro­pia len­gua y na­ción y, a su vez, la po­si­ción de es­ta na­ción en el es­pa­cio li­te­ra­rio mun­dial. Es cu­rio­so que Pas­ca­le Ca­sa­no­va no ha­ya lo­gra­do po­si­ción al­gu­na en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio fran­cés, tan re­nuen­te a la so­cio­lo­gía de la li­te­ra­tu­ra. Tam­po­co aca­bó en fa­cul­ta­des de es­tu­dios cul­tu­ra­les o post­co­lo­nia­les. Que­dó en un mar­gen úni­co que so­lo a ella le per­te­ne­cía. Y no­so­tros, des­de cual­quier rin­cón del mun­do, le de­be­mos el ha­ber abier­to las puer­tas a lo que Fran­co Mo­ret­ti lla­ma­ría más tar­de world lit­te­ra­tu­re, y ha­ber­nos le­ga­do una pro­pues­ta cer­te­ra: no un mar­co con­cep­tual rí­gi­do, sino una ver­da­de­ra “his­to­ria li­te­ra­ria de la li­te­ra­tu­ra”, cam­bian­te, ero­sio­na­da por vio­len­cias in­vi­si­bles y je­rar­quías du­ra­bles.

La au­to­ra de La Re­pú­bli­ca mun­dial de las Le­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.