Con­trol ins­ti­tu­cio­nal y au­to­no­mía mo­ral

Milenio - Laberinto - - DE PORTADA - LUIS XA­VIER LÓ­PEZ FAR­JEAT Pro­fe­sor-in­ves­ti­ga­dor en la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na. Su li­bro más re­cien­te es Ra­zo­nes, ar­gu­men­tos y creen­cias.

Las per­so­nas eli­gen sus pre­fe­ren­cias mo­ra­les a lo lar­go de sus ex­pe­rien­cias vi­ta­les

Por mu­chos años la so­cie­dad me­xi­ca­na se ha vis­to las­ti­ma­da por la vio­len­cia, la cri­mi­na­li­dad, la in­jus­ti­cia, la co­rrup­ción y las lu­chas de po­der, por la am­bi­ción y la des­me­su­ra de la cla­se po­lí­ti­ca, por la fal­ta de un pro­yec­to de na­ción su­fi­cien­te­men­te só­li­do. Una por­ción re­pre­sen­ta­ti­va de la ciu­da­da­nía re­cu­pe­ró la es­pe­ran­za de re­cons­truir es­te país a par­tir de las úl­ti­mas elec­cio­nes. A po­cos días de la lle­ga­da del nue­vo go­bierno se per­ci­be, sin em­bar­go, una cla­ra po­la­ri­za­ción so­cial. Va­rias de­ci­sio­nes y ac­cio­nes del ac­tual go­bierno han oca­sio­na­do di­sen­so, dis­gus­to y preo­cu­pa­ción. A pe­sar de la di­vi­sión que se ha ge­ne­ra­do, el dis­cur­so pre­si­den­cial alu­de, con bas­tan­te fre­cuen­cia, a la uni­dad na­cio­nal, e in­clu­so pre­ten­de pro­mul­gar una Cons­ti­tu­ción Mo­ral asu­mien­do que es po­si­ble de­tec­tar y cons­truir va­lo­res co­mu­nes a to­dos los me­xi­ca­nos. Es ne­ce­sa­rio, sin du­da, me­jo­rar nues­tra for­ma de con­vi­vir, ser más emp áti­co sy res­pe­tuo­sos, cons­truir nue­va­sal­ter­na­ti­vas de con­vi­ven­cia lid ad. Vie­ne al ca­so im­pul­sar el re­sur­gi­mien­to de la éti­ca y la ci­vi­li­dad, res­ta­ble­cer el or­den le­gal y tam­bién el mo­ral. Sin em­bar­go, no es cla­ro que el res­ta­ble­ci­mien­to de la mo­ral co­rres­pon­da al Es­ta­do. Su fun­ción no es edu­car­nos mo­ral­men­te, sino ga­ran­ti­zar el Es­ta­do de de­re­cho, pro­te­ger y ga­ran­ti­zar la li­ber­tad y se­gu­ri­dad de la ciu­da­da­nía, así co­mo pro­mul­gar le­yes jus­tas pa­ra el bie­nes­tar so­cial.

Hay mu­chos as­pec­tos de­ba­ti­bles en lo que con­cier­ne a la re­la­ción en­tre Es­ta­do y mo­ra­li­dad. Se pue­de dis­cu­tir si las le­yes pro­mul­ga­das des­de el Es­ta­do se cons­tru­yen so­bre la ba­se de al­gu­nos prin­ci­pios mo­ra­les o si las le­yes se in­ter­pre­tan des­de al­gún ti­po de pos­tu­ra mo­ral. Se pue­de de­ba­tir, por su­pues­to, si el Es­ta­do de­be ser pro­mo­tor de la mo­ral. Exis­ten mu­chas du­das a es­te úl­ti­mo res­pec­to. Ni el Es­ta­do ni na­die de­be in­ter­ve­nir en nues­tras de­ci­sio­nes mo­ra­les. Es ca­da uno de no­so­tros quien eli­ge amar al pró­ji­mo o in­vo­lu­crar­se en ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas. A fin de cuen­tas, ca­da quien de­ci­de qué ha­cer con su vi­da. Nues­tras de­ci­sio­nes mo­ra­les per­te­ne­cen al ám­bi­to de nues­tra con­cien­cia per­so­nal. Si de­le­ga­mos la mo­ral a ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, cle­ri­ca­les o de otra ín­do­le, se co­rre el ries­go de que éstas se vuel­van —co­mo ha su­ce­di­do— con­tro­la­do­ras, re­pre­so­ras y au­to­ri­ta­rias. Se sa­be, por­que es un lu­gar co­mún, que un lo­gro de la mo­der­ni­dad fue pre­ci­sa­men­te si­tuar el va­lor de la au­to­no­mía mo­ral por en­ci­ma del con­trol ins­ti­tu­cio­nal.

Aho­ra bien, aun­que el Es­ta­do no de­ba ser pro­mo­tor de la mo­ral, mu­chas ve­ces, en el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes, pro­mue­ve le­yes que, en efec­to, la for­ta­le­cen. En otros ca­sos, no obs­tan­te, pro­mul­ga le­yes in­mo­ra­les y, de ser así, lo per­ti­nen­te es des­obe­de­cer. Por­que la mo­ral y la con­cien­cia per­so­nal es­tán por en­ci­ma de cual­quier ins­ti­tu­ción re­pro­ba­mos cuan­do un Es­ta­do pro­mue­ve, por ejem­plo, la se­gre­ga­ción o la ani­qui­la­ción de cual­quier sec­tor de la po­bla­ción, tal co­mo hi­cie­ran los go­bier­nos de Su­dá­fri­ca y Na­mi­bia con quie­nes no eran blan­cos, o los na­zis con los ju­díos. Fren­te a le­yes in­jus­tas la mo­ral de­be im­po­ner­se. Si el Es­ta­do se asu­me co­mo el re­pre­sen­tan­te de la mo­ral, en­ton­ces la li­ber­tad y la au­to­no­mía de las per­so­nas se de­bi­li­tan o des­apa­re­cen.

Nin­gu­na Cons­ti­tu­ción lo­gra­rá re­fle­jar por com­ple­to las in­nu­me­ra­bles for­mas de mo­ra­li­dad de las per­so­nas. Es im­po­si­ble an­ti­ci­par­la enor­me va­rie­dad de los es­ce­na­rios mo­ra­les. El Es­ta­do no de­be ins­ti­tu­cio­na­li­zar­la mo­ral. La ex­pe­rien­cia nos en­se­ña que, cuan­do lo ha­ce, las con­se­cuen­cias son ca­tas­tró­fi­cas: el po­der opri­me a quie­nes pien­san dis­tin­to, así sea una mi­no­ría. Si el Es­ta­do desea pro­mul­gar una Cons­ti­tu­ción Mo­ral ten­drá mu­chas di­fi­cul­ta­des en la elec­ción de los cri­te­rios y va­lo­res mo­ra­les que pien­se res­pal­dar. Si hay di­sen­so en la crea­ción de le­yes ci­vi­les, con ma­yor ra­zón ha­brá di­sen­so en la crea­ción de una Cons­ti­tu­ción Mo­ral. No de­ben ex­cluir­se las pre­fe­ren­cias mo­ra­les de na­die. Si el Es­ta­do eli­ge las pre­fe­ren­cias de la ma­yo­ría ten­drá que jus­ti­fi­car por qué ra­zón con­si­de­ra irre­le­van­tes las de al­gu­na mi­no­ría.

Las per­so­nas eli­gen sus pre­fe­ren­cias mo­ra­les a lo lar­go de sus ex­pe­rien­cias vi­ta­les. Es in­ne­ce­sa­rio plas­mar los idea­les mo­ra­les en un do­cu­men­to gu­ber­na­men­tal. Di­fí­cil­men­te ello lle­va­ría al per­fec­cio­na­mien­to mo­ral de las per­so­nas. Se­ría, en reali­dad, un preám­bu­lo pa­ra que el Es­ta­do eli­mi­ne la au­to­no­mía per­so­nal y se ins­tau­re co­mo el re­gu­la­dor ab­so­lu­to de la mo­ra­li­dad. Al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes del go­bierno han de­cla­ra­do que la Cons­ti­tu­ción Mo­ral no se­ría un do­cu­men­to ju­rí­di­co ni pre­ten­de­ría coac­cio­nar a na­die. Si ese es el ca­so, en­ton­ces no es una Cons­ti­tu­ción sino una sim­ple ex­hor­ta­ción al buen com­por­ta­mien­to. Sin em­bar­go, la mo­ral no se en­se­ña en documentos ex­pe­di­dos des­de el Es­ta­do. ¿Nos in­tere­sa res­ta­ble­cer la mo­ral? Cons­tru­ya­mos una so­cie­dad más crí­ti­ca. Tra­ba­je­mos des­de las fa­mi­lias, las aso­cia­cio­nes ci­vi­les y las co­mu­ni­da­des edu­ca­ti­vas, en la re­in­ser­ción y reha­bi­li­ta­ción de la cul­tu­ra, las ar­tes, las cien­cias so­cia­les y las hu­ma­ni­da­des. In­fun­da­mos en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la in­tros­pec­ción y el au­to­co­no­ci­mien­to. En­se­ñe­mos a los ni­ños y a los jó­ve­nes a pen­sar y ac­tuar co­mo agen­tes li­bres, au­tén­ti­cos y au­tó­no­mos. No les ha­ga­mos creer, de nue­vo, que el Es­ta­do es­tá aquí pa­ra re­sol­ver sus vi­das. Las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y sus ope­ra­do­res son de­ma­sia­do fa­li­bles co­mo pa­ra con­fiar­les nues­tra mo­ra­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.