La po­si­bi­li­dad real de Ju­lián Cas­tro

Un via­je im­pro­ba­ble es la au­to­bio­gra­fía del de­mó­cra­ta me­xa­me­ri­cano que bus­ca la pre­si­den­cia de EU

Milenio - Laberinto - - POLÍTICA - FEIGUE BERMAN FO­TO­GRA­FÍA WI­KI­PE­DIA

Tres his­pa­nos as­pi­ran a lo im­pro­ba­ble: ga­nar­le el pues­to a Trump en 2020. De ellos, Ju­lián Cas­tro es el que tie­ne la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca más re­lu­cien­te: alcalde de San An­to­nio, se­cre­ta­rio de Vi­vien­da y Desa­rro­llo Ur­bano en la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma, dio el dis­cur­so de aper­tu­ra en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta de 2012 y fue con­si­de­ra­do pa­ra vi­ce­pre­si­den­te cuan­do Hi­llary Clin­ton fue can­di­da­ta en 2016.

Cas­tro tie­ne en su con­tra ser de­ma­sia­do jo­ven, no te­ner su­fi­cien­te tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca y ser de ori­gen me­xi­cano. A su fa­vor, aca­ba de pu­bli­car su au­to­bio­gra­fía (re­qui­si­to ca­si in­dis­pen­sa­ble en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­si­de­rar­se pre­si­den­cia­ble). Su his­to­ria es cau­ti­va­do­ra. En­car­na la rea­li­za­ción del Ame­ri­can Dream y des­cri­be có­mo la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual es­tá des­tru­yen­do es­te sue­ño pa­ra los jó­ve­nes es­ta­du­ni­den­ses de hoy.

Un via­je im­pro­ba­ble (Ha­chet­te) arran­ca cuan­do Vic­to­ria Cas­tro, oriun­da de Coahui­la, se que­da huér­fa­na y es re­co­gi­da por unos pa­rien­tes que la lle­van al “otro la­do” de la fron­te­ra. Su vi­da se desa­rro­lla en la épo­ca de la se­gre­ga­ción, cuan­do ha­bía le­tre­ros en Te­xas que prohi­bían la en­tra­da a pe­rros, ne­gros y me­xi­ca­nos. La sa­can de pri­ma­ria pa­ra que ayu­de en los queha­ce­res. Ma­dre sol­te­ra, lim­pia ca­sas aje­nas el res­to de su vi­da.

Ro­sie, su hi­ja, estudia y tra­ba­ja. Sus años uni­ver­si­ta­rios coin­ci­den con la ins­ti­tu­ción de pro­gra­mas de equi­dad en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, que ga­ran­ti­zan la erra­di­ca­ción de la dis­cri­mi­na­ción en el tra­ba­jo, y el vo­to por mo­ti­vos de ra­za, se­xo u ori­gen na­cio­nal. Ro­sie se be­ne­fi­cia de ellos, pe­ro ade­más par­ti­ci­pa co­mo lí­der lo­cal del Par­ti­do pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra y la edu­ca­ción en zo­nas po­bres, y au­men­tar el registro de vo­tan­tes y la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca.

An­te la frus­tra­ción de que no se eli­jan lí­de­res que re­pre­sen­ten a los me­xa­me­ri­ca­nos y de que la equi­dad pro­me­ti­da no lle­gue ple­na­men­te al sur de Te­xas, Ro­sie se une a otros lí­de­res me­xa­me­ri­ca­nos y for­ma con ellos el par­ti­do La Ra­za Uni­da, que se ex­tien­de a va­rios es­ta­dos y uni­fi­ca a la co­mu­ni­dad me­xa­me­ri­ca­na: ri­cos y po­bres, in­te­lec­tua­les y anal­fa­be­tas. La par­ti­ci­pa­ción de lí­de­res mu­je­res ayu­da a mi­ti­gar el ma­chis­mo cul­tu­ral.

La his­to­ria de Jes­se Guz­mán es si­mi­lar a la de Ro­sie. Co­mo ella, él es uni­ver­si­ta­rio, maes­tro, ac­ti­vis­ta e hi­jo de me­xi­ca­nos. Se enamo­ran tra­ba­jan­do en La Ra­za Uni­da. Jes­se de­ja a su es­po­sa por Ro­sie. Con la lle­ga­da de sus ge­me­los, Ju­lián y Joa­quín, los cua­tro se vuel­ven fa­mi­lia du­ran­te diez años.

La Ra­za Uni­da lo­gra es­ti­mu­lar la con­cien­cia po­lí­ti­ca de la co­mu­ni­dad his­pa­na y co­lo­ca di­ri­gen­tes en con­se­jos es­co­la­res y mu­ni­ci­pa­les de Te­xas, e in­clu­so al pri­mer alcalde me­xa­me­ri­cano en San An­to­nio. El ím­pe­tu del par­ti­do en­cien­de un des­per­tar cul­tu­ral y ar­tís­ti­co: el mo­vi­mien­to chi­cano.

Pe­ro ni la pa­re­ja ni el par­ti­do so­bre­vi­ven. Lo que que­da de la pa­re­ja son dos chi­qui­ti­nes que ma­man de am­bos pa­dres la am­bi­ción de su­pe­rar­se más allá de las ex­pec­ta­ti­vas y la con­vic­ción de que pa­ra lo­grar­lo se ne­ce­si­ta edu­ca­ción y em­po­de­ra­mien­to per­so­nal ba­sa­do en la ayu­da a otros. Lo que que­da de La Ra­za Uni­da es que obli­ga a que el Par­ti­do De­mó­cra­ta se vuel­va más pro­gre­sis­ta y a que Ju­lián y Joa­quín Cas­tro (ac­tual miem­bro del Con­gre­so re­pre­sen­tan­do a Te­xas) y otros hi­jos de miem­bros de La Ra­za se en­cuen­tren aho­ra en­tre sus lí­de­res más pro­gre­sis­tas.

La vi­da de los me­lli­zos es una ex­ten­sión de la vi­da de su ma­dre. La acom­pa­ñan a la uni­ver­si­dad, a las jun­tas y pro­tes­tas po­lí­ti­cas. La im­por­tan­cia que Ro­sie le da a la edu­ca­ción se re­fle­ja en la asis­ten­cia de sus hi­jos a es­cue­las que es­pe­ran mu­cho de sus es­tu­dian­tes y en la obli­ga­ción de ser buenos alum­nos. El ac­ti­vis­mo de Ro­sa se tra­du­ce en el in­te­rés de sus hi­jos por el ser­vi­cio pú­bli­co. Por otro la­do, la ri­va­li­dad y la sim­bio­sis en­tre los me­lli­zos les ayu­da a triun­far.

Be­cas, es­fuer­zo y es­pe­cial­men­te el pro­gra­ma Af­fir­ma­ti­ve Ac­tion (dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va que ayu­da a men­guar la de­sigual­dad de cir­cuns­tan­cias por di­fe­ren­cia de cla­se so­cio­eco­nó­mi­ca o de ra­za), les per­mi­ten ir a Stan­ford y a Har­vard. Sue­ñan con ser pe­rio­dis­tas, lue­go abo­ga­dos. Pe­ro traen en los ge­nes el bi­cho po­lí­ti­co y una me­ta cla­ra: lo­grar que otros lo­gren lo que ellos lo­gra­ron, vol­ver reali­dad el Ame­ri­can Dream pa­ra otros.

Du­ran­te y tras sus es­tu­dios, sien­do abo­ga­dos y po­lí­ti­cos, jun­tos y por se­pa­ra­do, los me­lli­zos es­ta­ble­cen pro­gra­mas de ser­vi­cio pú­bli­co con esa me­ta. Es de­cir: es­ta­ble­cen pro­gra­mas que crean opor­tu­ni­da­des y así me­jo­ran las cir­cuns­tan­cias de los desaven­ta­ja­dos.

Co­mo alcalde de San An­to­nio, Ju­lián ex­tien­de la edu­ca­ción prees­co­lar gra­tui­ta y re­vi­ta­li­za a la ciu­dad in­vir­tien­do en vi­vien­da pú­bli­ca, re­du­cien­do el pre­cio de prés­ta­mos pa­ra ad­qui­rir un ho­gar, atra­yen­do com­pa­ñías que ofre­cen em­pleos bien pa­ga­dos. Co­mo se­cre­ta­rio de Vi­vien­da en el go­bierno de Oba­ma, au­men­ta la vi­vien­da pú­bli­ca ru­ral y ur­ba­na, es­ta­ble­ce un pro­gra­ma pa­ra con­tro­lar que la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra se ha­ga en las zo­nas más ne­ce­si­ta­das y au­men­ta el ac­ce­so a in­ter­net y a compu­tado­ras gra­tui­tas en zo­nas po­bres.

¿Por qué de­be im­por­tar­le a Mé­xi­co Ju­lián Cas­tro? Por­que desea le­ga­li­zar a los on­ce mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, por­que re­cha­za el mu­ro que pro­po­ne Trump en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, por­que su enojo an­te las le­yes que dis­cri­mi­nan y mal­tra­tan a la diás­po­ra me­xi­ca­na es ge­nuino, y por­que sus po­si­bi­li­da­des de ser pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en el año 2020 son reales.

Un de­ta­lle: que Ju­lián Cas­tro sea el pri­mer pre­si­den­te me­xa­me­ri­cano na­ci­do un 16 de sep­tiem­bre, aniver­sa­rio de la in­de­pen­den­cia me­xi­ca­na, es buen au­gu­rio.

Cas­tro fue alcalde de San An­to­nio y miem­bro del ga­bi­ne­te de Ba­rack Oba­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.