“Ol­vi­da­mos que la so­le­dad es ne­ce­sa­ria”

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - HÉC­TOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­[email protected] FO­TO­GRA­FÍA MANIVELA FILMS

Can­sa­dos de to­par con pa­red en cues­tio­nes del co­ra­zón, Fe­li­pe (An­tón Arai­za) y Pi­lar (Eric­ka Ra­mí­rez) se en­cuen­tran. Ca­si de in­me­dia­to de­ci­den po­ner to­da la car­ne en el asa­dor, so­bre to­do él. A par­tir de una his­to­ria sen­ci­lla y sin de­ma­sia­dos tru­cos, el rea­li­za­dor Víc­tor Au­dif­fred fil­mó Hip­no­sis pa­ra ser fe­liz, una pe­lí­cu­la que nos in­vi­ta a pen­sar en la so­le­dad y el sig­ni­fi­ca­do de lo que en­ten­de­mos co­mo fe­li­ci­dad.

En Hip­no­sis pa­ra ser fe­liz veo un cues­tio­na­mien­to de la fe­li­ci­dad co­mo al­go im­pe­ra­ti­vo.

La pe­lí­cu­la se cen­tra en la gen­te que bus­ca de ma­ne­ra im­pe­rio­sa los fa­ci­li­ta­do­res pa­ra ser fe­liz. Soy un cua­ren­tón y he ob­ser­va­do que mu­chas de las per­so­nas con quie­nes con­vi­vo, sien­ten una pre­mu­ra por re­la­cio­nar­se con al­guien por­que creen que se les es­ca­pa la po­si­bi­li­dad de te­ner una pa­re­ja. Es­to se de­be a que pre­do­mi­na la idea de que pa­ra ser fe­liz uno tie­ne que sen­tir­se ama­do.

Es­ta ne­ce­si­dad mue­ve a uno de los per­so­na­jes.

Des­de el ini­cio del pro­yec­to es­ta­ble­ci­mos co­mo pre­mi­sa cons­truir un per­so­na­je con una in­ten­sa ne­ce­si­dad de amar y ser ama­do. En con­tras­te con su bús­que­da, en­cuen­tra a Pi­lar, una chi­ca que cree que las co­sas se cue­cen a fue­go len­to. Nos cen­tra­mos en ex­po­ner có­mo los per­so­na­jes se des­pren­den de mu­chas co­sas has­ta lle­gar a una co­ne­xión es­pi­ri­tual.

La pe­lí­cu­la bien po­dría di­vi­dir­se en dos: la pri­me­ra más in­ten­sa y la se­gun­da más in­tros­pec­ti­va.

La pri­me­ra par­te es una pues­ta tea­tral y por eso es­tá car­ga­da de diá­lo­gos, ar­te y so­ni­do. En la se­gun­da par­te, cuan­do em­pie­za el road mo­vie, to­do co­bra un nue­vo sen­ti­do por­que los per­so­na­jes se de­jan acom­pa­ñar.

¿Qué re­cur­sos le da­ba el road mo­vie pa­ra mos­trar es­ta tran­si­ción en los per­so­na­jes?

Gra­cias al road mo­vie po­día mos­trar­los ca­mi­nan­do rum­bo a pla­nos ca­da vez más abier­tos y be­llos. Nos dio la po­si­bi­li­dad de que los per­so­na­jes avan­za­ran has­ta lle­gar al pun­to en que apren­den a es­tar con­si­go mis­mos.

Hay mu­cha li­te­ra­tu­ra en la pe­lí­cu­la: en la es­truc­tu­ra y en la con­duc­ta de los per­so­na­jes.

Fe­li­pe es li­bre­ro y Pi­lar es su es­pe­jo. Ade­más, el tex­to es­tá ins­pi­ra­do en una no­ve­la iné­di­ta de mi sue­gro. Cui­da­mos los diá­lo­gos pa­ra que tu­vie­ran cier­ta tea­tra­li­dad.

¿Cuál es su re­la­ción con la dra­ma­tur­gia?

Mu­cha. En prin­ci­pio, pen­sa­mos ro­dar el pri­mer ac­to en cá­ma­ra ne­gra y en un tea­tro. Des­pués, cuan­do con­se­gui­mos un po­co más de di­ne­ro y pu­di­mos tra­ba­jar en más lo­ca­cio­nes, cam­bia­mos de idea, pe­ro sin des­pren­der­nos de la tea­tra­li­dad. Te­nía­mos tan tra­ba­ja­do el tex­to con los ac­to­res que a lo más ha­cía­mos dos to­mas de ca­da es­ce­na. Nos di­mos el lu­jo de rom­per un par de ejes pa­ra ex­pe­ri­men­tar y ju­gar con los en­cua­dres.

Per­ci­bo un cues­tio­na­mien­to a la idea de la so­le­dad y el si­len­cio co­mo al­go ma­lo.

La so­le­dad es ne­ce­sa­ria y de pron­to nos ol­vi­da­mos de eso. Me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so que dos se­res pue­dan co­nec­tar­se en un si­len­cio y no en con­tex­tos su­per­fi­cia­les. Es un fe­nó­meno muy con­tem­po­rá­neo, en el sen­ti­do de que vi­vi­mos to­do muy rá­pi­do. Vi­vi­mos una épo­ca en la que bus­ca­mos

_ res­pues­tas rá­pi­das y emo­cio­nes iné­di­tas o in­ten­sas. Por eso me in­tere­sa­ba con­tar que cuan­do nos des­nu­da­mos es­pi­ri­tual­men­te lo­gra­mos te­ner una co­ne­xión que va más allá de la fí­si­ca.

“Es­ta­ble­ci­mos co­mo pre­mi­sa cons­truir un per­so­na­je con una in­ten­sa ne­ce­si­dad de amar y ser ama­do”

Los pro­ta­go­nis­tas de Hip­no­sis pa­ra ser fe­liz apren­den que el des­pren­di­mien­to lle­va a la co­mu­nión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.